viernes, febrero 29, 2008

Galerías despreciados (IV)

Queridos amigos,

somos un blog global, ya hemos despejado toda duda. Fíjense bien que, con un sólo golpe maestro, hemos tumbado el Tratado de Tordesillas para repartirnos el globo: Hormon Wells reina ya en el hemisferio sur, desde su base de Australia, un enorme territorio para conquistar, aunque ya no se pueda decir virgen, una tierra de promisión para él et semini eius... y yo me he quedado con el hemisferio norte con base en la exótica tierra de Tres Cantos.

Si sumamos a este reparto global que ambos tenemos forma de globo hinchado hace tres días, es decir, ya no tan redondeado ni terso, sino más bien dado de sí y flojón, nos hemos ganado de sobra el título de "Blog global", dicho en palíndromo portugués "O blog golbo". Hormon, compañero, habrá que buscar la manera de incluirlo. Sugiero un lema global estilo "Hormon Wells & X.Bea-Murguía: un blogo, dos blogos, tres blogos" o, si lo prefieres, por ganar audiencia, "H.Wells & X.Bea-Murguía: dos hemisferios de un mismo culo".

Ten cuidado con las canguras no te vayan a meter en el marsupio. O no lo tengas, que igual te mola ir ahí dentro calentico y con la cabecita asomada.

Yo no sé cómo cojones se llama este artilugio, cuyo uso (pero no su abuso) es recomendable como lenitivo de la neurosis. Ustedes saben de qué les hablo, ¿no? Se trata de un juguete absurdo que consiste en seis pequeñas tablas unidas con cintas de colores que, con un sencillo juego de muñeca, hace un efecto óptico de caída perpetua. Un mal sueño, vamos, una pesadilla, se lo digo yo, que cuando engancho uno de estos me veo a mí mismo entregado, mudo y absorto (y de rodillas, como se adora a un Dios ante su altar), dándole que te pego al giro de muñeca una y otra vez, con la misma mirada modorra de un tonto ante un derrumbe, observando la interminable cascada (con perdón) de madera y escuchando sus rítmicos chasquidos de claqué... Clac, clac, clac, clac, clac (siempre son cinco), como un tonto de Faulkner, un Eck Snopes candil en mano buscando el cadáver de un niño perdido dentro de un depósito de queroseno casi vacío (si no fuera por lo gases).

Un comecocos tremendamente atractivo, sin duda, porque es relajante, aunque al cabo de las cinco horas de darle que te pego quisieras tirarlo por la ventana. Si no lo he hecho hasta ahora es porque pertenece a mi mujer, pero ahí está en MI museo de los horrores esperando su veredicto: amnistía o muerte.

Desconozco el nombre de este artilugio ideado por el mismísimo Mefistófeles (si alguien lo sabe, por favor, que haga su aportación) que, sin embargo, se topó con la Iglesia: a mi hijo Rodrigo, con dos o tres años, el juego de las maderitas no le duró ni medio asalto. Lo descojonó en un abrir y cerrar los ojos (como pueden ver en la foto).

Si entero es diabólico, descojonado ya no se pueden ni imaginar. Como saben, soy una persona tremendamente habilidosa con las manos, el clásico manitas al que ya llama la policía para desactivar bombas: si yo digo que hay que cortar el cable rojo, cortan el verde y respiran. Así que a la hora de romperme el tarro para componerlo, me hice la picha un lío, corté el cable rojo y, bum, ahí quedó: roto, inútil, abandonado en la estantería.

En su favor, para que no digan que mi exposición trata, como de costumbre, de manipular su buen criterio, les diré que probablemente con algo de loctite se pueda arreglar (si se sabe cómo) y que su presencia en esta casa siempre estará relacionada con mi mujer.

Ustedes dirán: ¿amnistía o muerte?

Pasen buen fin de semana.

X. Bea-Murguía (Hormon instálate que preparo el desembarcoooooo).

Etiquetas: , , ,

jueves, febrero 28, 2008

Ya era hora

Subnormales todos:

Ando muy liado con mi nueva singladura como ciudadano de Australia.Puedo decir que amo a Cristina,mi Matemática preferida, uno de estos días les cuento lo de la boda etc.... .

Niños sin calendario (laboral)

Queridos amigos,

contra mi costumbre, voy a hablarles por tercer día consecutivo de mi viaje por Nicaragua y Honduras. Siento aburrirles de esta manera pero, como ya he dicho, el viaje pasa por uno como ese vecino cotilla que se cuela en su hogar, lo mira todo, lo toca todo y cambia las cosas de sitio. Ya retomaré mañana mis chorradas habituales.

A veces piensa uno que alejándose verá los problemas empequeñecerse por la perspectiva, que lo que en casa nos parece un león en la distancia no pasará de mosca, pero una vez más allá del horizonte, será porque la separación es cóncava como una lupa, el león no deja de ser león y los problemas no dejan de ser problemas, aunque vistos con catalejos. A todo esto hay que sumar la añoranza, ese sentimiento que incomprensiblemente se apodera de uno cuando lo que más quiere está lejos, aunque sea por unos días. Yo lo he sentido, fíjense qué tontería: he echado mucho, mucho de menos a mi mujer y a mis hijos.

El sábado, más relajados, comimos en un restaurante muy bonito en la montaña, cerca de Valle de Ángeles, a unos treinta kilómetros de Tegucigalpa. Acababa de hablar por teléfono con Beatriz y Maya Selva, fundadora y alma de los cigarros "Flor de selva", tal vez porque vio que mi gesto mudaba y ya no era el mismo que, con vehemencia, quince minutos antes había discutido con sus padres sobre el problema judío-palestino, me preguntó si todo iba bien.

-- -contesté-. Fenomenal, pero me pasa que llega un momento en que estoy ya deseando irme a mi casa.

No recuerdo cómo me lo preguntó, pero se mostró extrañada: ¿no lo has pasado bien? ¿No te gusta esto?

-- Me encanta. Lo he pasado muy bien, pero echo de menos a mi mujer.

No es raro esto, ¿no? Le pasa a todo el mundo cuando está lejos de la gente que quiere.

Además de para ver tabaco y más tabaco, que es lo que he hecho porque, piensen lo que piensen, hemos currado muuucho pateando tabacales y fábricas, uno de los objetivos del viaje, para mí, era hacerme una cura de sueño y olvidarme del ajetreo de los niños, los baños, las cenas, las prisas... No es que me dijera "voy para olvidarme y descansar", sino al revés, que yo no soy de los que huyen: "ya que voy, aprovecho para descansar".

Pero ni por esas, amigos. Ni por esas. Todo suma para la añoranza: me he perdido ocho, casi nueve, días de mi hija Ana que, de pronto, en ausencia de su padre, ha dejado atrás las engordaderas y ha descubierto la sonrisa. Mientras tanto yo, como Odiseo en la isla de los lotófagos (sin comer la flor de loto que hace olvidar el deseo de volver a casa) o como Leopold Bloom en los baños, naufragaba en un mar de niños con calendario laboral.



He estado en otro países donde la pobreza no era un misterio, donde uno ha llegado a pensar, triste consuelo, que no es lo que no tienen sino lo que parece que desean tener y no pueden. Pero no iba preparado para ver tanta infancia partida a la altura del espinazo. Supongo que tengo que quitarme el filtro de la mentalidad occidental y pequeño-burguesa, pensar que no hace ni cuarenta años que en España cundía el mismo espectáculo por doquier, pero comprendan que, mi condición de recién padre me lleva a un estado de ánimo superferolítico en todo lo que se refiere a la infancia. No he podido evitar acordarme de mis pequeños, de mi misión de proporcionarles una entera y feliz infancia sin calendario de ningún tipo.




En Estelí, Nicaragua, una pequeña ciudad de casas bajas de colores mugrientos, en la linde de una gasolinera Texaco, dos buitres pequeños se pegan un festín sobre los despojos de un perro que, probablemente, acaba de ser atropellado. Un niño de la edad mi de Rodrigo pide limosna entre los surtidores, descalzo sobre el frío hormigón del suelo. Viste unos pantalones azules pesqueros y raídos y una guayabera blanca enmarronada con churretes de barro. Jorge Padrón, dueño de la fábrica de puros Cubanica, le da un dólar y le dice:

-- Pero fíjate bien, que es un dólar, no un córdoba.
-- Sí, yo sé, señor -responde el niño-. Son 18'50 córdobas.


En Valle de Ángeles, Honduras, Yolanda (cinco años) se pasea por la plaza con una cesta. Vende rosquillas a diez lempiras. Por esta foto, yo le di 100 (seis euros, no llega), pero después me arrepentí: aunque le dije que se guardara el billete para ella, los que la explotan sacaron ese día 100 lempiras más de beneficio.

