viernes, mayo 30, 2008

La madre de mi vecino

El otro día nos encontramos con mi vecino en el supermercado. Parece un tipo majo, y digo parece porque no lo conozco más que de hola y adiós en el portal, de esas fórmulas hechas por la cortesía que se usan sin detenerse más que lo imprescindible para ceder el paso o sujetar la puerta, qué-tal-todo-muy-bien-y-vosotros, que sólo requieren una respuesta huidiza y poco más. Mi vecino tiene pinta de ser divertido, buen compañero de cañas y whiskys, siempre está de buen humor, siempre acompaña al saludo con una gran sonrisa, siempre tiene una broma bien dispuesta, como si sinceramente se alegrara de vernos y no fuera una simple cuestión de buena educación.

A Cecilia le mola, aunque lo niega, pero yo, que la conozco, sé que el aspecto un poco desaliñado, pero no estudiadamente desaliñado, de mi vecino le gusta. A mí no me importa, siempre que se quede en eso. Entiendo que es una cosa natural (yo mismo me siento atraído por otras mujeres). José Luis, que es como creo que se llama el vecino, es un hombre atractivo, casi guapo, con mucha personalidad, simpático, bromista... Cecilia se ríe mucho con sus bromas (hay veces que, pasado un buen rato, le perdura la sonrisita tonta en la boca, como si estuviera dándole vueltas al chiste) y eso, lo sé muy bien, la conquista.

Cuando nos encontramos con él en el super, íbamos Cecilia y yo discutiendo por lo de casi siempre, con lo que se produjo una situación un poco incómoda. Teníamos que hacer la compra, que es el quehacer siempre pendiente, nuestra espada de Damocles, porque ambos lo odiamos y vamos a disgusto, de mala leche. Somos capaces de hacer pereza hasta que caduca el vacío de la nevera antes de obligarnos, no sin cruce de reproches, a ir al supermercado. En esta ocasión, sin embargo, como era tarde, estábamos de acuerdo: íbamos a comprar cuatro o cinco cosillas indispensables y nada más. Lo que pasa es que Cecilia nunca deja pasar la oportunidad y, cuando estábamos en la sección de panadería, cogiendo bollos guarros para mojar en el café, me soltó un "ahora me tienes que acompañar a la zapatería", que es su típica emboscada.

-- ¿Y por qué no me lo dices antes? -protesto amargamente.
-- Pues porque me acabo de acordar -que no es verdad, ir a la zapatería no era nada que estuviera pendiente, sino un capricho, algo que se le acaba de ocurrir porque sabe que no tengo escapatoria, que estoy rodeado por los indios y no me puedo negar a acompañarla.
-- ¡Genial! -me revolví, pero casi entregado- ¿Y qué hacemos con las bolsas? ¿Las paseamos por todo el barrio?
-- ¡Es sólo un momento! ¡No te enfandes, hombre!... Además, está aquí al lado.

Me sulfuro mucho con estas encerronas, las pequeñas fricciones de la pareja, aunque a mí ni se me pasa por la cabeza arrinconar a Cecilia que me acompañe un domingo al fútbol. A veces me pregunto por qué cedo, si para mí es una tortura ir de compras. Lo fácil hubiera sido mandarla a la zapatería y hacerme cargo yo de llevar las bolsas a casa, pero en estas ocasiones el instinto me dice que es inútil porfiar, que no me queda más remedio que entregarme a mi destino: ir de partener a la puta zapatería cargado de bolsas y, de paso, a la tienda que está al lado y a la de al lado... Cuando más la temo es cuando, como para acabar de convencerme (que no se entera porque yo voy porque tengo que ir, pero no convencido) suelta lo de "Es sólo un momentito" o "Voy a tiro hecho". En ese momento, sé que estoy bien jodido: que va a ser una larga y tediosa procesión de tienda en tienda, de perchero en perchero, detrás de ella como una sombra, como un esclavo que su ocio que, encima, debe fingir que le interesa y dar su opinión sobre cada modelito.

