viernes, abril 27, 2007

Nieuw Bericht: El Temita del Viernes





Más chulo que un ocho. Uno, que es cosmopaleto, les sugiere para el día de hoy una obra maestra de la nueva poesía francesa. Mathieu Chedid conocido por el concepto minimalista de –M-, origina opiniones controvertidas en la casa de masajes de la Kinkerstraat, a 60 Eur el masaje durante una hora. Para algunos es simplemente “M” de merde y unos pocos consideran a este extravagante artista simplemente el heredero de Jacques Brel, algo exagerado por supuesto,Brel era un putero enamorado del barrio rojo y encima de un sitio tan marciano como Bélgica.

La letra de Mathieu Chedid es un monumento al Neo- Ultraísmo y perdonen por la extravagancia pero a uno le gusta decir esto porque queda como muy revival y precursor de ese nuevo siglo paleto de La Latina y Lavapiés que tanto gusta.

Para los mas afrancesados dejo la letra que seguro que les deleitará.

J’étais sage comme un orage

Ni virtuel, ni imbécile

Je sais bien ce n’est plus de mon âge

Comme tu vois j’ai l’instinct fragile

A penser à tout çaJ’ai une larme qui coule

C’est l’instant qui veut ça Nostalgic du coo

lAutomate traumatisé

Je m’détraque trop attisé

Je me lève à l’eau glaciale

Je déteste ce confort social

On grandit bien trop vite

Sur cette planète plastic

Ou la vie semble pratic

Aujourd’hui je saisis ma chance

Tu dois retrouver ton enfance

Je m’enivre à la limonade

Autour de cette foule

Je plains tous ces maladesNostalgic du cool

Aujourd’hui je saisis ma chance

Tu dois retrouver ton enfance

J’y cours tout de suite

Hormon Wells




Etiquetas:

¡Bah! Sesenta vidas


Queridos amigos:

solamente un par de líneas, que hoy es tarde, anoche fue tarde (gracias a Uxía y a Miguel) y lo pasamos muy bien tomando una copilla a la salud de Javier, Bárbara y Mateo (The Asturian Experience... La llave a A. Huberman...), familia, amigos, algún encuentro inesperado (¡que el mundo es muy pequeño! ¡Miren que se lo tengo dicho!) y otro blog, el que escribe Luis Marca que es intimista y con mucho buen rollo (como él): Sal, sal y pimienta. No te preocupes, Luis, me han dicho eso mismo en casi todas las ocasiones. Esto me recuerda que hace tiempo que le debo a Faserem colgar en la lista de blogs recomendados el suyo (perdóname, pero ha sido como esas cosas que nunca haces sin ninguna razón porque, en verdad, sí quieres hacerlas): FASEREM

Comienza Martin Amis su "Koba el Temible" (Anagrama):

"PREPARACIÓN
He aquí la segunda frase de "La cosecha del dolor: colectivización soviética y el Gran Terror" de Robert Conquest:

"Quizá podríamos poner en su justa perspectiva el presente caso diciendo que se perdieron veinte vidas, no por cada palabra, sino por cada letra que hay en este libro".

Esta frase representa 2.700 vidas. El libro tiene 411 páginas.

"Comían boñigas de caballo, entre otras cosas porque solían contener granos de trigo enteros" (1.540 vidas) "Oleska Voitrojovski salvó su vida y la de su familia comiendo carne de caballos que habían muerto de muermo y otras enfermedades de la cooperativa" (2.640 vidas)".


Y sigue. Y sigue.

¡JODER! (100 vidas)... Stalin (120 vidas)...

Lo dejo porque tengo poco tiempo esta mañana, veo que me voy a enrollar y esto ya roza él genocidio. (1.580 vidas)

Abrazos y besos a todos que es viernes.

X. Bea-Murguía (220 vidas)

Hoy es el cumpleaños de mi compañero José Carlos... ¡Un abrazo!

Etiquetas: ,

jueves, abril 26, 2007

Gente que viste de negro


Queridos amigos:

entre las tonterías que uno tiene que escuchar por llevar orejas, las de los nacionalistas son las que más me asustan. No existe melancolía más triste que aquella que se ahoga en el recuerdo lacrimoso de tiempos que nunca fueron, que aquella que trata de forjar la identidad legendaria de un pueblo que se presenta como puro, inocente, sin mácula, entregado al terror de un vecino sediento de sangre, zarandeado por una injusticia histórica aún sin reparación.

Este pensamiento es la semilla del nazismo.

Sí, sí. NAZISMO, con su aura de pensamiento único: gente vestida de negro que trata de impedir a patadas que los demás pensemos lo que nos dé la gana. Por supuesto, son tan imbéciles que consiguen justo lo contrario.... LEAN, LEAN... Escribe Arcadi Espada. (A lo que me refiero comienza a partir de "Tipos", pero leanlo todo).

¿Dónde están los que piensan y publican que "Los libros arden mal"? ¿Dónde están los que firman Manifiestos por el Buen Rollo? ¿Acaso tenemos que pensar que "Los libros arden mal, pero para darles de patadas son de puta madre"?

No exagero. Hoy hace 70 años del bombardeo de Guernica, que puede ustedes sin dificultad identificar con el Tratado de Versalles, y el PNV exige al gobierno español que pida perdón.

No en mi nombre, desde luego. Ante mí, en estos mismos momentos, el "Guernica" de Picasso me recuerda las atrocidades que están aún por suceder, cuya génesis es esa misma clase de estupidez humana que viste de negro.

Mi pequeña solidaridad con Arcadi Espada y Javier Pericay.

X. Bea-Murguía

Etiquetas:

miércoles, abril 25, 2007

Frikis de Amsterdam (I) Ron



La densidad de frikis por kilómetro cuadrado en esta ciudad es digna de un estudio antropológico. Podemos afirmar que Amsterdam posee la población mas freak de Europa.
Comenzaremos por Ron.

Ron es una buena persona, como buen holandés y a pesar de declararse “squatter” y punk ,lo que viene a ser un ocupa de verdad, nada de niñatos pijos de Barcelona o Madrid,porta su agenda gastada de hace dos años para concertar diferentes actividades alcohólicas,lo que resulta un cachondeo por la diferencia de fechas. Con sus 50 años da gusto escuchar sus historias de cuando Nina Hagen habitaba el Oud West y le invitaba a tomar copas junto a su novia,o cuando Jim Morrison tuvo que anular un concierto en el Musik Gebouw por masiva ingesta de drogas. Infinidad de historias de finales de los 70 reconvertidas en un amante del “electro sound” que derivan en comportamientos bizarros portando un CD de Nine Inch Nails intentando que cualquier camarero ponga en el bar.Esta historia me suena.

Ron demuestra un conocimiento de la literatura en castellano asombrosa, te deja con la boca abierta hablando de Miguel Delibes, de Torrente Ballester, de Cela... aún más, es capaz de hablar de los diferentes ensayos sobre Don Juan. El colmo fue su charla sobre Al Gore, gritando en mitad de un bar “fuck Al Gore”,completamente indignado por la actitud del personaje.

La novia de Ron vive en Berlín, según me cuenta, su ultima novia fue una lumi del barrio rojo,”yo no era su chulo” asevera. La tipa le dejo una deuda bastante considerable lo que quedo saldado con numerosas invitaciones a cenar a diferentes restaurantes de la ciudad,algo que he cuestionado pero que Ron afirma.A pesar de que su novia es alemana,reniega de mi cuando intento comentarle algo mezclando el alemán y mi pauperrimo holandés,"No estamos en alemania","Tampoco hablo con ella en alemán,perdieron la guerra",me dice intentando que me esfuerze por hablar el genuino acento del Amstel.

Enemigo acérrimo de los teléfonos móviles, es incapaz de guardar el numero en la agenda de su móvil, Ron intenta durante la ultima semana convencer a la gente de que no acuda al koninginnedag,el famoso día de la reina, que será este próximo día 30 de Abril.”Me marcho al pueblo”,me dice todo ofendido mientras se mete su Zatte, una cerveza interesante completamente autóctona de 9% de alcohol que provoca estragos entre las jovencitas del barrio.Ron es de una honestidad brutal,un verdadero nuevo amigo al que aprecio por su paciencia ante mis numerosas preguntas de individuo nuevo en la ciudad,por sus lecciones de humildad y hospitalidad,aunque no deje de ser un friki.

Hormon Wells
Nog een Birche?

Etiquetas:

Un nudo gordiano de Sos del Rey Católico


Queridos amigos:

mi compañero Antonio, en adelante Mi Antonio, es una bellísima persona. Tiene sus cosas, el hombre, como su afán por desertar de Madrid y volverse al pueblico, allá, en las Cinco Villas (a Zárágózá o al charco). Quiere jubilarse y olvidarse de nosotros (con lo que lo queremos), y marchar al pueblo para hablar de las cosas que son realmente importantes en el vida: si la cosecha va a ser buena o no, si va a llover o no...