Y yo no iba preparado para esto. Ésa es la verdad.

X. Bea-Murguía (mañana ya, lo prometo, cachondeo).



Aquesta cançó es para mi mujer y para Laura, de Vic.


Etiquetas: , , , , , ,

miércoles, febrero 27, 2008

La seguridad inteligente

L. CIGES: "Hijo... Me respetarás, ¿no?".
A. RESINES: "Padre, ¿qué cosas tiene?".
L. CIGES: "Un hombre en la cama siempre es un hombre en la cama".
"Amanece que no es poco", brutal película del tal Cuerda que viene a colación a pesar de que no todos pensamos, como él, que el que no es de nuestra cuerda es un imbécil, pero, bueno, la película es simplemente genial).

Queridos amigos,

suscribo al cien por cien lo que dice Rafael Reig en su blog, que muchas veces les he recomendado y que hoy insisto: "Ahora viajar es la forma más popular de hacer penitencia y someterse a humillaciones: registros, prohibiciones de todo tipo, esperas, colas, gastos, instrucciones de seguridad, retrasos sin explicación, disciplina severa, música estridente, comportamiento de jardín de infancia (sin fumar, sin beber, pidiendo permiso para ir al baño)... ¡y encima todo lo hacen por nuestro bien!¡A ellos les duele más que a nosotros!".

Y es más, se lo voy a decir con un pesimismo que es muy poco propio de mí, la cosa sólo puede ir a peor. Es lo que los yanquis llaman la "seguridad inteligente". Fíjense que yo siempre había pensado que la "seguridad inteligente" es la que existe sin que se note, sin que sea una molestia, sin que sea un abuso. Para ellos no. Para ellos la seguridad inteligente es aquella en que te cachean, te obligan a sacar los calzoncillos sucios de la maleta, te tumban en el suelo mientras un perro te gulusmea como si fueras una olla de arroz NO PORQUE TÚ SEAS SOSPECHOSO DE NADA... Noooooo... Si no como espectáculo público para tranquilidad del respetable: la administración George W. Bush cuida de su seguridad de forma inteligente. ¡Bájese los pantalones y esté tranquilo que es por su bien! ¡JA!

Yo no sé ustedes, pero a mí, particularmente, ver en las esquinas de la Plaza Central de Danli, Honduras, a dos huevones vestidos de militarote con un M16 en la mano no me reconforta ni me da sensación de seguridad. Muy al contrario, me intranquiliza y mucho porque si están es por alguna razón y porque, en el fondo, un becerro con un pistolón es como un hombre en la cama (de ahí la cita del tal Cuerda, de la cuerda de los sine baculo).

No les voy a contar las mil vicisitudes que pasamos en el aeropuerto internacional de Miami, ni el enfrentamiento verbal que sostuve con un hispano hijo de puta con placa y pistola (sí, Juan, pero sin quererlo ni beberlo), al que, al final de la discusión, con mucha mano izquierda, demostré todo mi desprecio por prepotente y por cabrón (sin que, por cierto, me detuvieran).

Lo que les quiero contar es que si ustedes van a volar a un país de América y pueden evitar la escala en Estados Unidos, ni lo piensen. Hoy, con el plan de seguridad inteligente de Bush, les obligan a entrar en el país y a pasar aduana. Les puede suceder que, de forma completamente arbitraria, les seleccionen para el cuartito del guantecito de látex, lo que le hará perder su conexión, como casi, casi le pasa a una compañera de viaje que fue directa al cuartito porque al tipo de la aduana le pareció que "sus apellidos eran demasiado corrientes".

Si usted se apellida Pérez, ni lo piense: NO VAYA A ESTADOS UNIDOS. No les gustan los Pérez allí. Son peligrosos. María de las Cruces... Montse... Haced como el Ratoncito Pérez, que ya no lleva monedas a los niños americanos.

El trato no es ya inhumano: es vejatorio. Recuerda a las colas de las listas de la muerte de los campos nazis, así de monstruoso es. Estás en la fila, inocente viajero que ni siquiera pretende entrar en Estados Unidos, sino ir a Managua, y no dejas de pensar en la posibilidad de que te toque la china. La seguridad inteligente de Bush es bananera, un indudable paso atrás, algo que vendrá a Europa si no lo evitamos nosotros.

Yo he ido a Estados Unidos cuatro veces, ninguna de ellas con intención de matar al presidente de Estados Unidos (aunque si me pusieran una casilla preguntándome si "Tengo intención de cagarme en su puta madre", diría que SÍ sin dudarlo). Me han hecho toda clase preguntas idiotas en plan interrogatorio incómodo, me han obligado casi desnudarme y así, descalzo, sin chaqueta ni cinturón, me han cacheado sin miramientos, me han tomado las huellas dactilares, me han fichado, me han roto una maleta, me han insultado y todo esto por mi seguridad.

Cuando el lunes recogí mi maleta de la cinta de la T4, comprobé que me la habían abierto en Miami. ¿Por qué? ¿Con qué derecho? YO NO HE IDO A ESTADOS UNIDOS. Era un pasajero en tránsito de Tegucigalpa a Madrid. Ya es la segunda vez. La primera vez sí que fui a Nueva York. Me rompieron la maleta, directamente, y me encontré dentro una papela del Transport Security Administration, que conservo y cuya lectura les recomiendo. No tiene desperdicio, pero el tercer párrafo es sencillamente el sumum de la conculcación de derechos. Encima tienes que leer la divisa "Smart security saves time" ("La seguridad inteligente ahorra tiempo"). Hay que joderse... Siempre y cuando no estés en tránsito, ya que las posibilidades de perder el enlace son muy altas.

Yo llevaba casi cincuenta puros en la maleta, regalos de Padrón y de Flor de Selva. Son puros hondureños y nicaragüenses. Si hubieran sido cubanos, me los habrían quitado... ¿Por qué? Yo no iba a Estados Unidos.

Estados Unidos es un gran país con grandes cosas, entre las que no se cuenta la paranoia en que les ha sumido la administración Bush.

X. Bea-Murguía (perdonen el rollo de hoy)

Etiquetas: , , , ,

martes, febrero 26, 2008

Pies fríos, corazón caliente


Queridos amigos,

albergo odios y fobias, supongo que como todo el mundo aunque haya quien lo disimule mejor. Odio, por ejemplo, lo que me sucede siempre cuando regreso de un viaje, que no encuentro mis zapatillas de estar en casa y, por no encender la luz y despertar a mi mujer, acabo bajando descalzo a la cocina a hacerme el café. Lo odio porque ahora mismo, en estos mismos intantes, tengo los pies helados y, como decía siempre mi abuela Mari, "pies fríos, corazón caliente".

Comprenderán que no puede uno enfrentarse a una reflexión con los pies fríos y el corazón caliente. Sería como regresar de viaje de un país que es otro mundo y, con la cabeza puesta en verdaderos problemas y otras consideraciones, que no son las que nos perturban en nuestro primer mundo, ponerse a ver "El Debate" y, encima, con jetlag. Esto sí que habría sido "pies fríos, corazón caliente". Me fui a la cama a tratar de dormir, cosa que conseguí a medias.

Anda y que les den pero mucho.

Con los pies fríos, pero mentiría si les dijera que he visto miseria en mi viaje por carretera desde a Managua a Tegucigalpa, porque lo que he visto, en verdad, es diferencia. En Tegucigalpa, la discoteca "La Grotta" reúne al pijerío más hostiable que se puedan ustedes imaginar. Fuera, junto a los Mercedes descapotables de los hijos de la oligarquía, los niños de la calle, descalzos y con los ojos en blanco de esnifar pegamento, amedrantan a los turistas mendigando. Estos pobres críos son unos verdaderos hijos de puta, pero víctimas de la realidad de su país. Si tuvieran la oportunidad, te rajarían de arriba a abajo sin miramientos por quitarte la cámara de fotos. No tienen nada que perder. El año pasado, la policía hondureña "sacó" de las calles a seiscientos de estos niños de pies sucios y fríos y de corazón caliente.



Vuelvo a España con la conciencia limpia, a pesar de la pobreza que he visto, porque poco puedo hacer yo por ellos. Entiendo que las ONG traten de sacar partido de esa extraña culpa que nos devora a todos los que hemos tenido la inmensa suerte de haber nacido en un país desarrollado cuando vemos en la televisión la miseria del Tercer Mundo, pero, ¿saben qué? Que hay quienes bailan con zapatitos brillantes de marca sobre la mierda de sus propios compatriotas y no hacen nada por cambiar su situación.

No hacen nada, salvo enriquecerse más y no parece que tengan muy mal la conciencia.

X. Bea-Murguía (el viaje siempre te cambia).

También he hecho esta foto.