Estábamos en esa refriega cuando apareció José Luis (¿es José Luis o Gerardo?). Yo seguía gruñendo, en voz baja, inmerso en el bucle. Estaba a punto de zanjar la cuestión con un "Entérate, Cecilia, de una vez: ir de compras será divertido para ti y para tu madre. Para mí, es un coñazo. Si quieres ir de compras, que me parece muy bien, llama a tu madre. A mí, déjame tranquilo" cuando me interrumpió la perenne sonrisa de mi vecino.

-- ¡Hombre! ¿Qué tal, Jesús? Hola Cecilia -que me hizo sentirme totalmente insignificante por dos razones: él sabe mi nombre, yo no estoy seguro del suyo, y eso me pone a un nivel inferior; pero es que, además, Cecilia sacó pecho y estiró el cuello, porque, aunque lo niegue, pavea con él y esto, sumado a la inseguridad de no atreverme a mencionar su nombre, por miedo a fallar, enciendió un leve rescoldo de celos.
-- Aquí, de compras, ya ves. ¿Y tú?
-- Pues lo mismo, macho, que lo odio... Ahora que, si llego a saber que venís vosotros, os doy la lista y me lo traéis a casa, ¿no? -la broma, siempre dispuesta-. Para eso están los buenos vecinos, ¿no?.

Lo dijo con un encanto especial, serio pero si dejar de sonreír, como si una broma, sí, pero por si cuela y aceptamos el encargo.

-- Pues haberlo dicho, hombre -le constestó Cecilia, ante mi estupor-. Si otro día quieres, a nosotros no nos importa, ¿verdad Jesús?

¿No nos importa? No te importará a ti, no te jode. Bastante tengo yo con hacer MI compra, como para hacérsela al listo del vecino, por majo que parezca.

-- Claro, claro -digo yo, aunque con evidente tono de poco convencimiento-. Encantados, encantados.
-- ¡Ah! Bueno es saberlo -contestó un poco hipócrita, para mi gusto, como si no se esperara la reacción de Cecilia-. Pues para la próxima vez ya lo sé...
-- Vale, vale. -claro que lo sabes: la próxima vez, vas tú.
-- Bueno, pues nos vemos.
-- Hasta luego -dije yo.
-- Sí, sí, nos vemos pronto -cantó Cecilia, sin poder disimular su entusiasmo.

Cuando se alejó de nosotros, aventurándose en la oscura selva del congelado, le pregunté a Cecilia que si estaba tonta, que si no se había dado cuenta de que era una broma y que dejara de disimular, que entendía perfectamente que le molara el vecino y que no me molestaba (mientras no pasara de ahí, claro). Cecilia ni me contestó: cambió de tema, su típica estrategia, como si los problemas desaparecieran solos con no hablar de ellos.

Al llegar a la caja, nos volvimos a encontrar con José Luis (o como cojones se llame), que estaba acabando de pagar su compra, mucho más pequeña que la nuestra, porque a nosotros nos pasa casi siempre lo mismo: que vamos a por cuatro cosas y volvemos a casa cargados como mulos, con el agravante de que la mayoría de los productos que hemos echado al carrito ni estaban en la lista ni los necesitamos para nada. Supongo que somos víctimas del consumismo.

-- ¿Vais para casa? -nos preguntó con su sonrisa de billete de dólar made in China.

¿Lo preguntaría por esperarnos y volver caminando juntos o por adjudicarnos sus bolsas? Quería estar preparado a su siguiente bromita. Si no fuera por los celos, por la actitud de Cecilia, me apetecería mucho volver charlando con él (mucho más, desde luego, que ir a la zapatería) o, incluso, pararnos a tomar una cerveza, tener la oportunidad de conocerlo y, por qué no, llegar a ser amigos, aparte de averiguar su nombre, claro, que siempre me digo que lo voy a mirar en el buzón y nunca me acuerdo de hacerlo. Pero con Cecilia haciendo la pava... Prefiero la zapatería.