Mi Antonio es buena gente, de la buena, buena. Tan buena, que en la oficina lleva el departamento entitulado "Sección marrones", useasé: ¿que llama un pesado, de esos que están aburridos en su casa, porque quiere contarnos que ha dado con la piedra filosofal y la quintaesencia?

-- ¡Antonio! Es para ti.

Y Mi Antonio, que no me extraña que se quiera olvidar de nosotros, se pone al teléfono y aguanta marea. ¡Qué gran profesional del marrón!

Mi Antonio tiene una capacidad de trabajo que, cuando se jubile, lo vamos a echar de menos. Se pone el tío a darle al piano y no para de parir textos. ¿Que necesitas una tapa de boquerones porque se ha caído algo? Él tiene una doble ración de boquerones, bienmesabe, chanquetes... Es la leche. Eso sí, entre que es medio de Zárágózá y medio de Orejilla del Sordete, mete unos berridos por teléfono que un día va a causarle un paro cardiaco a su interlocutor:

-- ¡DON FLORENCIO!
-- Antonio, hombre, ¿por qué no sales con un canuto a la ventana y le ahorras dinero a la empresa?
-- Tienes razón -responde siempre-. Es que estoy teniente y senecto. Me tenéis que jubilar.

Lo siento, macho, pero en lo que yo pueda intervenir, tú te quedas en Madrid encadenado al tonel de las Danaidas. Nadie pone un título como Antonio y de eso ya queda muy poco en la profesión.

Mi Antonio, todo lo bueno que es y todo lo gran profesional, es El Despiste. Yo me lo puedo imaginar buscando en su armario, a buen seguro un batiburrillo de ropa, libros y papeles perfectamente desordenados, el bañador sin goma de hace diez temporadas para bajar a la piscina a aliviarse de la ola de calor. Casi lo estoy viendo apretando los dientes para atar la cuerdita de la prenda bien fuerte, componiendo un nudo breñado del mismo centro Zárágózá, que no deje respirar a los microbios. En las Cinco Villas los nudos marineros son gordianos y sin espada "ni arrestos para cortalos". A Zárágózá o al charco. O a San Sebastián, que lo tienen fresco.

El bañador, divorciado de la firmeza primigenia que lo ajustaba al talle, cede a la tensión de la cuerda formando ondas en el perímetro de la cintura de Mi Antonio, como si se hubiera asegurado los pantalones de mi abuelo con una cuerda de arpillera, pero queda inamovible, preso e incapaz de una traición. En caso de salto del ángel, el nudo gordiano garantiza que el bañador refrenará sus ansias de libertad, cualquier intento de irse a nadar por su cuenta.

Ataviado como un bañista de los setenta, con bañador largo y la estampa de la Pilarica bajo la camiseta interior de tirantes (y si esto no es trangresión que venga Pedro Almorrana y lo vea), Mi Antonio se baja a la piscina de su barrio dispuesto a deshacerse del pegajoso marcaje del calor. Pero, ¡ay, amigos!, cuando al contacto del agua la cosa urge, el nudo que se hizo "hay que desfacelo", quiera o no, aunque si Mi Antonio es de Sádaba, el nudo es de Sos...

-- ¡Mecagüensos!

Así que ahí tienen al buenazo de Mi Antonio, peleando con el nudo gordiano de Sos del Rey Católico, tratanto de inhibir el baile de San Vito, tensando todos los músculos de la cara entre la urgencia urinaria y el empeño de la lazada en no ceder, porque es más maña que Paco Martínez Soria en "La ciudad no es para mí". Con el apuro del momento, el despiste que lo distingue y ambas manos en las postrimerías de semejante parte, Mi Antonio pide sopitas al primero que se le acerca.

-- ¡Oye! ¿Me echas una mano?

Estoy convencido de que, inocentón, ni siquiera miró a quién le pedía ayuda. Se lo dijo a una chica joven en biquini de moda que lo miró de hito en hito con un careto lleno de significado y expresión.

Ayayayayayay Antonio. ¡Qué gran persona! ¡Qué gran profesional!

X. Bea-Murguía (no me ha llegado a contar si el truquito le funcionó. En caso afirmativo, cosa que les será comunicada, ¡no tiren el bañador flojón de hace cinco años!).

Etiquetas: , ,

martes, abril 24, 2007

El octavo velo


Queridos amigos:

como Juan Manuel de Prada tiene una Jimena y yo tengo un Rodrigo, se le ocurre que podríamos juntarlos. No me parece mala idea, pero como yo no soy tan valiente, le digo amedrantado:

-- No lo digas demasiado alto que nos crucifican.

Mantuve el otro día una animada charla con él, con “El séptimo velo”, su última novela, como mera excusa instalada en el trasfondo de nuestra conversación, alrededor de lo que he decidido llamar el octavo velo. Tener fácil acceso a un hombre como Juan Manuel de Prada es, para mí, un privilegio enriquecedor.

De Prada es un escritor que no responde, en absoluto, a la idea que han forjado de él sus detractores que, quizá por alguna vocación frustrada de entomólogo, necesitan clasificar tipos humanos en virtud de un maniqueísmo demasiado infantil como para ser tomado en serio. En el fondo, son los mediocres que, asistiendo a la danza de los siete velos, se creen que el clímax es el destape de la vulva y se conforman extasiados con esa gran mentira que les hace la vida cómoda.

En su novela, premio Biblioteca Breve 2007, De Prada hace una generosa exhibición de los términos medios que son los que, en verdad, mueven la vida. Muy alejados de los grandes discursos y de los ideales, los acontecimientos históricos se decantan casi siempre decisiones sencillas que no son gregarias de cruzadas ni de epopeyas, sino que tienen que ver con las circunstancias de las personas que las ejecutan. Un héroe de la Resistencia Francesa puede decidir tomar partido por la muerte anónima de su padre en un bombardeo. Un soldado alemán puede no ser capaz de matar a sangre fría a quien considera un terrorista. Un líder comunista puede celebrar la invasión nazi de Francia. Un republicano español, convencido de la causa de la democracia, puede ser de derechas. Un cura de la posguerra puede no ser un pederasta.

“El séptimo velo” es, ante todo, una novela que desmonta estereotipos sin tratar de imponer los contrarios. Por eso es valiente, porque defiende postulados que hoy no molan y aboga por una manera de mirar al pasado que olvida la memoria histérica y la sustituye por un recuerdo crítico y contrito, sí, pero compasivo y no apasionado. Un primer paso para arrancar ese octavo velo, el de la falsedad que nubla la memoria, podría ser escribir novelas como “El séptimo velo” y que ustedes las lean y nos demos cuenta de que las mentiras, aunque cómodas, aunque puedan satisfacer hoy como una bailarina que muestra su coño, a la larga nunca son inocuas.

Yo les animo a leerlo. A mí la primera parte se me hizo un poco más difícil, tal vez porque te lleva a un destino ya conocido, pero la segunda parte y el desenlace me ofrecieron una satisfacción tras otra, al comprobar que nada de lo primero que había leído era casual, sino que respondía a una estructura temporal muy bien diseñada.

Una buena novela, para mi gusto de no experto, sin duda, la mejor que ha escrito Juan Manuel de Prada.
X. Bea-Murguía

Etiquetas:

lunes, abril 23, 2007

Cho-Chin



Cho-Chin

El hombre es el único animal capaz de tropezar dos veces en la misma piedra. Este refrán se conoce por el pueblo de los Estados Unidos de otra forma: Dale a mi hijo un AK47 y ya veras que fiestón monta en el Aula Magna de la Facultad. La historia siendo dramática, mueve al cachondeo, a la bufa y al escarnio. La vieja historia de siempre, en este caso protagonizada por el primo del chino cudeiro.
Hay cosas que a uno le llaman la atención, se habla de un tipo taciturno que espía a sus compas de clase detrás de los árboles en el mejor estilo Don Pimpón y que les considera libertinos. La reacción del gobierno no se hace esperar, a partir de ahora cualquier estudiante universitario de USA deberá pasar un reconocimiento psicológico, como dice el armero que realizó la transacción con el Cho-Chin, nada de esto hubiera pasado si todo el mundo estuviera armado. Para que vean la concepción ideológica del nuevo siglo entre el gremio de la armeria USA,que roza la involución hacia el medievo. Una entrevista concedida a un canal alemán acaba con el armero indignado diciendo que los europeos no se tienen que meter en sus asuntos y el tipo espeta algo así como Usted no le puede enseñar a su padre a tener hijos.

Lo curioso es que se crea un debate absurdo entre la sociedad bienpensante europea acerca de portar armas y en cierto sentido el ciudadano medio USA tiene razón. Portar armas es un derecho constitucional para ellos, algo que para el ciudadano medio de Bagdad no es necesario siquiera :uno puede encontrar directamente un Tupolev de segunda mano para marcarse unos raids en un mercadillo. El europeo en este sentido puede parecer arrogante, imaginen que quisieran eliminar una libertad de su constitución que durante los años ha generado su identidad como individuo, en cierto sentido molestaría.