Etiquetas: ,

miércoles, febrero 20, 2008

Una cuestión de endogamia


Queridos amigos,

uno de los problemas de Nicaragua podría ser que la endogamia es generalizada, sobre todo en una de las razas del país. La endogamia, como ha sucedido durante años en una familia en concreto en España, no sirve para la anagénesis, como piensan los racistas, sino para todo lo contrario, para la catagénesis.

Dice Orlando Padrón, un hombre de 82 años, cubano, jefe de puros Padrón, que es quien no está mostrando, aquí, en Estelí, al norte de Nicaragua, su fábrica de cigarros y sus preciosas vegas tabaqueras, que el secreto para dar con una variedad buena de tabaco es la mezcla.

-- No hagan como esta raza de aquí, que no les voy a decir cuál es, pero ellos, figúrense, se casan entre primos y eso no puede ser, gallegos, porque la raza empeora y así están que son todos feos y bajitos.

Y no sólo no le falta razón sino que, además, es un poderoso argumento contra el racismo. Yo eso lo suscribo, al cien por cien. Estoy con Don Orlando, que tiene esa vida en los ojos que tanto caracteriza a los viejos cubanos, cuando dice que "hay que mezclarse para mejorar la raza".

-- A eso hemos venido -dice uno de los españoles del grupo-. Ya lo hicimos hace tiempo, pero si hay que repetir, se repite.

Yo, se lo juro, he venido SÓLO a ver tabaco, no quiero colaborar en nada a la anagénesis de nadie, aunque definitivamente estoy a favor de que se mejore la raza con la mezcla.

Después de todo esto, descorazonado, viendo que todo esfuerzo por ayudar a esta raza a mejorar, a evolucionar, se consuela:

-- Anda y que se queden bajitos y feos!

Hagan caso de lo que les dice el viejo Orlando, que tiene mucho mundo y dos revoluciones (la cubana y la sandinista) tatuadas en la piel: mézclense para mejorar.

Desde Estelí, Nicaragua, enviado especial de H.Wells & X.Bea-Murguía

X. Bea-Murguía (bajito y feo y qué le voy a hacer).

Etiquetas: ,

domingo, febrero 17, 2008

Mi gorro viajero

Les voy a decir algo de mi gorro viajero



Al principio, todo el mundo se ríe de él.



Después, todos tienen envidia.


¿Que por qué digo esto? Pues para reafirmarme. A ver si no. Buena semana a todos

X. Bea-Murguía (ya les contaré).

Etiquetas: , , ,

viernes, febrero 15, 2008

Meeeee voooooooy (y no vuelvo hasta el 26)

Queridos amigos,

no me gusta volar, lo confieso. ¿Qué pasa? No me gusta nada de nada de nada. Las paso realmente canutas subido en esa puta lata, cuyo opresivo ambiente tiene algo de irreal, de escenario fantástico, de decorado de cine. No sólo no me gusta volar sino que, además, normalmente no pierdo el tiempo disimulando. Me acoplo agazapaíto a mi asiento, me abrocho el cinturón de seguridad casi en la portezuela del avión y no lo suelto ni para ir al baño. Mi único afán es que me dejen en paz. ¡Que nadie intente racionalizar mi miedo! Es inútil: yo pertenezco al miedo.

No me consuela que mi compañero de asiento me dé conversación ni que las azafatas me hagan un strip tease. Si se me sentara al lado Monica Belucci no le haría ni puto caso. No quiero que me hablen de fenómenos de la física ni de parábolas trazadas por una bala de cañón ni de estadísticas (menos cuando sé que la palabra exacta es "probabilidades"). Mi única pretensión es que nadie me dirija la palabra, ovillarme en mi asiento, a ser posible en la ventanilla, coger un libro y abstraerme, que mi mente se libere de la mortaja que me impone la artificiosa realidad de la cabina del avión.

Sólo quiero disipar de mis ojos su luz cenicienta y si he de morir, que sea en paz. No es mucho pedir ¿no?

Y sin embargo, me encanta viajar. Así que, aunque ustedes puedan estar pensando ahora mismo que soy un cobarde, muy al contrario, me considero un valiente: mi miedo a volar no ha llegado al extremo de pretender alcanzar América en tren, cruzando el estrecho de Bering. No. Yo me meto en la lata y tiro: me enfrento a mi miedo (que no se disipa, ni mucho menos, con la frecuencia) y vuelo.

Quien no tiene miedo a volar, no se ve en la obligación de enfrentarse a él. El que ignora, no sufre, "a más ciencia, más dolor" dice el Eclesiastés, y el miedo es siempre, siempre un atributo de los valientes. El desconocimiento del miedo sólo es osadía.




Como el domingo me voy a Miami, Managua y Tegucigalpa y, en total, me esperan unas 24 horas de agonía dentro de una lata con alas (como las compresas), he decidido hacer una buena obra antes de partir, para llegar al gorgo con un óbolo bajo la lengua y la conciencia limpia: he fundado una ONG que se llama "Javieres sin fronteras", cuyo objetivo es enriquecerme a costa de su amistad y de su buena fe.

Hagan sus aportaciones para que mi mujer y mis hijos no se queden en la indigencia.

Me piro. No volveré por aquí hasta el 26 de febrero, martes. Le dejo toda la responsabilidad a Hormon Wells. Se inclina a sus pieses, su humilde servidor que les besa las rodillas a todos ustedes, pasen de uno en uno, no se me atropellen que hay besos para todos.

Javier Blanco Urgoiti (fundador de la obra social "Javieres sin fronteras", haga su aportación ¡YA!)

¿Y tú qué? ¿Tienes miedo a volar? Confiesa cobarde, pecador. Aquí les dejo esta canción que me encanta.

Etiquetas: , , , , ,

jueves, febrero 14, 2008

NI QUE LAO (en dos patás)

Queridos amigos,

yo me lo imagino de la siguiente manera, no sé ustedes.

Un piso, dúplex, en el centro de Madrid. Un señor con gafas y pinta de serio (sólo la pinta), charla frente a una pared destrozada con un operario ataviado con un mono azul lleno de zurullos de yeso seco.