-- Sí, sí -respondió Cecilia al mismo tiempo que yo pensaba que es gilipollas del todo.
-- No, no -corregí yo-. Tenemos que ir a la zapatería, ¿no te acuerdas, cariño?
-- Bueno, pero lo podemos dejar para otro día. Tú no quieres ir, ¿no?

¿Para otro día? Es decir: veinte minutos de discusión por la mierda de la zapatería y resulta que, ante la posibilidad de caminar diez minutos con el vecino, José Luis o como coño se llame, a esta tía se le olvida la discusión, la zapatería, las tiendas y su madre. No tengo ganas de ir de compras, ninguna gana, pero mucho menos de asistir al coqueteo de mi chica con mi vecino, por muy majo y bromista que sea.

-- No, María, vamos a la zapatería.
-- Pero... Jesús... ¿No ves que vamos muy cargados? Otro día vamos -y ya que use mis argumentos en mi contra cuando le conviene es que me revienta...

A todo esto, José Luis, el tío este como hostias se llame, asiste a la discusión invertida como un simio de alargados brazos por el peso de sus bolsas, con sonrisa de perplejidad tontuna, como si no entendiera que el hombre quiera ir de tiendas y la mujer no. Estaba esperando, soportando no poco peso, a que tomáramos una decisión para hacernos la broma de que le llevemos las bolsas a casa (que ya le tengo yo calado al gilipollas del vecino). Entendí que necesitaba una salida honrosa.

-- ¿Por qué no nos llevas tú las bolsas a casa? -le pregunté, en tono de broma, pero por si cuela-. Para eso están los buenos vecinos, ¿no?

José Luis, Gerardo o Estotú reventó en una enorme carcajada, como si le hubiera pisado el chiste (no te jode).

-- Voy un poco cargado -se excusó-, pero no te preocupes que ahora mismo os mando a mi madre y os echa una mano.

¡Ahora os mando a mi madre! ¡Qué cachondo! ¡Y yo que estaba pensando mal de él por culpa de Cecilia! Me desconcierta bastante este hombre: no sé si lo dice de broma, en serio... Cecilia se quedó... Bueno... Ni lo digo. Digamos que se ruborizó de gusto, viendo a su chico superado por el ingenio del vecino.

-- Vale, vale -zanjé el asunto, mientras la cajera comenzó a pasar nuestra compra por el escáner-. Mándala, que aquí la esperamos.
-- Venga, hasta luego.
-- Adiós.
-- Nos vemos pronto.

Mi vecino, a pesar de que el coqueteo de mi chica me saca de quicio, que a veces parece que se lo come con los ojos, me sigue cayendo muy bien. Me sentí un poco culpable pensando en que él podía haber interpretado mal mi reacción, un poco airada. Parece un tío majo, como ya he dicho, y tampoco es su culpa si Cecilia se siente atraída y no lo puede disimular. Cuando ya estaba lo suficientemente lejos, mi chica me espetó:

-- A ver si te decides, guapo. Tanta bronca con que te tiendo emboscadas, con que no quieres ir a la zapatería, ni de compras, que aprovechas la mínima para meterte con mi madre, y cuando yo cedo, porque eres un cabezón y no das nunca tu brazo a torcer, resulta que tú sí quieres ir. No hay quien te entienda...

Cuando se pone en este plan, y yo pienso que en verdad se está justificando porque sabe que la he calado desde el principio, es mejor no interrumpirla, dejar que suelte la arenga entera y que descargue su mala conciencia. Cuando iba a mitad de rollo, que yo escuchaba metiendo la lechuga en la bolsa, apareció una señora salvadora de cierta edad, un poco gorda, con cara de simpática, que tiraba de un carrito. ¿La madre de José Luuu... Leches?

-- Hola... ¿Cómo estáis? Me ha pedido mi hijo que os lleve la compra a casa.

Cecilia y yo nos miramos y empezamos a descojonarnos de risa. ¡Qué momentazo! Y no tanto por el ataque de risa, como por la recuperación instantánea de la complicidad perdida en una discusión estúpida. Me encanta cuando conectamos así, cuando sólo con mirarnos a los ojos ya sabemos lo que está pensando el otro: este vecino es la leche.