Por otra parte podemos hablar de un país que cree en la libertad del individuo hasta llegar a un concepto de anarquía, en su sentido laxo: ausencia de normas que repriman vulnerar la libertad de los demás, insertado dentro de un sistema capitalista. Con otras palabras:si el chino esta jodido porque la china no le hace caso y a consecuencia se compra su par de pistolitas pues que le vamos hacer.

Sobran interpretaciones racionalistas. El Chinorri estaba mosqueado y por allí las cosas funcionan así. Cada nación posee un Volksgeist diferente que decía un tipo hace mucho tiempo .Luego dicen que el Derecho no sirve para nada.


Hormon Wells
Tomando una copita en Spui.



Etiquetas: , ,

El día del libro

Queridos amigos:

hoy es el día del libro, así que... Libro.

X. Bea-Murguía

Recuerden que, hoy, a las 20,30 horas, en la librería Altaïr (Gaztambide 31), se celebra justo esto de aquí abajo, con la presencia de Ed Wood, Sal Mineo y La Grupie... Je.

Etiquetas:

Lección de francés

Queridos amigos:

Era un broma. Aquí estoy. Lunes. Estoy un poco JRJ, por razones que no vienen al caso, pero que incrementan mi perplejidad respecto al de Moguer...

¡Oh mar! ¡Cielo rebelde
caído de los cielos!

Que le den un premio o algo ¿no?

Voy a ello. El pensamiento político de hoy va para Francia, que nos ha dado un par de lecciones este fin de semana. A saber: una participación de casi el 85% en las elecciones presidenciales y una sonora patada en el culo fascista de Jean-Marie Le Pen. Después diremos que los franceses son lo que quiera, oiga, pero chapeau.

La última vez que estuve en París (en mi opinión, de lo que yo conozco, la ciudad más bonita de Europa) antes de volverme a Madrid, me pasé por una quesería que hacía chaflán cerca de la Rue de la Pompe y compré un camembert que olía a cadáver de leche. Delicioso. En el avión, mi mujer me exigió que alejara la apestosa vianda de su fina pituitaria, así que guardé mi mochila dos o tres compartimentos más atrás y, cuando llegó momento de desembarcar, esperé, atento, a que se despejara el pasillo para poder volver a recogerla. El pobre gafotas que abrió la puertecilla, empujado por ese ansia extraña en salir que se apodera de los pasajeros del avión, esa carrera de clics de suelta de cinturones de seguridad que se extiende por la cabina como el rumor del mar antes de que esté permitido, recibió una severa bofetada en la cara a modo de hedor "Allons enfants de la patrie", que se le empañaron los lupos y se le tiñó el flequillo de verde. ¡Qué quesazo! Su recuerdo permanece cremoso en el velo de mi paladar.

Nadie sabe lo que va a pasar en Francia, aunque todo indica que Nicolas Sarkozy va camino de ser el gran líder de Europa... Ségolène Royal, aunque ganara, que es posible porque hasta el 6 de mayo no se sabe, se quedaría en gran líder, pero sólo de Francia (dicho por los expertos). Menos mal que Zapatero fue a echarle una mano el otro día. De ella, él que es un gran feminista, sólo se le ocurrió decir: "Cada vez que una profesora pega un cartel con la cara de Ségolène, Francia se ilumina"... ¿Qué insinúa? ¿Qué nos ha querido decir Worren con esto? ¿Que Francia está a oscuras? ¡Ya quisiéramos nosotros la mitad de su penumbra!

Vernia... (Es un amigo que de esto del cable sabe un rato)... ¡VERNIAAAAAAAAAA!... Que en Francia tienen problemas de luz, mira a ver si puedes hacer algo en ratos libres.

Vale, Zapatero, macho, te has lucido (nunca mejor dicho). Y el PP dice que "están ilusionados". ¿Por? ¿Por qué Sarkozy y Rajoy fueron ministros de interior al mismo tiempo? ¿Y? Mientras el PP no se libre de los Le Pen que ensucian su imagen pública... Me parece a mí que...

Me gusta Ségolène, aunque no acierto a vislumbrar si en el fondo de su discurso hay algo más que guitarreo y palmas. Alguno me ha confesado que le encantaría cenar con ella y que escucharía embobado sus lecciones de francés (no piensen mal, que no va por ahí la cosa), la expresada diferencia entre las chirlas de la mar y las de la mer... Que no piensen mal, que estoy hablando de Juan Ramón y Paul Valéry...

Elijan:

¡Oh mar! ¡Qué grande eres!... JRJ. "Diario de un poeta reciencasado".

o

La mer, la mer toujours recommencée
El mar, el mar sin cesar empezando... "El cementerio marino". Traducción de Jorge Guillén).

Lo notan ustedes, ¿no? Pues imagínenselo dicho por Ségolène Royal. ¡Qué glamour!

Yo apuesto por Sarkozy, precisamente porque en su candidatura no tiene nada que ver el glamour: eso, Zapatero, es, en mi opinión, lo que menos debería importar en quien aspira a gobernar un país y tú eres la prueba viva.

X. Bea-Camembert (voy a dejar de lavarme un mes a ver si me viene a la memoria el olor de aquel queso, el olor de Francia).

Etiquetas: ,

domingo, abril 22, 2007

La noche de los libros


Queridos amigos:

sé que entre ustedes hay mucho Marco Polo mochilero que prefiere dormir rodeado de chinches para encontrarse con la esencia de Burkina-Fasso antes que en el Hilton de Ougadougou; que le gusta beber té local hecho con agua "hervida" en palangana cochambrosa porque encuentra en el brebaje, amén de una cagalera de espanto, el sabor de la tierra que lo acoge; que se come "eso" que se mueve en el plato porque sería una descortesía rechazarlo con la excusa de que es usted vegetariano estricto...


Si unen esta afición a la de la lectura, hay un acto que se ajusta exactamente a sus gustos:


Literatura de viajes

Librería Altaïr (calle Gaztambide 31)
23 de abril (La noche de los libros) a las 20.30 horas.


Donde podrán ustedes mantener una charla informal (es decir, eructar está permitido) con los siguientes autores:

David Torres, Alfondo Armada, Ignacio Cembrero, Alberto Olmos, Luis Reyes Blanc y Alfredo Semprum.

Abajo les dejo la reseña que hace la organización sobre la vida y obra de cada uno de ellos, incluido el libro de viajes del que van a dar la minicharla, porque con seis participantes y debate posterior no creo que puedan hablar más de diez minutos cada uno. Si alguien tiene más datos, que hable.


Las ventajas de acudir son indudables: amor a la cultura, adquisición de nuevos e interesantes conocimientos sobre el mundo que nos rodea, la librería está justo enfrente de los Bajos de Aurrerá por si alguno de ustedes hace flashback y le da por contar su último, arriesgado y apasionante viaje al baño del Milcopas, que es un Tercer Mundo en el corazón de Moncloa.


Yo estaré por allí, por si eso les anima. Para los que no me han puesto aún careto, seré la poetisa metafísica rubia, de fregadero alto con minifalda y escote sentada en la segunda fila con gesto intelectual aunque, en verdad, esté echando la siesta.


X. Bea-Ougadougou


David Torres, escritor y articulista. Autor, entre otras, de las novelas "Nanga Parbat" (Premio Desnivel de Narrativa de montaña), "El gran silencio" (Finalista del Premio Nadal) y "El mar en ruinas". Guionista del programa de TVE Al filo de lo imposible es articulista en el diario El Mundo.
Libro de viajes: "La sangre y el ámbar". Ediciones B. Hace unos años, y acompañado por unos amigos, el autor realizó un viaje a Polonia. Toda una crónica apasionada por el rojo corazón de Europa.
<>
Alfonso Armada, periodista, escritor, autor y director teatral ha desarrollado el grueso de su trabajo en la sección de internacional del diario El País y más tarde ha sido corresponsal en Nueva York del diario ABC, para el que trabaja en la actualidad. Además de diversos textos para teatro es autor de algunas recopilaciones de trabajos periodísticos (Cuadernos africanos o España de sol a sol).

"El rumor de la frontera" (Península/Altaïr Viajes)
Relato de un viaje por la frontera de Estados Unidos y México realizado de este a oeste. Completan el relato fotografías de Corina Arranz.
<>
Ignacio Cembrero, periodista y escritor es experto en política exterior y relaciones internacionales. Como periodista ejerce una larga carrera en el diario El País donde ha sido corresponsal para Oriente Próximo y Bruselas. Actualmente y, entre otros temas, cubre la información política del Magreb.