OPERARIO: Pero ¿quién le ha hecho a usted esto? ¡Si es que no quedan pofesionales en el oficio! ¡No hay más que chapuzas!
BERMEJO: No, no, si yo me acabo de mudar, como quien dice, esto es cosa de la Trujillo, la que era ministra de la vivienda.
OPERARIO: ¿Ministra de qué? ¡Pue vaya ejemplo! ¡Menudo chabolo! Bueno, no se preocupe que ha dao usté con unos pofesionales. Nosotro se lo vamo a dejá esto niquelao... NI QUE LAO ¡Ay, madre mía! ¡Paaaaaaaaco! ¡Paaaaaaaaco! ¡Sube la radial!
BERMEJO: Pero... ¿Va a empezar usted ya?
OPERARIO: Claro, hombre. Hemos venío a trabajar, que luego tenemo poblemas con los plazo y tengo otra dieciséis obra empezás.
BERMEJO: Vale, vale, pero me dará usted un presupuesto primero o algo, ¿no?
OPERARIO: (haciendo como que piensa) Pueeeee, mire, hágase a una idea de que esto... No le va a costar a usté... menos de... 40 millones de peseta.
BERMEJO: ¡40 MILLONES DE PESETAS!
OPERARIO: Tirando polo bajo, ¡eh! Ti-ran-do po-lo bajo. ¡Paaaaaaaaco! ¡Sube la maceta, macho, que es pa'hoy!
BERMEJO: Joder, 40 millones son una pasta, ¿qué me va a poner? ¿Azulejos de oro en la cocina?
OPERARIO: No, hombre, si quiere usté azulejo de oro, entose será más... Uno 42 millones de peseta. Aunque si quiere, lo arreglamo por detrá y se ahorra el (le guiña un ojo)... Ya me entiende... Lo de la facturita.
BERMEJO: Sí, hombre, encima en dinero negro. Lo que me faltaba. ¡Oiga que soy el ministro de justicia!
OPERARIO: Pueeeee no se hable más, que de justisia es que empecemo y acabemo cuanto ante, que tenemo dieciseí obras más empezás. 42 millones de peseta y, aquí, mi cuñao y yo se lo vamo a dejar esto niquelao. NI QUE LAO.
BERMEJO: Pues no sé qué decirle, porque 42 millones de pesetas en una reforma... Tenga usted en cuenta que yo soy un líder socialista y no me puedo gastar en pintar y alicatar lo que otros tienen que pedir a un banco para poder tener una "solución habitacional".
OPERARIO: (como si hubiera entendido lo que le ha dicho el ministro) Sí, solución de esa habituá hay mucha, pero nosotro somo pofesionales, ¿verdá Paco? Aquí, mi cuñao y yo, tenemo nuestro caché y le garantizamo una solución DE FI NI TI VA. Anda, majo, baja a la furgoneta y traeme la paletilla que se ma olvidao. Y usted no tiene más que ver cómo está esto, madre mía, ¡cómo está!
BERMEJO: ¿Qué le pasa al piso? Yo lo veo bien.
OPERARIO: ¡Ya! ¡Usté! Usté me va a perdoná, pero lo ve bien porque no es un pofesional. Usté sabrá de justisia, o de lo que sea que haya dicho usté que hasse pa'ganarse lo garbanzo, pero de obra... Deje que no encarguemo lo pofesionales. Aquí, yo y mi cuñao. ¡Paaaaaaaaaaco! ¡Qué pasa con esa paletilla!
BERMEJO: Vale, bueno, vamos a ver... ¿Qué van a hacer ustedes con 42 millones de pesetas?
OPERARIO: (Aparte) Pegarle el timo de la estampita.
BERMEJO: ¿Cómo dice?
OPERARIO: Nooo, que digo, que el piso está de estámpida, vamo, de salir pol'patas, porque se ve que los que hicieron la anterio reforma, eran unos chapuza. ¡A saber! ¡Serían rumanos o de quién coño sabe dónde! Ya se sabe. Están quitando el trabajo a lo españole que, encima, estamos mejor preparaos... Si quiere le paso el teléfono de una cuadrilla de rumano, que se lo hassen esto po'la mitad, o meno, pero, claro, si quiere usté un trabajo pofesional, tiene que pagal-lo, amigo.
BERMEJO: Pero, vamos a ver, yo... Mire... Si quiere cerramos el precio, pero no veo tan mal el piso. No hace dos días, como quien dice, que aquí vivía la ministra de la vivienda, oiga y...
OPERARIO: ¿De la vivienda? ¡Encima! Pue me va a perdoná, pero menuda ministra esa que usté dice, que de vivienda no tenía que entender ná de ná, porque mire, mire... Ese gotelé... Ese gotelé es una chapuza y hay que lijarlo entero y raspar y, luego, volver a echar la gota... Y mire este tabique... ¡Señor mío! ¡Si está que se cae! Luego no hay que fijarse más que en las canaletas... Venga, venga... Mire cómo están... Mañana llueve y usté, señor mío, sale en barca de su casa... ¿Y estas humedades? Yo, si quiere, le pego aquí una capa de tinte que lo disimula, pero mañana lo tiene otra vé manchao, se lo digo yo... Y el alicatao de la cocina está irregulá y el solao, parece una carretera llena de bache, que... Espere y verá.... ¡Paaaaaco! ¡Paaaaaco! Trae el plomo, anda, date prisa...
BERMEJO: Deje, deje... Está bien, hombre. ¿Cuándo empiezan?
OPERARIO: Ahora mismo... Nosotro somos pofesionales, hombre. Empezamo ahora y esto se lo hacemos, aquí mi cuñao y yo, en dos patás... EN DOS PA TÁS. ¡Paaaaaaaaaaaaco! ¡Trae la machota que empezamo!
BERMEJO: Vale, vale, pues nada... ¿El plazo de entrega?
OPERARIO: (cogiendo la machota que le da el cuñado)... Na. Dos o tres días y listo.
BERMEJO: Bueno, pues qué remedio... ¡Es tan difícil hoy que vengan ustedes! Luego dicen que hay crisis, pero ustedes tienen trabajo a destajo, ¿no? ¡Si es que los españoles nos hemos vuelto señoritos y no queremos trabajar duro!
OPERARIO: Aparte un poco, que le voy a poner perdío ese traje de Armani.

Dicho y hecho, el operario se lía a mamporros con los azulejos de la cocina y lía la de San Quintín en un santiamén. Cuando termina, parece que ha caído un misil en el fregadero. El operario deja la machota apoyada en la pared y se dispone a irse.

BERMEJO: (blanco de polvo) Pero... ¡Oiga! ¿Dónde van?
OPERARIO: No se preocupe, hombre, que mañana venimos.
BERMEJO: ¿Mañana?
OPERARIO: Hombre, claro, mañana. No se preocupe usté, que esto está hecho en dos patás... EN DOS PA TÁS. ¡Amos Paco!
BERMEJO: Pero... Pero... Pero...

Ya en la calle

OPERARIO (se quita el disfraz y resulta ser Pedro J. Ramírez): Este ha sido fácil, ¡eh Federico! Menudo notición tenemos... ¿Vamos a por Caldera?
PACO (quitándose la careta, resulta ser Federico Jiménez Losantos): Este ha sido fácil, sí. ¡Qué pena que no ha colado lo del dinego negrgo! No, vamos a por Magdalena Álvaguez que no tiene ni puta idea de haceg obgas.

X. Bea-Murguía

Etiquetas: , ,

miércoles, febrero 13, 2008

Esplín y Madrid



Queridos amigos,

después de una larga jornada laboral, el lunes llegué a mi casa tarde y un poco abatido, más que nada porque era lunes, era tarde y la jornada laboral había sido larga y esto me abate. Además, no había visto a mi hija Ana en todo el día. Cuando me fui dormía y cuando regresé, ya estaba durmiendo. Ni siquiera llegué a tiempo del baño, algo que, a falta de una paráfrasis más musical que se ajuste mejor a mi estado de ánimo, me toca los cojones, porque es uno de nuestros momentos y me cuesta mucho renunciar a él.

Así que la jornada fue larga, era lunes, llegué tarde a casa, me perdí el baño de Ana y estaba abatido. No hay un motivo especial para estar apesadumbrado, aunque en realidad sí, en verdad hay muchos motivos, sin que ninguno sea razón suficiente (¿me explico?). Me pasa algunas veces que, sin saber por qué, siento hastío, esplín y no hay un motivo especial. No tiene por qué haberlo.

La palabra "esplín" (e ideal) siempre me lleva a "Las flores del mal". Probablemente Baudelaire escribió esto pensando en que ese lunes en que yo volvería abatido a casa (traducido por Luis Blanco Vila):

"¡Te odio, Océano! Tus brincos y tus tumultos
los encuentra en él mi espíritu; la risa amarga
del hombre roto, pleno de insultos y sollozos,
la escucho en la inmensa carcajada del mar.

¡Cómo me gustarías, oh noche, sin estrellas
cuya luz se expresa en lenguaje ya conocido!
¡Yo busco el vacío, busco lo negro y desnudo!".

(Ojito que lo de "busco lo negro y desnudo" no tiene nada que ver con el sexo).

No crean que me duró mucho. El atasco y las noticias en la radio, en la oscuridad ambarina de la M-30, contribuyen a la negritud del estado de ánimo que les he pintado, pero yo soy una persona eminentemente optimista. Llegué a casa el lunes, demasiado tarde, derrotado, abatido, cansado, con esplín y pensando en "Las flores del mal", sacudiéndome el atasco de los párpados. Mi hija Ana ya estaba bañada y durmiendo, pero Rodrigo me esperaba ansioso: tenía una sorpresa para mí.

Su perspectiva me iluminó el día.

Me hizo bajar al pasillo de la entrada. Encendió la luz y me dijo:

-- ¿Qué notas diferente?

Pero yo no veía diferencia alguna en él.

-- Dame una pistilla.
-- ¡No! Mira bien.

Lo miré a él y en rededor y nada. Él estaba resplandeciente, pero eso no era nuevo.

La diferencia era sútil, por eso yo no la había pillado: la puerta del aseo estaba cerrada con pestillo. No es lo habitual, desde luego: la política de mi casa es de puertas siempre abiertas. Rodrigo me lo señaló, pero yo seguía sin comprender (les recuerdo que estaba aún bajo el agobiante peso del esplín). Tuvo que explicarme que mi sorpresa estaba guardada dentro del aseo.

-- Para que no la vieras -me aclaró antes de colarse en el interior de la cámara del tesoro por una rendija tan fina que no dejó salir ni el resplandor del oro.

La sorpresa era cojonuda. Me puse muy contento. ¿La ven ustedes?



X. Bea-Murguía (a cuatro días de volar a Miami, Managua, Tegucigalpa)

Y, de premio, una canción que le gusta a mi hijo.

Etiquetas: , , ,

martes, febrero 12, 2008

Galería ía ía o... (III)

Queridos amigos,

las siguientes dos piezas de nuestro particular museo de los horrores son icono del imperium perdido (como trataré de demostrar hoy), dado su muy particular perfil que, estoy convencido, a algunos de ustedes les va a recordar someramente a algo que no ven desde hace ya mucho tiempo, desde los años en que no se atiborraban hasta la arcada, y que, hoy, sigue ahí abajo, atemorizado, agazapado, bajo el seguro cobijo de la sombra de la buena vida, esperando a que llegue su momento: el de pensar por su cuenta y riesgo. Visto así, no está mal del todo tener su representación en el altar de la estantería como si fuera un exvoto al último ídolo domesticado.