-- Déjelo, mujer, muchas gracias -le dije a la buena señora, sin dejar de pensar en el cachondo del vecino, José Luis-. No se moleste.
-- Si no es molestia, hijo -hasta tenía voz de hada bondadosa de cuento infantil-. Échalo en el carro, que aquí no me pesa nada y yo os lo llevo a casa.

Yo estaba ya por decirle que no, que no insistiera, que muchas gracias, pero Cecilia me miró, me dijo claramente con la mirada que, en venganza, no me iba a librar de un buen maratón de tiendas, y empezó a meter la compra en el carro de la madre de José Luis.

-- Me parece un abuso -protesté sin ayudar a Cecilia, pensando en la que me esperaba sin poder usar la excusa de las bolsas para huir en un momento dado.
-- No seas tonto, hijo. Hoy por vosotros, mañana por mí.

Así que cargamos el carro, la madre de José Luis se fue por el mismo sitio que su hijo, pagamos y nosotros encaramos la dura prueba de la zapatería. A decir verdad, Cecilia se apiadó un poco de mí, yo no sé si por la broma seria de José Luis o porque, al final, los enfados le duran poco. Sólo fuimos a la zapatería. Para que luego me queje. Ni siquiera a la tienda de ropa de al lado. Eso sí, no compramos nada de nada.

No había pasado más de media hora cuando llamamos a la puerta de José Luis (se me había vuelto a olvidar mirar su nombre en el buzón) para recoger nuestra compra. Abrió la puerta, desaliñado, atractivo y sonriendo con su simpatía habitual:

-- Hola de nuevo... ¡Qué sorpresa! -dijo.

¿Sorpresa? me pregunté. Ya empezamos. Si tienes nuestra compra, cachondo.

-- Siempre tan bromista -le dije sinceramente amable y riéndome de su nueva ocurrencia-. ¿Qué sorpresa? Tienes nuestra compra.

José Luis, o cómo sea que se llame, se sorprendió bastante, porque cambió de cara y, por primera vez, dejó caer esa sonrisa estúpida de sus labios, como si verdaderamente no supiera de qué le estaba hablando. A mi espalda, pude sentir a Cecilia sonrojarse, oí el suave crepitar de sus mejillas ardiendo como la leña en el hogar, lo que ya empezaba a fastidiarme en serio. Este tío de qué iba: o era buen actor o ciertamente no sabía nada de nuestra compra.

-- No... Estás de broma, ¿no? Te digo en serio que yo no tengo vuestra compra - y sí que lo dijo muy serio.
-- ¡Anda ya! ¿Cómo que no? -Cecilia ya se estaba riendo. Evidentemente, nos estaba tomando el pelo. ¡Menudo bromista es el tío!
-- ¡Como que no! -ya adusto, casi borde-. De verdad que no la tengo.
-- Pero si nos la ha recogido tu madre con su carrito -ya he picado, joder, odio ser el primero que pica en las bromas, pero es que no parecía en absoluto que José Luis estuviera de cachondeo.
-- ¿Mi madre? -perplejo, como si hubiéramos cruzado la línea.
-- Sí, sí. Tu... Tu madre.
-- ¡Ah! Mi madre murió el 28 de marzo de 1998.

X. Bea-Murguía (buen fin de semana a todos)

Etiquetas:

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Pues vaya truño de paraíso que hay en el más allá, que tienen que volver los muertos a mangar víveres ajenos. Ahora entiendo el último mensaje que recibí en la ouija, y que transcribo aquí para su inquietud:
2jb2larioscocacolatonicayalgopapicar.
Fdo: Yqué Jiménez, prolífico.

30 mayo, 2008 09:43  
Anonymous Ibero said...

Pero, ¿no vivias en un chalet o adosado o pareado o similar? Y ¿tu mujer no se llamaba Bea?

No lo entiendo, estoy confuso.

30 mayo, 2008 10:09  
Anonymous Anónimo said...

Sí, Íbero, vivo en un dúplex. No es más que una fantasía.

Siento que no os haya gustado. Yo me lo he pasado teta escribiéndolo esta mañana.