"Vecinos alejados" (Galaxia Gutenberg).
El episodio de la toma marroquí del islote de Perejil es la excusa para desvelar los secretos de la crisis entre España y Marruecos, así como las relaciones bilaterales del anterior gobierno.
<>
Alberto Olmos, escritor. Es autor de las novelas A bordo del naufragio, finalista del Premio Herralde en 1998 y Así de loco te puedes volver. Como periodista ha colaborado en revistas y suplementos de viaje como el del diario El Mundo. La novela que presentamos, Trenes hacia Tokio, acaba de ser galardonada con el Premio de Arte Joven de Novela de la Comunidad de Madrid.

"Trenes hacia Tokio" (Lengua de trapo)
La experiencia de vivir tres años en Japón ha llevado al autor a construir esta novela nada convencional a la que asoman una galería de personajes tan complejos como la sociedad en la que viven..
<>
Luis Reyes Blanc, periodista y escritor. Ha sido corresponsal de guerra en varios conflictos y observador de la ONU y la Unión Europea. Como enviado especial ha trabajado para los diarios Madrid, Informaciones El País y la revista Tiempo. Ha publicado una docena de libros, entre ellos el relato Viaje a Palestina, ganador del Premio Grandes Viajeros de Ediciones B.

"El camino español". Rd editores.
Un recorrido geográfico e histórico por el arte, la poesía, las ciudades y los soberbios paisajes de una Europa marcada por la huella española
<>
Alfredo Semprún, periodista. Ha desarrollado, durante tres décadas, una larga carrera en la prensa escrita. Desde que comenzó su carrera en el diario ABC ha ejercido el oficio en casi todas las áreas del periodismo. Formó parte del equipo fundacional del diario La Razón del que actualmente es subdirector.

"Viajes desaconsejables". Barrabés
La miseria, el dolor, la guerra y la violencia ideológica han convertido en una ciénaga muchos rincones del planeta. Estas son algunas de las crónicas a estos lugares.

Etiquetas:

jueves, abril 19, 2007

La condición humana


Queridos amigos:

el hombre es el único animal que sabe que va a morir y, sin embargo, no se resigna. La mujer, también. Está incluida en el genérico "hombre", así que no estoy tratando de insinuar que la mujer no sepa que el hombre va a morir. Es más, en ocasiones, lo sabe mucho mejor que el hombre:

-- "¡María!¡Estas lentejas están de muerte!".

Ese conocimiento que nos distingue de las bestias es parte de la condición humana de la que habla André Malraux en "Los nogales del Altenburg" (libro que he prestado y no sé a quién, por favor, se me devuelva) cuando reflexiona sobre las alegorías de Pascal y conforma un poderoso acicate que empuja el desarrollo de la humanidad, envuelta desde hace miles de años en la lucha entre contrarios, tan vieja como el mazdeísmo (por lo menos), que supone el paso eternamente interrumpido del mito al logos.

Digamos que ustedes, en todos los casos excepto uno o dos que yo conozco bien, tienen inquietud intelectual, necesitan una explicación para la vida y no pararán hasta encontrar aquella que les convenza: la religión, que es un primer estadio que tiende al simplismo pero que resulta sumamente efectivo, o la ciencia, como escalón más alto, con el defecto incorregible de que adolece de una divulgación muy deficiente. En el medio están los que creen pero no mucho; las amebas de dos piernas y los chimpancés con pistola; los que leen el futuro en los hielos sudorosos del final del cubata; los que han hecho de la ciencia una religión y de los científicos, gurús; los científicos gurú que sólo creen en la pasta y una ínnumerable cantidad de escalones intermedios, casi tantos como personas.

En resumen: en tanto en cuanto la ciencia no pueda dar una explicación sencilla sobre el sentido de la vida, ustedes tienen un blanco en el cerebro que desean inconscientemente rellenar. Bueno, claro, yo incluído. Y mi mujer, también. Y a usted, que tiene la cabeza muy gorda, se le va a acabar el rotulador. En esto llega el doctor Pedro Caba y dice en una entrevista en la revista "Paisajes desde el tren": "Si uno pregunta cuál es el origen del mundo a Hawking (...) te armaría un lío tremendo: parece ser que hubo una gran explosión del sol, la tierra se perdió, hubo una unión de carbono y nitrógeno... Pero si vas al cura de mi pueblo, te dice: es muy sencillo, dijo Dios hágase el mundo, y se hizo. Si hubiese un debate entre Einstein y el cura de mi pueblo, arrasaría el cura". Claro, porque ¿qué diferencia hay entre creer en el Big Bang y creer en Dios? Para los que no somos capaces de comprender la física, hoy no hay diferencia: es una cuestión de fe.

Por eso, para vacunar a mi hijo Rodrigo contra estupideces, voy a rellenar los blancos de su cerebro con religión (católica) porque es el estadio más simple y, por tanto, el que está al alcance de la mentalidad infantil, de modo que él, según vaya siendo capaz de tomar posesión de sus propios vacíos mentales y los vaya sustituyendo por pensamiento racional crítico, sea capaz de defenderse, incluso, de las tonterías de la religión (católica).

Dice el Doctor Caba: "Pensar críticamente produce malestar, inquietud, insomnio... Mucha gente quiere creer y no tiene fe. España ha sido educada en la religión y de pronto ha perdido la fe y necesita la magia y se apunta a lo que sea, a una secta, a la acupuntura, a la homeopatía..." Estoy casi de acuerdo con él, aunque yo no creo que el problema sea la educación religiosa, sino que esa necesidad de explicación, cuando es imperiosa y no tiene asideros, empuja al sujeto a actuar como quien precisa urgentemente vender su piso y lo acaba haciendo a cualquier precio.

Si tienen niños, háganme caso: vacúnenles contra idioteces dándoles una base religiosa (sin pasarse), que Dios es una cosa seria y, si no, luego les van a creer en cualquier gilipollez como la homeopatía (de la que dice el Doctor Caba: "Nadie va a Marte basándose en el horóscopo").

Por cierto, en el cole de mi hijo, público y laico, el 90% de los padres han elegido religión para sus hijos. Noto que ésta es la tónica general y pienso que, de nuevo, alguien está haciendo leyes con intención didáctica y no regulatoria, es decir, de espaldas a la gente... Yo estoy de acuerdo en que la religión se aprende en casa, pero los valores morales y éticos, también.

X. Bea-Murguía (¿Por qué no se ven hoy las fotos? a) Porque el java development se ha infiltrado en la research general failure del flood y produce un efecto XLS r66 de chúpate esa marquesa del ciber b) No sé, tomemos un cubata c) Porque Dios lo quiere así)

Etiquetas: ,

miércoles, abril 18, 2007

Una grata sorpresa


Queridos amigos:

la vida te da sorpresas, ayer estuve todo el día en Sevilla, ya saben: ida por la mañana en AVE, comida, un puro muy rico y vuelta a las seis de la tarde. Esto del tren es la pera. Leí que para 2020, la red de alta velocidad estará completa y sospecho que, para entonces, el avión entrará en barrena, salvo para ir al extranjero y ya lejitos, lo que, para los caguetas como yo, es un alivio.

Viajar en tren, cuyas excelencias siempre he ponderado, está lleno de ventajas. Que se lo digan a Antonio Orejudo.

Como quiera que en el regreso a Madrid mis compañeros de viaje se dispersaron, me arrepentí de no haberme llevado un libro que, a última hora, dejé en el coche porque pensé que iba a cargar con él todo el día sin siquiera poder abrirlo. Fallo lamentable. Me entretuve un rato viendo una película sobre judíos en la Francia ocupada que no vi acabar porque se ve que los responsables del AVE compran en un top-manta con pocas garantías de calidad. No me dolió mucho: la peli me estaba pareciendo un topicazo de buenos y malos y ya estoy un poco harto de esta visión tan limitada que hace de la más cruel de las realidades un cuentecillo para idiotas.

Sin nada que hacer, sin nadie con quien hablar, el viaje, aunque corto, iba a alargarse, como un ciprés en el cementerio del tiempo, hasta que cayó en mis manos la revista "Paisajes" y comenzó la diversión. No es que yo sea exigente, ni mucho menos, pero cuando voy a entregar parte de mi tiempo, que es un regalo precioso porque es escaso (pero por negligencia ayer me sobraba), a leer un reportaje sobre Nueva York lo último que quiero es que empiece con un "La ciudad que nunca duerme..." porque ya no sigo leyendo.

Un artículo de Carmen Amoraga, reciente finalista del Premio Nadal, sobre una ciega que, por ciega, no sabía lo fea que era me abrumó en el pensamiento sobre un escritor que, por pagado de sí mismo, no sabe lo mal que escribe (¡Hay tantos!). No me quiero referir con esto a Amoraga, de quien sólo he leído este artículo, así que prefiero no prejuzgarla. A la ciega la atropella un Opel Corsa y la autora desaprovecha una oportunidad de dar un golpe de mano. ¡Ay las ocasiones perdidas! ¡Ay los trenes que dejamos pasar! La ciega, en la agonía de la muerte, abrazada a su marido tenía que haber dicho:

-- "¡Perra vida! ¡Ya no podré ir a Cambio Radical!".