No son más que dos piedras recogidas en la playa de Costa Ballena, Cádiz, cuya semenjanza, dada su naturaleza enhiesta, puede llevar a engaño: ni siquiera son de la misma familia (fíjense bien), aunque a primera vista pueda usted llegar a pensar que son la Venus de Willendorf y su hermana raquítica.



Como ven, sin cortarme un pelo, hoy muestro aquí mis vergüenzas. No alcanzo a recordar los motivos por los que estos dos fetiches de piedran adornan la estantería de mi casa. De hecho, hasta que el otro día me puse a ordenar los libros, ni recordaba que estaban ahí, representando la virilidad, pero estaban y quizá emitiendo algún tipo de influjo positivo.

Ya los había arrojado a la papelera cuando un repentino instinto me impulsó a rescatarlos: pensé que todo socio cofundador de la Cofradía del Macho-Machote debería tener un tótem así en su casa. Recordé lo que una vez dijo el Pescaílla del Guadiana, que a veces deja caer sentencias sensatas, demostrando que no todo en él es ponderar la anagénesis de la raza cuando estima que las nuevas generaciones se acercan a su manera de ver la vida (¡vaya ego! ¡JA!): "Los hombres acabaremos en los tejados huyendo de las mujeres".

Aunque, por otro lado, puede llegar a parecer un homenaje a Lorena Bobbit, a la hembra capadora, al cinturón de Hipólita, reina de las amazonas, igual que el cazador cuelga de su pared, a modo de trofeo, la cabeza de la cierva de Cerinia. También sugiere que, en estos tiempos de oscuridad que corren (con perdón), el pene no es otra cosa que un mero adorno; o que la falocracia ha pasado a los anaqueles de la paleontología porque el falo ya no es otra cosa que un fósil caduco, una representación inmanente de lo que llegó a ser y ya no es; un canto a la masculinidad perdida, hibridada como el hijo de Hermes y de Afrodita; pan duro de ayer que no es más que el pan rayado de mañana.

Tanto rollo y tanta conciencia para salvar a las ballenas... ¡Salvad al falo que languidece bajo la opresión de las mujeres!

Ustedes tienen ahora el pene en su mano: ¿lo amnistiamos o nos entregamos, definitivamente, al reino de las reprobadoras?

X. Bea-Murguía (¿ya no hay machotes aquí?)

Etiquetas: , ,

lunes, febrero 11, 2008

La paja en el ojo ajeno

Queridos amigos,

¡ya ven! Mi hija Ana me ha salido zapaterilla. ¡Me cago en la mar! Cualquier día de estos me aparece en casa con novio y el novio se me bebe el whisky y yo me cago en su padre. Si es que las niñas de ahora... El conflicto generacional ya ha comenzado en mi casa: ella cree en la alegría y yo, como soy un retrógrado, no creo ni en la alegría ni en la igualdaz ni en la solidaridaz ni en la libertaz ni en ninguno de estos valores de hippies, piojosos, melenudos, folladores y guitarristas. Esta manera de acaparar valores que nos pertenecen a todos, me harta. Les falta decir que si gana el PP, en España no va a follar ni Dios: ¡volverá la paja en el ojo propio! ¡En la cabina del voto secreto, menos deliberación y más turbación! ¡Si estás a favor de la manipulación, vota a Rajoy! ¡Una cuestión de amor propio! El PSOE tira de este argumento tan cansino, que no les valió en el 96, para el que siempre contrata a los mismos diáconos: Ana Manuel y Víctor Belén (et alter). No sé ustedes, pero yo hace mucho que dejé de comulgar.

Yo creo en la libertad del individuo, y la ejerzo, mucho más allá y con mucha más firmeza que el PSOE y todos sus corifeos juntos, porque tengo fe en la inteligencia de las personas.

Ni que decir tiene que comparar el vídeo que han hecho estos tipos, a modo de Operación Tufo, con el "Yes we can" de Obama (CLIC) es como asegurar que "Los Serrano", que trata de una familia que acaba en ano, es lo mismo que "Los Soprano". Sí. Lo mismito.

En el fondo, es normal que mi hija crea en la alegría, porque ella es la alegría de la casa, con esa sonrisa canalla de cartelón, propia de quien calla lo que sabe. Ahora estoy empeñado en que diga papá antes que mamá porque conforma una pequeña victoria moral del padre, que se ve reconocido antes que la madre (ella es evidente y no lo necesita). Así que la estoy entrenando como a un lorito, pero como el pediatra no me deja darle galletitas (está boicoteándome porque mi mujer le cae mejor que yo), ofrezco un incentivo bastante más suculento:

-- Si dices papá, te compro una moto. Pa-pá.

Y Ana se descojona. Alegría.

-- ¿De qué coño te ríes tú niña? Pa-pá. Venga dilo y te doy 400 eurazos. Pa-pá.

Y más risas, pero sacándome la lengua.

-- Oye, a mí no me hagas burla, que soy tu padre -e insisto-. Di papá y te compro un chalet en Torreviejalicante. Pa-pá.

Ayer, domingo, por la mañana, la tenía en brazos mientras, sentado en el ordenador, comprobaba la banda sonora de "House", que me he comprado en el Emule (mañana mismo me acerco a comprar unos cedes vírgenes para pagarle los derechos a Ramoncín) y, para mi sorpresa, me topé con esta canción. De pronto, un torrente de recuerdos se agolpó en mi cabeza, del tiempo en que mis amigos del colegio y yo creíamos en la alegría y en la libertad y, por supuesto, veíamos mucho la paja en el ojo ajeno y en el propio. En el "Vinilo", en los Bajos de Aurrerá, con un tercio de Mahou en la mano, solíamos ponernos a dar brincos masai como un rito de apareamiento, todos juntos, a esa distancia en la que las caras se vuelven borrones, rebotando los unos con los otros y cuando llegaba el estribillo, berreábamos a coro: "¡Por eso folla con él! ¡Folla con él!". Era muy divertido y muy agitado, una alegría que sólo pertenecía a la manada cerrada de ciervos de berrea que éramos.

Quise que Ana y yo bailáramos como locos esta canción y hasta estuve enseñándole a poner los cuernos con los dedicos, para dar saltos juntos, aunque luego pensé que si la oía gritar "¡Folla con él!" antes de decir "Pa-pá" iba a recibir un castigo ejemplar (toda la vida sin salir de casa, por ejemplo). Pero las nuevas generaciones son de otra pasta y creen en otro tipo de alegría, porque cuando salí de mi éxtasis de treintañero que recuerda con cariño los 90, la miré para cruzar con ella una sonrisa cómplice... Ana se había dormido.

X. Bea-Murguía (muchos besos y mucha alegría para Pedro y Martha. Me alegro por vosotros).


video

Etiquetas: , , , ,

viernes, febrero 08, 2008

KOLOKÓN TRÍO

Boleros, rancheras, corridos, tangos y otros éxitos vergonzantes

(No confundan con rancheros, boleras, corridas y tangas)

SÁBADO a las 22,00 en LAMOE/MALEVARC/
Santísima Trinidad, 32

Esquilmado público,

La productora de eventos erótico-festivos Three Kilos Twenty Hards recibió ayer una llamada en su sede central. El comunicante habló así:

"Amor de mis amores, alma mía, ¡qué me hiciste
que no puedo consolarme sin poderte contemplar".

En seguida nuestra secretaria reconoció la voz de Lamoe. Muy en su papel, Wendolyn repuso: "Si tú me dices ven, lo dejo todo". Y así se fraguó la gala de este sábado. Aunque realmente no era todo amor por nuestros éxitos vergonzantes. Más bien resultaba que el músico originalmente contratado para este sábado había dicho:

"Te juro que te adoro, en nombre de este amor
y por tu bien, te digo adiós".

A lo cual Lamoe respondió:

"Sabes mejor que nadie que me engañaste,
que lo que prometiste se te olvidó".

Sea como fuere, este sábado, podrán aprender a hacer de su vida una telenovela de la mano de Alberto 'Frijolito' Fernándesssss (acordeón y coros), Disisaldo Cavaleiro dos CV (contrabajo y escenas difíciles de Shrek) y Gloria Fuertesssss (guitarra, semivoz y creatividad de letras).

Allí les esperamos.