Supongo que necesitaría un pulido, pero, bueno, ya lo haré (o no)

Javier

30 mayo, 2008 10:46  
Anonymous Ibero anorexico said...

No, no, si me ha gustado.

Pero acostumbrado a que este blog sea mas una cronica de lo cotidiano y de una serie de reflexiones, me ha descolocado levemente.

Por cierto, esta semana proxima ¿te vendria bien comer un dia?

:)

PD: De nuevo, no tengo tildes.

30 mayo, 2008 12:18  
Anonymous Anónimo said...

Oiga, que la entrada sí que ha gustado; lo que ofende es la total ausencia de morigeración en ciertos ectoplasmas.
¿Cómo? ¿Que no es un hecho real?
No me joda... que ya hemos grabado la entradilla...
Fdo: Carmen Portera, señora de Yqué (no confundir con la señora de Dequé)

30 mayo, 2008 13:01  
Anonymous Anónimo said...

Ah, perdón. Había interpretado que no os había gustado. Últimamente sois mi único público proactivo... Jeje...

Íbero, hablamos el lunes, que me reincorporo, pero en principio, encantado.

Señora de Yqué? ¿De Yqué Jiménez? Ante su absoluto dominio del tema ectoplasmático no puedo hacer otra cosa que inclinarme.

De todas formas, ¿no ha barajado la posibilidad de que la madre no haya muerto y sea una broma? ¿O que le hayan chorizado la compra una viva que, por casualidad, escuchara la conversación en la caja?

A veces, dígaselo a su marido, los fenómenos paranormales tienen explicaciones para normales.

Javier

30 mayo, 2008 15:03  
Anonymous eclipsemountain said...

JAJAJAJAJA..... muy bueno, Javitxu... muy bueno....

Que curioso... yo, que me he leído un montón de libros de fantasía, en vez de pensar en la espectral ayuda de la madre muerta, he pensado que era una tía que pasaba por allí, que oyó la conversación, y decidió robarles la compra.

¿cual es la interpretación buena?

Y no me sueltes rollos de que a mí me toca decidirlo, blah, blah, blah.... ¿cual es la tuya?

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaadios

30 mayo, 2008 15:18  
Anonymous Anónimo said...

Muchas gracias, Juan.

En esa había pensado yo, pero si lo deja uno abierto, mejor, ¿no?

Un abrazo

Javier

30 mayo, 2008 16:17  
Anonymous Anónimo said...

Ole, te has cubierto de gloria con lo del publico activo, que al final es una panda de pelotas, que bien escribe, que bonito, claro luego te quejas que gastas mucho en cañas.
Es envidiable como escribes y como imaginas, ea un poco de salsa sexual, vecina y vecino al lio, el marido se enrrolla con el espectro de la madre y ya está, tenemos el libro que va siendo hora y edad porque esto del blog es una mariconada que llega un virus y zas a to ml x qlo
El Pescailla del Guadiana.

30 mayo, 2008 18:48  
Blogger Último Íbero said...

¿Panda de pelotas? Bueno cuando salimos solo tíos, así es. La otra definición es "bosque de nabos".

¡Ah! Por lo de jalear al autor. Quizá somos una especie de admiradores con se toque "homo" que tanto se lleva ahora.

A saber. Yo aún no lo sé.

30 mayo, 2008 20:34  
Blogger oakleyses said...

replica watches, louis vuitton, louboutin outlet, louis vuitton outlet, replica watches, longchamp outlet, tory burch outlet, michael kors, chanel handbags, polo ralph lauren outlet, ray ban sunglasses, christian louboutin outlet, michael kors outlet, ugg boots, longchamp outlet, nike air max, michael kors outlet, prada handbags, polo ralph lauren outlet, burberry, louis vuitton, louboutin shoes, louis vuitton, nike air max, oakley sunglasses, prada outlet, michael kors outlet, oakley sunglasses, kate spade outlet, oakley sunglasses, louboutin, ray ban sunglasses, tiffany and co, uggs on sale, michael kors outlet, nike free, ugg boots, michael kors outlet, jordan shoes, oakley sunglasses, louis vuitton outlet, burberry outlet online, gucci outlet, longchamp