Y dirán ustedes: "¡Si no sabía que era fea!". Claroooo, y Steve Wonder no sabía que era negro ni yo sé que estoy gordo, ni que fumo, ni que... Bueno, bueno... No me voy a pasar que esto lo leen mi madre y mi suegra.

Sin embargo, un Donatello entre las fieras: una entrevista con el doctor Pedro Caba, quien al ser presentado como vicepresidente del Consejo Ejecutivo de la OMS despertó mi interés más morboso. Ya saben que estas cosas me molan. Comencé a leerlo pensando en que me daría material para el blog... ¡Y vaya si me ha dado material...! ¡Pero del bueno, bueno!

Una gratísima sorpresa que hoy no tengo tiempo ni espacio para desmenuzarles. Se quedan con las ganas, si es que he conseguido despertar en ustedes algún interés por este señor de sombrerazo. Será mañana. Hoy me llama la obligación.

X. Bea-Murguía (a sus pies, Doctor Caba).

Etiquetas: ,

martes, abril 17, 2007

Oh Carol






Chusma:


Para integrarse en Amsterdam hace falta una bicicleta, la ciudad se ve de otra manera pedaleando entre canales e incluso se gana uno la simpatía de la gente del barrio por estar alienado como ellos.Para la gente de mi barrio ha sido motivo de celebración, me han felicitado por ser uno de ellos e incluso me han invitado a unas cervezas.Ya llevo aquí dos meses y esto no podía esperar más
.


El tipo del Chopperdome, la tienda de bicis mas autentica de la ciudad, me recomienda a Carol,la bici se llama Carol por la cancion de Chuck Berry.Cuando le dije que la bicicleta se llamaría así el tipo me dijo que le parecía una idea original y acabe tomando una cerveza y consiguiendo un descuento.


Para estrenar la bicicleta Salima me recomienda que vayamos a Ijburg.Durante toda la semana las temperaturas han sido cercanas a los 28 grados, el Sábado pude contemplar un espectáculo dominguero propio del tercer mundo en una playa holandesa: gente comiendo platos del chiringuito a pie de mar, perros sueltos ,botellas de cerveza... . Comienzo a pensar que tal vez en España nos pasamos intentando emular a los sajones o nos equivocamos, numerosas playas del litoral patrio prohíben que los perros anden sueltos e incluso que se coma "al lado del agua" por parecer mas civilizados y finos. Podría contarles anécdotas curiosas en las playas de Cádiz al respecto. Ijburg es una isla artificial,ganada al mar, la propia isla parece sacada de un anuncio de IKEA, arquitectura vanguardista, familias de perfil joven y nada que hacer excepto un chiringuito bastante conseguido.Es el sitio perfecto para pillar una depre en invierno, pero con la temporada de verano inagurada en pleno mes de Abril tiene cierto ambiente.


No obstante, el trayecto es maravilloso, cruzando el Flevopark, Amstel... y numerosos puentes de nombres que no recuerdo uno se relaja. Una visita que les recomiendo y que muestra como vive cierta población de los Países Bajos, entre la ordinariez y la vanguardia.Rollito bohemio vamos... .


Les presento a Carol en la foto.

Hormon Wells

Etiquetas: , ,

La paz en EEUU y la democracia en Rusia

Queridos amigos:

este es mi runrún. Lo sé. Soy pesado, pero... Me parece que es algo más que una coincidencia que el congreso de la Asociación Nacional del Rifle de Charlton Heston (¿por qué lo llamarán del rifle si lo que más se ve son unas metralletas del copón?) haya coincidido con la masacre de Blacksburg, Virginia, en la que han muerto 33 estudiantes.

Como saben, George Bush ha tomado medidas urgentes: junto a su mujer, Laura, ha rezado. ¿Se imaginan que después de una masacre así sale un presidente español diciendo que ha rezado? ¡La pera!

Está claro que Estados Unidos es un país armado hasta los dientes y esto tiene más peligro que un mono con un revólver (nunca mejor dicho). No es extraño verles defender el derecho, pero no sólo a la Asociación Nacional del Mipapátieneunpistolónquetecagas, a brear a tiros a quien se meta en casa, aunque sea el vecino que viene a pedir un poco de aceite y hay muchos en la América profunda (que es prácticamente toda, excepto Nueva York) que apoyan la famosa frase de Heston: "No me lo quitaréis si no me arrancáis el brazo". La frase en sí, no me digan que no, esconde un mensaje de paz y de buen rollo digno de los mejores intelectuales españoles, de esos que dicen que "por la mañana, cuando escucho la radio, me dan ganas de fusilar a tres o cuatro". (((Digresión: que esta persona firme luego el Manifiesto por el Buen Rollo y la Convivencia demuestra: a) Cinismo; b) Propósito de enmienda; c) Autismo; d) Intelectualismo oficialista.)))

Yo, desde luego, con todo lo partidario que soy del colofón que me dispongo a perpetrar, no viviría tranquilo con un vecino oligofrénico que duerme con un M-16 bajo la almohada. Saldría de casa todos los días con antibalas y casco y no se me pasaría por la cabeza organizar ni media fiesta, ni poner la tele muy alta ni siquiera discutir con mi mujer con un tono de voz mayor que un susurro, pero ellos, los muchos que son partidarios del pistolón, dicen que un hombre tiene derecho a defenderse y ahí aparece el problema: cuando el derecho a la defensa del hogar deriva en que el vecino oligofrénico del M-16 sufre un capítulo paranoico y le da por defender su hogar de quien no lo atacaba.

En la tradición americana, Estados Unidos ganó su territorio desde las primigenias colonias del Este hasta California expoliando tierras a los nativos que, lógicamente, con más derecho que el oligofrénico del M-16, se defendieron. Los colonos pioneros, aquellos que compraron una granja en la frontera y, cuando llegaron, se dieron cuenta de que los pieses negros no estaban de acuerdo, tenían armas para no verse en el apuro de acudir de urgencia a los centros capilares Mariano García a comprobar que para lo de su cuero cabelludo ya no había remedio. Éste es, explicado por un pavo del Partido Libertario de Nevada (partidarios del pim-pam-pum con tirantes de barras y estrellas), el origen del problema... Ya puede rezar Bush, ya. Que le pida prestado el collar de cuentas con crucifijo a Maria Teresa Fernández de la Vega. Nosotros no podemos entenderlo porque para ellos la Conquista del Oeste es como era nuestra Reconquista antes de que nos avergonzáramos de ella.

Y sin embargo...

No les falta razón en una cosa: el ejercicio de cualquier derecho lleva consigo un riesgo implícito. La libertad, en ocasiones, tiene peligro de muerte y el debate que se abre entonces es mucho más amplio y llega a Europa, que se creía vacunada contra estas cosas: ¿Hasta qué punto está el ciudadano dispuesto a perder libertad a cambio de seguridad? ¿Son paz y seguridad abstractos absolutos identificables? Es más, ¿hasta qué punto la pérdida de libertad trae consigo la paz? Nosotros deberíamos saberlo recordando que Franco, en un ataque de cinismo clásico de todos los dictadores, celebró en el año 64 los 25 años de paz. ¿De paz? Sí, sí, de paz con dos cojones, ¿a ver si no por qué se creen que el Hospital de La Paz de Madrid se llama así?. Piensen que el camino de la libertad es una cuesta empinada: un paso adelante cuesta un esfuerzo titánico, mientras que un paso atrás es el preludio de una caída.

Lo voy a decir de otra forma: ¿de verdad creen que si Dios hiciera caso a las plegarias de los Bush y, de pronto, todas las armas de fuego desaparecieran de los hogares americanos, dejarían de suceder este tipo de matanzas? Piénsenlo fríamente y después hagan un barrunto sobre la democracia en Rusia: los rusos nunca en su historia han tenido democracia, así que no tienen ni puta idea de lo que es. Cada país, me temo, tiene su propia caverna platónica.