La Dirección

YES WE CAN (punto pelota)

Queridos amigos,

tuve la suerte, no hace mucho, de compartir cocido madrileño-pantagruélico en Viridiana con Fernando Savater, cuya lucidez y valentía están fuera de toda duda. En cualquier caso, salí del restaurante mucho más listo de lo que entré, además de más gordo.

Nos contó Savater que, en una ocasión, Keynes... Creo que dijo Keynes, pero para este caso, lo mismo da que fuera Solbes... dio una lección magistral de humilde soberbia. Tras una conferencia, uno de los asistentes le objetó que no hacía ni un año, en otra conferencia del maestro, había defendido justo la posición contraria.

-- Eso fue hace un año -contestó Keynes-. Después he reflexionado y me he dado cuenta de que estaba equivocado. ¿Usted qué hace cuando se da cuenta de que se ha equivocado?

Esto viene a que no hace dos días que yo dije en público que no creía en las posibilidades de Obama; que un negro en la Casablanca más que un cambio es un oxímoron y que, aunque yo no comparto la retorcida idea que de Estados Unidos tenemos en España, los negros sólo son presidentes de USA en las películas malas.



Hoy, después de ver este vídeo en el blog de Arcadi Espada, quiero nacionalizarme de Wisconsin o de Frenchmans Bend para poder votar por Obama. Tengo motivos para creer que este hombre puede ser presidente de Estados Unidos (y para comprarme el disco de Obama... ¡Qué buen rollo me ha entrado para el fin de semana!).

En fin... Comparen.



Feliz fin de semana a todos.

X. Bea-Wisconsin (yes we can).

Etiquetas: , , ,

jueves, febrero 07, 2008

¿Motivos para creer en qué?

Queridos amigos,

la campaña publicitaria del PSOE viene a decir dos cosas: que son mucho más listos que el PP (o que tienen un plan de marketing de los buenos) y que tienen poca chicha para vender. Ya el lema, el principal, el que sale en todos los cartelicos junto al careto de ZP, "Motivos para creer" (con punto redondo gordo), dice mucho, sin llegar a expresar nada, porque ni revela cuáles son los "motivos" ni te cuenta para creer en qué. "Motivos para creer" (con punto redondo final) es un mensaje al sectario, una frase asexuada, neutra, que no se moja y que yo aplicaría, con mucho más acierto, a esta otra institución



No me digan que no le pega con esas cejas entusiastas y circunflejas: "Contra el estado hemorroidal: HEMOAL". Y sirve para todo: "Contra la Conferencia Episcopal: HEMOAL".

Pero la cosa no se queda ahí: nos están vendiendo a Zapatero como si fuera el bálsamo de fierabrás, un remedio maravilloso para todo y para nada más que para engañar al orate de turno. "Por todo lo que merece la pena"(punto redondo, de nuevo)... ¿qué? ¿Por todo lo que merece la pena qué y para quién? Para algunos, claro, más que para otros:



Para la SGAE, por ejemplo, ha merecido la pena. Aunque no lo tendría tan claro porque yo, desde luego, ahora que encima lo pago a través del canon digital, pienso quemar el Emule.

"Comprometidos con la igualdad" (punto redondo) es un lema muy acertado, aunque alguien debería haber asesorado bien al PSOE sobre la inconveniencia que supone el uso de esos puntos finales tan gordos, blancos y dictatoriales (como Franco) al final de cada lema. Un punto así, que es claramente un punto pelota, es propio del PP. De hecho, ahora que lo pienso, es probable que PP signifique exactamente "Punto Pelota". Un punto pelota es propio de gente oscura y retrógrada que no tiene motivos para creer, salvo en sus supersticiones atávicas; gente que rechaza el progreso y se parapeta detrás de proclamas cerradas al mundo: "ESTO ES ASÍ Y PUNTO PELOTA", como diciendo, "y no me des más razones, porque no, no y no". Muy mal Zapatero, muy mal. No eres un tío abierto.



Decía que es muy acertado, porque "igual da 2.500 euros para los niños que 400 para todos menos para mi señora que es autónoma que 200 para los jóvenes"... Eso sí: ha tenido cuatro años para repartir la pasta y la va a dar en junio... si gana. De momento, por cierto, yo no he olido un duro. ZP, macho, ¿qué hay de lo mío?

Con el "Vivimos juntos, decidimos juntos", ZP parece referirse claramente al Pacto del Tinell, pero a mí me viene de lujo para preguntar a mi mujer si mañana me deja ir al bar a jugar al mus con Vernia, Pablo y el Frutero: es un lema para calzonazos.



En el cartel del "No es lo mismo", aparece ZP coligiendo, la mirada perdida en la frontera de la foto, donde comienza el vacío. La frase está bien elegegida, porque a todo el mundo le viene a la cabeza la coplilla que inmortalizó el gran Alejandro Sanz, inolvidable porque no paran de machacar con ella en la radio-fórmula, y que tiene esa base filosófico-existencial-copulativa "No es lo mismo ser que estar". A ZP, sin embargo, la cópula que le preocupa en la foto no es ni ser, ni estar, sino parecer: "Parece que no es lo mismo". Yo, por una vez, estoy de acuerdo (por las cosas que me cuentan los amigos, no se vayan a creer).



Les tengo que dejar: tengo "motivos para creer" que mi hija Ana se ha cagado hasta las orejas.

Mañana más... O no.

X. Bea-Murguía

Etiquetas: , ,

miércoles, febrero 06, 2008

Vampire Weekend

Gentuza:

Este tema es para Cristinita Barrios aka Riffris y Monik Domingo,ni me escriben ni me dicen nada.La verdad es que cuando lo he escuchado por primera vez me he acordado de mi etapa no superada de adolescente.
Todo un descubrimiento en la radio durante las muy fr
ías mañanas de invierno en el norte del mundo.Una joya.

A Ninke le pone los pelos de punta... Es la forma de llevar el ritmo,aprecien la pegada en timbal base.






Y a Yogi le pillaron con los emparedados


Queridos amigos,

he leído varias versiones sobre el asunto pero, no sé por qué, me inclino a creer la que expone Albert Goldman en su libro "Lives of John Lennon".

-- Si eres tan cósmico -le dijo Lennon al Maharishi-, ya sabrás por qué nos vamos.
-- Te mataré, bastardo -respondió el santo varon. Jai guru deva ommmm.

Los Beatles habían ido a la India a dar satisfacción a la inclinación natural del hombre por la trascendencia, de la misma manera que hubo una ola de actores de Hollywood que se convirtieron al budismo o Madonna a la Kabbalah o yo mismo, que me convierto todas las noches en Ronkman el Terrible . Si lo hicieran hoy, diríamos que es una excentricidad más de los Beatles para seguir siendo cool: es comprensible la necesidad espiritual de unas personas sometidas a tanta presión como ellos, pero, vamos, teniendo la catedral de San Pablo en Londres... Pero eso no es cool. Noooooo, ellos con el Maharishi.

Pasaron meses en la India, con el Maharishi y una corte de amiguetes, en busca de la trascendencia hindú, de una espiritualidad que se pretende cósmica y etérea y que, en teoría, está fundada en la austeridad, en la renuncia a lo material, en el desapego al placer. No es muy distinta de la trascendencia cristiana-paulista: renuncia y ganarás. Cuando, a su regreso, según Goldman, preguntaron a Ringo Starr si había sido dura la búsqueda del Nirvana, el batería (que se cayó en la marmita de ácido cuando era pequeño) respondió con un lacónico "No, no ha sido muy duro".

Nos ha jodido.

A los Beatles se les pasó volando el tiempo que estuvieron en la India o, más bien viajando, de trippy en trippy, todo el día pedo y practicando el amor libre. Fue tanto el amor que repartieron en la India, que, según se dice, el gurú espiritual decidió liberarse de todos sus bienes materiales (es decir, de la sábana ésa de fantasmón que llevaba como único atuendo, porque la pasta la ha tenido hasta el día de su muerte) y se lanzó haciendo el helicóptero sobre Mía Farrow. ¡A Yogi le habían pillado con los emparedados!

Fin de la historia. Aunque en la búsqueda la transcendencia no todo fue tan negativo: se pusieron hasta el culo y le dieron a la matraca pero bien dado. Además, Lennon escribió esto que canta (pero que muy bien) Fiona Apple:



Yo no soy muy religioso... Bueno, ni mucho ni poco, pero entiendo que si uno no encuentra la trascendencia dentro de sí, en la India tampoco va a dar con ella. Lennon fue el primero en darse cuenta, quizá porque fue el primero que se despertó del pedo.