05 noviembre, 2015 02:55  
Blogger oakleyses said...

new balance pas cher, sac guess, hollister pas cher, nike roshe, true religion outlet, nike free, nike air max, nike blazer, longchamp pas cher, nike air max, oakley pas cher, ray ban uk, coach factory outlet, vans pas cher, coach outlet, coach outlet, timberland, hollister, true religion jeans, michael kors, louboutin pas cher, air force, air max, hermes, michael kors, nike free run uk, coach purses, tn pas cher, ralph lauren uk, north face, air jordan pas cher, nike roshe run, north face, abercrombie and fitch, kate spade handbags, true religion jeans, lacoste pas cher, sac longchamp, burberry, mulberry, ray ban pas cher, lululemon, michael kors, nike air max, hogan, michael kors, converse pas cher, true religion jeans, vanessa bruno, ralph lauren pas cher

05 noviembre, 2015 03:07  
Blogger oakleyses said...

nike trainers, herve leger, ralph lauren, louboutin, instyler, longchamp, bottega veneta, s5 cases, chi flat iron, abercrombie and fitch, beats by dre, mcm handbags, iphone cases, p90x workout, iphone 6 plus cases, nike air max, soccer shoes, ipad cases, iphone 6s plus cases, celine handbags, oakley, soccer jerseys, ghd, nike huarache, lululemon, hollister, iphone 6s cases, babyliss, new balance, reebok shoes, baseball bats, timberland boots, birkin bag, nike roshe, iphone 5s cases, hollister, vans shoes, wedding dresses, valentino shoes, nfl jerseys, mont blanc, mac cosmetics, north face outlet, giuseppe zanotti, iphone 6 cases, asics running shoes, ferragamo shoes, jimmy choo shoes, north face outlet, insanity workout

05 noviembre, 2015 03:15  
Blogger oakleyses said...

moncler, moncler, louis vuitton, marc jacobs, vans, swarovski crystal, ugg boots uk, canada goose, supra shoes, montre pas cher, doke gabbana outlet, pandora charms, links of london, hollister, nike air max, louis vuitton, ugg pas cher, pandora jewelry, bottes ugg, ray ban, gucci, ugg,uggs,uggs canada, canada goose, swarovski, pandora jewelry, coach outlet, canada goose uk, michael kors outlet, converse, michael kors outlet online, hollister, barbour, pandora charms, moncler, canada goose outlet, louis vuitton, juicy couture outlet, canada goose outlet, moncler outlet, converse outlet, juicy couture outlet, canada goose, moncler, barbour jackets, canada goose, wedding dresses, sac louis vuitton pas cher, lancel, thomas sabo, moncler, louis vuitton, toms shoes

05 noviembre, 2015 03:25  
Blogger 艾丰 said...

jianbin1204
oakley sunglasses cheap
ray ban sunglasses outlet,ray ban usa,ray ban sunglasses,ray ban,rayban,ray bans,rayban sunglasses,cheap ray ban,ray ban outlet,ray-ban,raybans,ray ban wayfarer,ray-ban sunglasses
barbour clothing
nba jerseys wholesale
oakland raiders
hollister shirts
michael kors handbags clearance
michael kors handbags wholesale
michael kors uk
canada goose outlet
true religion jeans
ysl outlet online
chanel outlet store online
pittsburgh steelers
san antonio spurs
louis vuitton bags on sale
longchamp outlet online
cheap ray ban sunglasses
canada goose sale
calvin klein,calvin klein outlet online,calvin klein wholesale,calvin klein shoes,calvin klein underwear,calvin klein coats,calvin klein handbags
michael kors outlet sale
tory burch handbags
prada handbags
puma shoes
michael kors handbags wholesale
fitflop outlet
canada goose sale
michael kors online outlet
wedding dresses
michael kors handbags
uggs on sale
ugg clearance

04 diciembre, 2015 09:03  

Publicar un comentario

<< Home