X. Bea-Murguía (el clásico pim-pam-pum).

Etiquetas: , ,

lunes, abril 16, 2007

The Asturian experience



Queridos amigos:

Casi que les pongo en antecedentes. Este fin de semana he estado en Asturies... ¡Puxa! Allá, arriba de la montaña, en la línea del horizonte que es una arcadia feliz tan cerca del mar como del cielo, si es que hay alguna otra manera de llamar a lo que hemos vivido: una pequeña boda llena de abrazos. Estas cosas son las que hacen que merezca la pena seguir, las que confirman que no te has equivocado en nada, como si, de alguna manera, tras un retiro espiritual, se volviera uno a Madrid con los votos renovados. El aire puro de Libardón limpia todos los humores, no sólo los pulmones. Aunque un poco de cutu por la noche sí que hacía

Éramos veintipocos y la gente empezó a llorar como si hiciera falta agua en Asturias... ¡Por Dios! ¡No lloreis más! ¡Que está todo muy verde! Y, claro, justo en ese momento dichoso de lagrimón gordo como las patas de un asturcón, me tocaba salir a la palestra a decir mis tonterías y se me puso tal cara de anticlímax, de aguafiestas, que me dije: "Si la peña ha venido aquí a llorar a gusto, coño, ¿cómo voy a leer yo mis cositas?". Pero no había remedio... Y yo, que me creía vacunado para hablar en público, que he hablado con desparpajo ante una audiencia de diputados y senadores sin que me temblara la voz, que me creía una estrella mediática fajada en 19 teles y 500 radios, me puse tan nervioso ante la sencillez de esta boda que me dio un ataque de parkinson: no veía las letras, no levanté la cara del papel y deje escapar un tenue "¡Qué cabrones!", porque habían conseguido destapar mi debilidad, como quien le arranca los pantalones a Tony Manero en pleno baile.

Así que, esto es lo que dije en la boda de Javier Marca, Bárbara Escamilla (y del pequeño Mateo, claro, que vendrá al mundo en julio):

"Todo cuanto me dispongo a expresar ahora lo hago en mi nombre y en el de mi mujer, Beatriz, que ha insistido en que os transmita que suscribe todo lo que yo diga... La muy incauta.

En segundo lugar, quiero añadir que comparto plenamente la alegría que me ha confesado antes
Miguel Ángel Escamilla [el padre de la novia, que veis en esta foto] a quien en buena lógica he notado pletórico porque, como muy bien me ha dicho, va a tener un nieto de Marca Escamilla, que es una marca buena, buena y de calidad. Enhorabuena Miguel. De fútbol, mejor no hablamos. ¡No quiero que la gente piense que estoy tratando de insinuar que estos chicos se casan de penalty!

Hoy es 14 de abril y en una fecha como ésta, tan importante para ellos, que Javier y Bárbara me pidan que hable, casi me obliga a decir que, tanto para mí, como para la reina y el príncipe, es una satisfacción y un orgullo.

Decía Groucho Marx que el matrimonio es una gran institución, “siempre que a usted le guste vivir en una institución, claro”. Cuando Beatriz y yo nos casamos, hace casi ya siete años, yo estaba tan tranquilo en la puerta de la iglesia de San Antonio el Real de Segovia, recibiendo a los invitados, unos pocos amigos y familiares, entre los que, por supuesto, no faltaban los clásicos simpáticos, buenas personas con escaso sentido de la oportunidad, que tienen un especial empeño en intentar poner nervioso al novio...


-- Pero, ¿tú te lo has pensado bien?...
-- ¡Para mí que ya no viene!...

Beatriz llegó tarde, por supuesto, como es su costumbre, pero yo, como digo, estaba tan tranquilo porque supuse que, como siempre le pasa, y el día de su boda no iba a ser menos, no sabría qué ponerse.

Fui al matrimonio convencido, como van esos corderitos que martirizan a la pobre Clarice Starling, y, aunque no todo ha sido un camino de rosas, compartir mi vida con Beatriz y criar a Rodrigo han sido, sin duda, las decisiones más satisfactorias que he tomado jamás. Si me quieren preguntar ahora, como hicieran hace siete años en la puerta de la iglesia, si me lo había pensado bien, les digo que no, que ni bien ni mal ni todo lo contrario, que no lo pensé, en absoluto. Y aquí estoy. Tan contento.

Ellos son mi pequeña familia y no lo cambio por nada y pelearé por ellos, como creo que estoy haciendo, hasta dejarme las uñas en la tierra. Bárbara y Javier siguen nuestro camino, en una circunstancia muy distinta a la nuestra... No hay iglesia... El cura es este señor... Y yo no tengo ningún consejo que darles, porque sé que les va a ir muy bien.

¿Lo habéis pensado bien? Ni falta que hace. Aquí tenemos a una pequeña familia, Javier, Bárbara y Mateo, como lo somos Javier, Beatriz y Rodrigo, y la fórmula que cataliza vuestra unión ya no se puede decidir, ni es posible plasmarla en un papel; no se puede firmar ni tachar con tinta, ni se puede disolver ni hacer desaparecer de ninguna manera física. Ha trascendido más allá de la pareja y es para siempre.

Le he dado muchas vueltas a lo que voy a leer ahora porque es un poco amargo y puede que no muy apropiado para una boda, aunque a mí me emocionó oírselo recitar a su autor, mi amigo el poeta Álvaro Muñoz Robledano. Me conmovió. Aceptadlo como el resumen de lo que no os he querido decir hoy:

"Los años que no tuve"

"Quizás el tiempo se arregle con un manotazo, como el televisor cuando pierde la imagen; un manotazo seco y despiadado en la esquina del domingo, de madrugada, que haga preguntas circulares, que haga preguntas de alabastro, o que haga volver los años que no tuve, o que de nuevo te muestre hecha de piel, amarrada con tejados y palabras, con tanta insensatez, con tanta saliva, hecha de salmos secretos en las uñas.

Quizás el tiempo se arregle con un manotazo seco y despiadado donde la memoria, y vuelvan los años que no tuve porque era, porque soy, tan sólo tú esperándote".

Os queremos mucho, chicos; y tanto Beatriz como yo, deseamos transmitiros que, sean cuales sean las circunstancias que nos depare el futuro, vamos a poner todo de nuestra parte para demostraros que os queremos de manera incondicional, siempre y cuando no estemos jugando a la canasta. Entonces os odiaremos. Pero os odiaremos con el corazón, que es la única manera de odiar a la familia.

Y termino con un deseo ferviente: que lo que ha unido este buen alcalde, no lo separe ni Dios".

X. Bea-Libardón

Etiquetas: ,

viernes, abril 13, 2007

El Temita del Viernes

Chusma:

El Sr Chinarro es un artista,seguramente se ponga de moda este verano,algo que seguramente no le guste a Antonio Luque que siempre ha querido ir de raro y puede justificarse por ser el compositor más implicado en desarrollar letras un tanto curiosas desde hace mucho tiempo.

Por cierto,el tipo que sale cantando no es Antonio Luque.Un reflejo de honestidad en un momento en el que la imagen de los artistas vende.

Un tema curioso.

Hormon Wells


Etiquetas:

El muy hombre y la tierra


Queridos amigos:

a raíz de un comentario hecho en este blog por Carlos FG, que no es que esté soltero, es que está esperando al rebote, se me ha ocurrido que, quizá, no todos ustedes estén familiarizados con el comportamiento sexual del macho hispánico en su hábitat natural doméstico, y que este puede ser un tema que traiga tela. Concretamente, el autor del comentario confesaba desconocer en qué consiste la técnica del elefante.

Hagan el favor de leer esto con la voz de Félix Rodríguez de la Fuente... (Ya saben, como si se estuvieran cagando y haciendo muchas paradas sin sentido entre palabras no separadas por comas).

[SINTONÍA]

Chan, chan, chachachan chan... Piri piri piri pi Piri piri pipí... Piri piri piri pi Piri piri pipí... Chan chan cha cha chan chan...

Nos adentramos hoy en el habitat natural del macho hispánico, esa especie que ha sufrido en pocos años una violenta catagénesis, víctima de los cebos envenenados de los furtivos y del modernismo metrosexual, que han colocado a este hermoso animal, por desgracia, en peligro de extinción.

Es nuestro propósito, acercarnos al punto en el que, según los científicos, el macho hispánico no ha sabido adaptarse a un nuevo medio más agresivo y exigente, que no es otro que el de la procreación.

Lo natural en un macho hispánico joven es vivir en un estado de celo permanente que lo empuja a refofilarse contra las esquinas y los marcos de las puertas de su madriguera, como rito inicial del cortejo nupcial. Sin embargo, la hembra hispánica, que es esquiva al tálamo, mira estos primeros pasos de incitación al ayuntamiento con un rictus que parece expresar cierta perplejidad o falta de entendimiento y, en ocasiones, esplín vital e, incluso, rechazo (precisamente lo contrario de lo que pretende el macho hispánico).

La hembra hispánica, ante la llamada procreativa de su macho, emite en respuesta un canto nupcial de una sonoridad grave y contundente:

-- José Luis, ¿se puede saber qué coño haces?

Sin embargo, el macho hispánico, que es capaz de producir testosterona para llenar diez estadios de fútbol, no ceja en su empeño. Para ello, este raro especimen dispone de un ramillete de recursos que es, sin duda, el más variado del reino animal

Entre estos recursos, pertenecientes al instinto de esta noble raza, dados por la siempre generosa madre naturaleza, una de los más frecuentes es "El elefante". Aquí observamos cómo el macho hispánico se pasea en cueros por la madriguera de una manera natural e inopinada a la espera de que la hembra hispánica, que generalmente no hace ni puto caso, se percate de su presencia. Con un rápido movimiento, que pretende llamar definitivamente la atención de la pareja escogida para la multiplicación de la prole, el macho hispánico acopla el antebrazo a sus genitales, a modo de trompa y utilizando un simbolismo claramente erectil, emite un barrito que, sin duda, despierta el interés de su pareja.