X. Bea-Murguía (trasciendan)

martes, febrero 05, 2008

El Asunto Hamilton




Gentuza del Sur:

La Formula 1 que desde Wells&Bea-Murguia seguimos con devoción y de la que incluso ya tenemos todos los gadgets que Fracasando Alonso y el tipo calvo ese de la tele también conocido como su novia, anuncian, no puede convertirse en un espectáculo violento. Pero claro ahí están esos fan del tunning extremo, esos enriquecedores de las tiendas Aurgui creando una nueva clase de gamberros de la Formula1 nada menos que en esa enriquecedora localidad de Montmelo que les recomiendo para sus próximas vacaciones.

Según informa un conocido diario este no se trata de un hecho aislado en España. Ya existen antecendentes, recuerden a ese paladín del pensamiento europeo que en paz descanse: Jesús Gil por ejemplo, que están generando que el resto de Europa nos mire como auténticos iconoclastas del buen rollito multicultural que se lleva en esos sitios tan históricamente abiertos a lo que es el cosmopolitismo: ese Berlín con ese pedazo de barrio turco, ese Paris en la que apenas hay guetos de gente de otras latitudes mas al sur perfectamente integrada, ese Londres que distingue a los british de los verdaderos english, esa Viena de Heider, los conceptos de “allochtonen” holandés o rijksgenoten del que ya les hablare un día de estos y que son harto educativos para los niños etc... . Pero claro se quiere hacer un asunto de Estado por parte de los que se la cogen con papel de fumar hipócritamente por ese concepto de la civilización que tienen los sajones.

Porque claro, dar los peores trabajos a ciudadanos que casualmente son de color, no dejarles entrar en los círculos sociales que permiten el avance a las personas menos favorecidas, eso es ser integrador y uno debe elevar protestas diplomáticas para el marketing populachero que se lleva.

Ahora, lo de esa panda de bakalisters o de nengs insultando al pobrecito este de Hamilton es un síntoma mas del papichulismo que se lleva,hay determinadas personas que están intentando convertir España en una especio de territorio Mad Max.

Hormon Wells
No me sean gamberros. Compórtense gueys.




Galería y desfile de tal y cual (...recordar por qué) (II)

"La bella y graciosa moza... Este, bueno... lalalá lalalá... la colgó de un abedul".
Les Luthiers.

Pues lo mismo.

Queridos amigos,

esta botella, whisky Talisker (18 años), se compró el 7 de marzo de 2007, cumpleaños de Jaime Briones, en la propia destilería situada al sur de la isla de Skye (en gaélico An t-Eilean Sgitheanach, que significa "Plasticuero que se pega en las pantorrillas"), prácticamente al pie de los Cuillin, un lugar de película. Podría parecer que esa botella es fruto del ingenio humano, pero, en verdad, el hombre por sí es incapaz de producir algo tan majestuoso, por lo que podemos menospreciar su influencia en el resultado final. El ingrediente básico de Talisker es la propia isla donde nació. En Skye el mar es gris y violento y el aire sopla como una mano que acariciara sin cesar los cabellos de los Cuillin, donde espera la turba que ha de proporcionar al whisky ese sabor especial a Escocia, a yodo marino, a monstruos ahumados de leyenda, al sonido de la cornamusa en la niebla, a soplagaitas con faldas y bolsito de cuadros que lleva las bolas libres y a la buena de Dios (con claro riesgo de resfriado genital).

Acabo de descubrir que soy capaz de decir un montón de gilipolleces sobre el whisky cuando lo que quiero expresar es que el líquido ambarino que, en su día, contuvo esa botella era digno de la etimología de su nombre: usquebaugh, el agua de la vida. Y es verdad que ahora parece vacía y puede que quien no ha participado en el proceso de su sacrificio piense que no es más que un vidrio reciclable, pero lo único que ha salido por su cuello es el agua: la vida sigue dentro.

Después de hacer de Gracita Morales por tierras de Escocia, de traductor, guía y fiel criado, ya en Madrid, Rodrigo y Cristóbal me sorprendieron agradeciendo mis servicios (que siempre fueron gratis et amore) con esa botella. Por eso, su caja azul resume un viaje inolvidable con dos buenos amigos. Yo, que no me lo esperaba, la recibí emocionado y, en los abrazos y besos, juré que la pondría encima de la mesa la próxima vez que nos juntáramos. Así que, esa botella es, además, una promesa de amistad inquebrantable.



Lo que pasa es que, como yo soy así, que pienso que la felicidad que no se puede compartir se convierte en amargura, un día que vinieron Vernia, el Frutero y Pablo a jugar al mus a casa, no me pude resistir y dije:

-- Tengo un whisky cojonudo.

Por lo que esa botella de Talisker es un icono de la generosidad y el sacrificio, del afán por compartir la vida espléndidamente, más allá de la palabra dada. A lo mejor ustedes lo ven como una traición, pero, en todo caso, lo sería por una causa justa.

También un poco de inocencia, porque, al ponerla sobre la mesa, pensé que probaríamos un poco, pero nos la bebimos entera. Salud y felicidad en un rito que, aderezado con el humo de los puros, hizo partícipes a tres amigos más de la dicha del viaje a Escocia con Cristóbal y Rodrigo: ya éramos seis los que habíamos ido a saborear Skye.

Ahora se lo dejo a su arbitrio: tiro la botella a la fosa común del depósito de vidrio o guardo sus cenizas en la estantería, como recuerdo de vida, generosidad, agradecimiento, besos, abrazos, mus, puros... Amistad... Felicidad compartida.

Ya saben que yo soy partidario de dar un entierro digno a mis muertos.

X. McBea-Murguía (haré lo que me digan: amnistía o muerte).

Y no todo lo que aquí se dice es verdad. Ahora, voten.

Etiquetas: , , ,

lunes, febrero 04, 2008

Paparazzi de mí mismo


Queridos amigos,

me pasa, de un tiempo a esta parte, que ya no puedo contar cosas interesantes de mi vida en las reuniones familiares o cuando estoy con los amigos de juja. Es normal porque, claro, ya lo he contado todo aquí.

Mi madre ha dejado de llamarme por teléfono:

-- ¿Para qué?- me pregunta-. Si ya lo sé todo y el teléfono está muy caro.

Es como si yo mismo estuviera violando mi propia intimidad. ¿Se podrá hacer eso? ¿Es posible violentarse a uno mismo, forzarse, obligarse contra la propia voluntad a, no sé... A realizar el acto sexual consigo mismo? ¿Estará este delito recogido en el código penal? ¿Habrá modo de denunciarlo en algún sitio una autoviolación: forzarse a uno mismo a mantener relaciones sexuales con uno mismo a pesar de que uno mismo se ha dicho que no a uno mismo?

-- ¡Señoría! ¡Yo me dije que no!
-- ¡Absuelto! ¡Es que vas provocándote!

En serio: me he convertido en paparazzi de mí mismo. Me veo a mí mismo con la cámara empalmada, al otro lado de mi ventana, parapetado tras las matas esperando a que yo mismo me dé la exclusiva del año; me persigo en moto, voy tras mi coche que circula a toda pastilla por la carretera huyendo de mí mismo y, cuando paseo por el mercadillo de Tres Cantos, me tengo que subir los pantalones hasta los sobacos y me digo a mí mismo:

-- ¡Que no me grabes más!

Busco con denuedo en mi vida algo divertido e interesante que contar en H.Wells & X.Bea-Murguía y, cuando lo encuentro, lo largo aquí sin ningún tipo de vergüenza, de manera que, cuando me veo con familiares y amigos, permanezco mudo, taciturno, derrelicto en un mar de palabras. Si digo:

-- Pues el otro día fui a la ferre...
-- ¡Ya lo has contado en el blog! -me responden-. ¡Pesao! -añaden.
-- Coño, es verdad. Ya lo he contado todo en el blog- y enmudezco.

Estoy un poco cansado de seguirme tanto y de no dejarme vivir en paz, de violentar mi intimidad y mi vida privada y de no poder salir al mercadillo con Isabelita y Paquirrín, aunque sea yo mismo quien ande detrás de mí todo el día. Voy a llamarme delicuente:

-- ¡Delincuente! ¡Que eres un delincuentes! ¡Que no me grabes más! ¡Que no me grabes más!

Sufro cierta desazón por esto. ¿A usted no le pasaría?

Estoy completamente determinado a darle un vuelco al asunto. Les pregunto: ¿cómo saben ustedes que lo que yo cuento aquí es la verdad? ¿Quién ha dicho que en H.Wells & X.Bea-Murguía optemos fielmente por la verdad cruda, esa mujer con toca que cuando se desnuda resulta que lleva bragas de esparto, antes que por una hermosa, voluptuosa y sugerente mentira?