Esta técnica es bastante segura, aunque falla en algunas ocasiones en las que el macho hispánico no imprime la enorme agilidad y rapidez de movimientos que requiere su culminación exitosa. La hembra hispánica no dedica a su macho, en las circunstancias descritas, más de unas milésimas de segundo y si responde...

-- Este tío es gilipollas. ¡Que te vas a resfriar y no quiero oir más quejas!

...es que no ha conseguido el efecto deseado. El macho hispánico, entonces, concibe la posibilidad, para alcanzar su objetivo, de pintarse de gris y ponerse orejas postizas en las caderas.

También se puede dar, porque la naturaleza rara vez es una ciencia exacta, que la hembra hispánica responda con un silencio indiferente, en cuyo caso, el macho hispánico puede deducir que conviene cambiar de técnica.

Otro recurso natural del macho hispánico consiste en aprovechar cualquier ocasión para frotar la cebolleta, incluso, aullando libidinosamente. Es ésta, sin duda, una técnica más depurada y efectiva, aunque difícil de ejecutar, ya que la hembra hispánica es muy viva y permanece siempre alerta ante todos los intentos. Sin embargo, el macho hispánico que está atento al despiste, puede encontrar esa ocasión para iniciar el baile de la procreación cuando la hembra menos se lo espere: unas llaves que se caen al suelo, el momento de sacar el lavaplatos, unos yogures del Mercadona que están demasiado abajo... Resulta imprescindible para seducir a la hembra hispánica que el refrote de cebolleta se acompañe con el himno nupcial PUTRÚN-PUTRÚN.

El putrún-putrún es, generalmente, de efectos inmediatos, certeros, precisos: la hembra hispánica, sorprendida con la guardia baja (y con el culo en pompa), no se puede resistir a los encantos de su macho y le sacude una leche.

-- ¡Joder, macho, qué pesado! Así no lo vas a conseguir nunca.

Sabemos, después de años de observación, que el macho hispánico es una especie rica que, por tantos años de escasez, ha desarrollado una infinidad de técnicas de acercamiento nupcial, todas ellas urdidas por el instinto de conservación, esa llamada salvaje a la continuidad de la estirpe. Técnicas esmeradas como la del buitre carroñero, que consiste en esperar a que la hembra hispánica se duerma y atacarla, sin piedad, pidiéndole que se haga la muertita, o más rudimentarias como el arrinconamiento frontal "Aquí te pillo, aquí te mato".

Sería imposible resumirlas todas en este pequeño documental, porque casi cada ejemplar de esta especie atesora sus propios ritos de apareamiento. Es por eso que les invitamos a que, si tienen cojones, cuenten aquí las suyas, a ver si logramos, con la aportación de todos, salvar a este noble animal de la desaparición y del olvido.

X. Bea-Murguía de la Fuente

Etiquetas: ,

jueves, abril 12, 2007

Van Gogh o la estafa teledirigida



Un buen día a un señor de Japón se le ocurre que puede desgravar impuestos y contacta con un equipo de asesores para darle una solución rápida y entonces un tipo listo después de unos trozos de sushi decide que lo óptimo e interesante es comprar una obra de arte, pero surge la duda: ¿Obra? , ¿Autor?.

Entonces el tipo contacta con una agencia de subastas y resulta que un tal Van Gogh, del que hablaremos en breve, tiene una obrilla que finalmente se vende en aproximadamente en 90 millones de dólares, tal es la emoción a la que sucumbe el japo por el posterior trapicheo impositivo que el asesor hoy en día esta considerado un genio de la fiscalidad y posiblemente tenga numerosos contactos en la Tokio’s Bukkake Scene para celebrarlo.

Pero... ¿y Van Gogh?.Bien..., Vincent, como le gustaba que le llamaran los amigos y el afilador de cuchillos del barrio, no es mas que el ejemplo de un tonto con un lápiz, un simple grafómano que a lo largo de su vida no acepta 1) Ser un panocho 2)No vender un puto cuadro 3)Que no exista el lexatin y otros antidepresivos en la época en la que vive 4)Complejo de orejas de soplillo.

Mi primera aseveración es fruto de una simple estadística, un tipo que crea 900 pinturas y 1100 dibujos a lo largo de su vida, cuento solo los catalogados porque supongo que esta gente al no haber cámaras para retratar seguro que andaba siempre haciendo dibujitos a los amigos,en apenas 37 años de vida supone un comportamiento de tarado excelso. Cuenten sus 850 cartas dando la brasa al pobre hermano y entonces tenemos a un retardado psicológicamente hablando.

Diferente es que algun listillo haya querido ver al pelirrojo natural, nada de farmatint, como un precursor del expresionismo o del fauvismo y haya vendido una tremenda manipulación de cultura teledirigida. Un tipo sin apenas formatos del que el mismo listillo se atreve a predicar que esta asombrosamente conectado con Rembrandt , y debe ser porque eran igual de feos o de pelirrojos,salvando que Rembrandt es un genio y este un pobre retardado.

La estafa prosigue a 12 Euros en el Museo de la fundación Van Gogh, que curiosamente destina los fondos a comprar el catálogo completo de obras.

Hormon Wells

Les dejo con Coque Malla que se ha vuelto a escapar del futbolín.

Etiquetas: ,

Ande yo caliente

Queridos amigos:

tenía preparado para hoy un gran tema, de mucho calado. Los grandes temas me apasionan, como saben, me atraen las discusión eternas rematadas en colofones que siempre son preludio de otro colofón contundente, entre los que mis preferidos son "y mi padre tiene una moto" y "el mío tiene una pistola".

Sin embargo, el calado físico de la tormenta de ayer alimenta mi alma periodística, me puede la actualidad, vivo para la exclusiva y tengo una muy particular que comienza hace unos días cuando sucedió algo extraordinario, inusual, noticiable: apreté la fregona demasiado fuerte en el escurridor y me cargué el cubo. Y no, Pablo, no estaba fregando la bañera. Esa técnica tuya tan depurada no está permitida en mi casa porque es algo así como dopping doméstico.

-- Cariño, no me eches la bronca, si ya sabes que los hombres no hemos nacido para fregar.

Así que hemos estados unos días sin cubo de fregar. Un incordio considerable, porque la fregona hay que seguir usándola, más con un niño en casa, Rodrigo, que es tan machote que mea más fuera que dentro. ¡Qué orgulloso estoy, coño! Sólo le falta hacerle el elefante a su madre antes de meterse en la ducha.

Los miércoles por la tarde, siempre que me es posible, vamos padre e hijo a la piscina. Desde que soy dueño de mis actos, es decir, desde hace dos o tres años, he seguido el dictado de mi conciencia respecto a gimnasios y piscinas. Soy contrario al culto al cuerpo imperante hoy porque, como dijo aquel gordo del Partido Libertario de Nevada, "mi cuerpo no es templo que no se debe profanar, sino un parque de atracciones". Sin embargo, el niño, erróneamente (pero sólo es un niño), prefiere que le lleve su padre a la piscina porque, de este modo, usamos el vestuario de caballeros. ¡Si lo único bueno de los gimnasios es el vestuario femenino! Un paraíso de Lady Godivas al que, si tuviera un agujerito, todos nos asomaríamos como Peeping Tom. ¡Ay la inocencia!

En todo caso, mientras Rodrigo asiste a su clase de natación, yo aprovecho para sentarme en un banco en la calle a echar un cigarrito y a leer un rato. Tan a gusto. ¡Probablemente, los mejores cuarenta minutos de la semana! Ayer, mientras esperaba fuera, las nubes fueron adquiriendo ese aspecto panzaburra que no hace falta ser el calendario zaragozano para interpretar. En ese prólogo de la tormenta, el viento levanta las hojas como si destapara las cartas de los jugadores y arremolina los ánimos: una parejita de novios que, cuando salí, se besaban con ardor, acabaron tirándose las cacerolas a la cabeza porque ella, en un relámpago de pasión, le llamó tonto a él y él, con un tono muy gutural (de tonto), chispeó pidiendo un poco de respeto. Y allí se liaron ambos, tronando insultos cruzados, hasta que él dijo que ya había pasado una vez por aquello y que nunca más, se levantó airado y se lo llevó el viento, con gran dignidad. Había quedado con un amigote para irse de farra y necesitaba una excusa. Efectivamente, tenía cara de tonto. La chica de borde, pero comprobé luego que ella tenía razón y que él es tonto: cuando salimos Rodrigo y yo, él había vuelto al ojo del huracán y esperaba a su chica con un mohín compungido que nunca puede sustituir, para pedir perdón, ni siquiera a un ramo de flores barato. Chico, no sé, ¿has vuelto para aceptar que eres tonto? Todo apuntaba a que había cancelado la cita con el amigote. Uno que seguro que no miraría por el agujerito del vestuario femenino.