No se lo crean todo, por favor, que soy acólito, adorador y partidario de la mentira (no olviden que soy periodista). La verdad no os hará libres. Esa falacia es el argumento de la gente gris. La mentira es creativa, imaginativa, enriquecedora, abre las mentes, reparte esperanzas, orienta a los perdidos, consuela a los afligidos, auxilium cristianorum, vidadulzuraesperanza nuestra... Háganme caso: ¡mientan! ¡Mientan como Pinocho a Blancanieves (ya saben) y libérense del yugo de la verdad!

Dejemos la verdad absoluta a los políticos.

Todo este rollo, y perdonen que al final me haya dado esta vena gabilonda que me da a veces (ustedes sabrán disculparme, pero uno ve un púlpito y no puede evitar dar misa), venía porque quería proponerles un juego. Todos los días voy a mentir (o no) y ustedes, los que se atrevan, tienen que denunciar la trola y explicar por qué creen que es mentira. Es como quedar de acuerdo con mi paparazzi para hacer un montaje y vendérselo al Diez Minutos.

-- ¿Vale? -le digo a mi paparazzi.
-- Vale -me respondo.
-- ¿Empezamos hoy?
-- Empezamos hoy. Ya he mentido.

X. Bea-Pinocho (la foto está dedicada a aquellos que piensan que el tamaño no es importante).

Con gran pesar, y alivio suyo, les anuncio que el 17 de febrero, domingo, me tengo que pirar a Miami, donde permaneceré todo el día 18, para después coger un avión a Managua, de donde partiré por carretera a Estelí, en Nicaragua aún. Allí voy a estar tres días para, pasado ese tiempo, dirigirme a Tegucigalpa (Honduras), donde estaré otros cuatro días. Regreso a Madrid el 25 de febrero, lunes, a las nueve de la mañana.

¡Ay! ¡No les dé envidia!

Etiquetas: , , ,

viernes, febrero 01, 2008

Cayetana,no la de Goya.


Escuchar hablar a Cayetana Álvarez de Toledo inspira paz. Esto dicho así puede parecer cursi, pero tengo que reconocer que mientras escuchaba su intervención a través de un podcast de una conocida radio calificada por muchos como reaccionaria y considerada por otros como una radio de toda la vida y por los menos por un canal humorístico, me relajaba oír su entonación morbosa medio argentina medio francesa.

Se puede estar de acuerdo o no con sus postulados políticos pero es evidente que Cayetana es una representación viva de la mesura y en cierto sentido de la modernidad, algo falto en el discurso e imagen del Partido Popular. Cayetana desmenuza cada pregunta y responde con un increíble sentido común sin ataques personales y sin dogmatismos. Cayetana puede llegar a ser la primera Cayetana recordada históricamente incluso antes que la amada de Goya.

Cuando a lo largo del día he intentado documentarme sobre lo que hay detrás de esa voz, sabía poco más que escribía en el diario EL MUNDO, encuentro que Cayetana es Doctora en historia moderna por la Universidad de Oxford lo cual me infunde un cierto respeto y finalmente que es candidata en la lista por Madrid del Partido Popular.

Y luego ya viene la mala leche para desacreditar: que si es la candidata de un famoso locutor de la COPE, que mi Microsoft Word denomina automáticamente Lozanitos, junto con el archiconocido arrogante P.J Ramírez, que si es una ignorante, que si es una maletilla, incluso se la llega a denominar galga afgana... ¿Se trata de algun sinónimo de suripanta?.

No se puede tener una mala leche tan rastrera y cutre, siempre se debe desacreditar al enemigo con gracia, hacer escarnio y bufa, pero ingeniosamente. Por otro lado yo desacreditaría el nuevo disco de Pedro Guerra sin haber escuchado el mismo, parece ser que este tipo no se rinde y su dentista tampoco.

Si todos los políticos hablaran como Cayetana...

Hormon Wells

Etiquetas: ,

Que veo: "El mundo en portada"


Queridos amigos,

ante todo, hoy es el cumpleaños de mi hermano Luis, 37 faros ya, así que procedan a felicitarle al hombre y a darle aliento, que últimamente anda corriendo de un lado a otro, más ocupado que el baño de un prostático. Muchas felicidades, Lutxo. Besos.

Aunque de sobra saben que soy ceporro y me voy a la cama con Casimiro (o sin ella), la mayor parte de los días, cuando ya he repartido la morfina entre la tropilla y estoy tranquilo, me gusta ver "El mundo en portada", programa que mucho les recomiendo, en Veo TV (la tele de "El Mundo") que lleva con impresionante buena mano mi amigo Rafael Martínez Simancas.

Es un completo repaso a la actualidad del día, aderezado con una tertulia ecuánime, variada y llena de opiniones de todos los colores, que Rafa administra a la perfección apagando cualquier conato de discurso encendido: retira y distribuye la palabra como un croupier del debate. Lo hace francamente bien. Eso sin contar el mohín presumidote que lanza cuando da paso a la publicidad. Es bueno Rafa y, además, da bien en cámara. Un punto más para "El Mundo".

El programa es de lunes a viernes, a partir de las 22.00 horas, en Veo Tv. Yo procuro verlo, aunque confieso que, en ocasiones, el cansancio me puede (madrugo mucho) y sucumbo para, después, despertarme hecho una madeja ora con el impresionante anuncio del Jes Extender, aparato de tortura medieval que, aplicado al pene, te convierte la panetela en una julieta nº2 (lo alarga y engorda), ora con un culebrón sudamericano que es igual de malo que el resto de su clase, oígame Luis Alfredo, pero en este sobreactúan de mala manera haciendo como que follan con musiquilla de ascensor de fondo, ella desnuda y en éxtasis, él con los calcetines puestos. Es precioso. En ese momento, aturdido, pensando que no debe de haber nada en el mundo más doloroso que un éxtasis orgásmico ininterrumpido durante más de media hora, sin más sensibilidad en el cuerpo que para el dolor de espalda, me voy al colecho.

La semana pasada, o hace dos, el programa parecía una extensión de H.Wells & X.Bea-Murguía: Rafa, David Torres, Antonio Miguel Carmona y, cuando entra la sección en la que se habla de tráfico, me aparece un total del Frutero hablando (demostrando que es capaz de hacerlo en serio) de algo que no era la II Guerra Mundial. Me descojoné de risa. Es bueno el Frutero. Muy bueno. Un besamanos para él.

Casualidad, o no, comí con Rafa, Torres y Carmona al día siguiente. Nos fumamos un Ramón Allones Specially Selected que estaba delicioso y, con mucho cariño, les señalé que, según mi modesta forma de verlo, en un plató de televisión uno no puede repanchingarse en el sillón ni cruzar las piernas si se llevan puestas unas botas de monte y unos calcetines de ascender al Nanga Parbat, porque la gente no le toma en serio por muy sesudas y bien fundamentadas que sean las opiniones de uno. Y no es que yo sea el gran Gatsby, ni mucho menos, pero hay ocasiones en las que hay obligación de esmerarse en el aspecto y la forma de vestir para que ese envoltorio, y es así por desgracia, dote de mayor solidez a las opiniones y a la mucha ciencia que atesoran mis amigos.

Me dieron la razón. Claro. La tengo. El hábito, para los demás, sí hace al fraile.

Nada más reincorporarme al trabajo del permiso de paternidad, aparecí un miércoles en mi trabajo con pantalones holgados de pernera recogida, camiseta amarilla de frikie del buceo, jersey pelotillero de cremallera, calcetines de rayas naranjas y azules y esas zapatillas negras que todo el que me conoce cree que son las únicas que tengo, porque voy tan cómodo con ellas que no me pongo otra cosa.

-- Vamos -me dijo mi jefe.
-- ¿Adónde? -pregunté en fuera de juego.
-- Tenemos una reunión.
-- Joder -pensé.

Reunión al más alto nivel que no estaba apuntada en mi PDA y, por tanto, no existía.

-- No te preocupes por tus pintas -me tranquilizó-. Pareces un creativo guarrete de una agencia de publicidad. Hasta nos viene bien.

Iba disfrazado de pordiosero para pedir en la puerta de la Iglesia y me sentí incómodo, sojuzgado, toda la reunión, como si hubiera acudido a ella vestido o, lo que es peor, como si se me hubieran caído los pantalones evidenciando mi Jes Extender recién estrenado. Entiéndanme: a mí me importa tres narices cómo vista la peña, pero sé que a aquellos yuppies del marketing, del target y del product management assistant deputy con los que me reuní no piensan igual que yo.
Usted ¿con qué atuendo va al curro? ¿Cree que es importante o no? ¿Cómo se sentiría si fuera, por ejemplo, con jersey a una cena de trabajo y resultara que todos los demás van encorbatados? Hagamos terapia de grupo.
X. Bea-Murguía (tenía un par de anécdotas que contar, pero me las dejaré para otro día).

Etiquetas: , , ,