Con la tormenta a punto de estallar (la meteorológica, claro, que en la sentimental ya gorjeaban los pajaritos), Rodrigo y yo fuimos al chino a comprar un cubo para la fregona y un tamagochi (los tienen veldes, amalillos, azules, losas y lojos y son más caros que los cubos de la flegona con esculidol y todo). Fui todo el camino metiéndole prisa, porque veía que el chaparrón nos iba a pillar en plena calle, que nos íbamos a calar hasta el espíritu. Pero no había manera. El tío iba a un paso exasperante, parándose cada dos por tres, retándome, poniendo a prueba mi paciencia.

Iba a llover, sí. Pero collejas.

Finalmente, padre con cubo e hijo con tamagochi, las primeras gotas nos sorprendieron en unos soportales cerca de casa. El niño se paró, por enésima vez, en esta ocasión para darle la vuelta a su chaqueta reversible, ponerse la capucha y seguir tirando de mi paciencia, que en ocasiones alcanza, de verdad se lo digo, dimensiones bíblicas. De los soportales a casa, dos minutos que podían convertirse en diez sin un puto refugio. El viento soplaba ya con fuerza, arrastrando gente que volaba huyendo del inevitable chaparrón y Rodrigo, con toda su pachorra, ante la pesada insistencia de su padre, sentenció:

-- Papá -con tono de persona adulta y razonable- como yo tengo la capucha, aunque llueva, no me voy a mojar.

Ande yo caliente, jódase la gente...

-- Ya, hijo -tratando de ser razonable-, pero tu padre no tiene capucha.
-- Pues ponte el cubo en la cabeza.

X. Bea-Murguía (lógica aplastante).

Etiquetas: ,

miércoles, abril 11, 2007

La llave de A. Huberman


Queridos amigos:

he tratado de documentarme seriamente antes de hablar de "La llave de A. Huberman" y la cosa es más complicada de lo que parece, un mecanismo intrincado de filosofía de la Red que no está a mi alcance (Bárbara, me lo explique) ni siquiera a estas horas tan lúcidas de la mañana, cuando las neuronas, aireadas de los problemas del día anterior, están en perfecta forma para ponerse en funcionamiento y tocar aquí el piano, tomando mi cafecito y fumando mi(s) cigarrito(s), se hace más sencillo, más lubricado.

Como título para un blog (o bitácora, como prefieran), acordarán conmigo en que "La llave de A.Huberman" es cojonudo. Hagan CLIC aquí, entren y lean.

Su autora, Bárbara, amiga y hermana (o hermana y amiga), es un dechado de virtudes y de defectos perfectamente maravillosos, entre los que se encuentran que saben un "buevo" de cine (virtud), porque es periodista (defecto) dedicada profesionalmente a ello (¿virtud?), que une un excelente criterio (virtud) a una manera de contarlo cercana y fluida, para nada engolada, para nada elitista (definitivamente virtud) a la que sólo se le puede echar en cara que haya tardado tanto en animarse (defecto).

El blog, recientemente inaugurado, bien merece su visita. Hagan la prueba que les va a enganchar. Y hoy soy así de breve para que le dediquen mis cinco minutos a "La llave de A. Huberman". No se arrepentirán.

X. Bea-Murguía

Etiquetas: , ,

martes, abril 10, 2007

Y nadie dimite, porque los culpables están muertos

Queridos amigos:

las cifras van, las cifras vienen. Son como una goma que se estira, se estira, se estira hasta que se acomoda a lo que se precisa de ella pero que, como no esté bien sujeta, propina un merecido latigazo en la nariz al director general de tráfico. A este y a los anteriores, que saben que 10 muertos es una tragedia, pero 100 son sólo una estadística.

Quiero pensar que la gente vive tan pendiente de la vida que ya no hace caso a los agoreros, como los fumadores no leemos las esquelas sanitarias de los cigarrillos, como los carnívoros apuran la crujiente grasaza, pero delicada y suculenta, de un cadáver rojo de buey recién muerto, crudo, pero caliente.

Para los que estiran las cifras, la vida se remata en una estadística idiota. Para los demás, en un corre, corre que te pilla: que te pilla el colesterol, que te pilla la cirrosis, que te pilla el cáncer, que te pillan los agentes del estado policial. Así estamos, pasada la primera oleada mediática de puntos del carnet que vuelan como tuneros en el asfalto, acostumbrados nuestros cerebros a la propaganda de la muerte, muerta seas y malandante, el río ha vuelto a su cauce dejando arrasado el campo de los buenos propósitos, el fumador a su tabaco, el gordo a su grasa, el putero a sus putas y el muerto a la carretera.

No admito fallos en este terreno, por víctima que soy del estado policial-recaudatorio que, disfrazado de cruzada por la vida, sangra nuestras cuentas de ahorro en beneficio de los túneles de Gallardón (es decir, su reelección). Si a usted le para un guinda y da positivo en la puerta de su casa, son 600 euros, dos meses sin carnet, seis puntos menos, un sermón y un dése por jodido que eso no se lo quita nadie. El rodillo de la Administración cae sobre usted, cerdo pecador imprudente que circulaba a 80 por una vía limitada a 50, y nadie le redime, ni le comprende. Ésta es la ley y usted es un delincuente. Todos ustedes, sin excepción, son a diario delincuentes.

Así que no hay perdón para los que no perdonan. Ha llegado la lluvia y ha dado por el culo al carnet por puntos. Caemos como moscas. Lluvia y muerte: a ver ahora cómo nos lo explican, a ver cómo presentan las cifras, ese dios Jano de los políticos, para que pensemos que regar las carreteras de radares, agobiar con controles de alcoholemia, hacer pagar multas astronómicas, perder el carnet de conducir e, incluso, ir a la cárcel, es por nuestra seguridad.

Por la mía, no. Desde luego. De hecho, los radares, los controles policiales rutinarios (tan típicos de países democráticos como Cuba) o los controles de alcoholemia son ilegales: vulneran la presunción de inocencia obligando al presunto culpable a dar pruebas contra sí mismo. Y lo peor es que nos asobinamos, damos la testuz al decabello, porque nos sabemos culpables. Han conseguido, con tanta campaña informativa, que las víctimas de su ineficacia nos consideremos culpables de imprudencia. Si morimos en la carretera es sólo por nuestra imprudencia, porque bebemos, porque corremos, porque no llevamos el cinturón...

Pero...
Nunca han sido los coches tan seguros, ni tantas las medidas de seguridad obligatorias (cinturones, cascos, dispositivos infantiles, triángulos, chalecos...), nunca han sido mejores las carreteras, nunca las multas abusivas que vulneran el principio jurídico de proporcionalidad de la sanción ni las amenazas de la DGT tan aviesas ni sus campañas tan agresivas.

Llevamos años incrementando el valor de las multas y con eso sólo suman el Estado y la muerte, que deben de estar asociados.

Alguien debería dimitir. Pero, ¿quién iba a dimitir si los verdaderos culpables están ya muertos?

X. Bea-Murguía (pensando seriamente en dejar de conducir).

Etiquetas: ,

lunes, abril 09, 2007

Stacey, nena...:no tengo cobertura



Chusma del Agro:

Un tiempo espléndido el vivido durante toda la Semana Santa en los países bajos. Sol, calor,cervecita y cachondeo a tuti-plen, incluso me confunden con alguien de Suecia,lo que ha provocado el deshueve generalizado de mis progenitores.

Hoy lunes es fiesta por aquí,en cinco días vuelvo a visitar a la gente mas retardada del planeta, esta vez será en Memphis: Tennesee. Stacey me dice que quiere verme de nuevo, me comenta algo relacionado con un niño y un test de embarazo y yo le digo que la cobertura es muy mala en Volendam.El Domingo en la playa de "Wijk en Zaand" conozco a una indonesia que ha vivido en Lavapíes y entonces empiezo a realizar movimientos extraños que recuerdan a Chiquito de la Calzada. Tal vez es el efecto de la cerveza Zatte, que se pronuncia Zote.

Ella se ríe de mis pies pequeños y entonces le cuento que soy el Napoleón de Amsterdam. Acabamos la noche cenando en un restaurante de comida de Eritrea con mis padres, Pascal, Estella, Stepha/en, Ana y Bass y la novia de Bass,la chica de Indonesia que ha vivido en Lavapíes y que se ríe de mis pies pequeños.

Inolvidable.

Definitivamente, me gusta Holanda y la gente de Holanda.

Hormon Wells
Oud-West.

Etiquetas: , ,

miércoles, abril 04, 2007

El último rey de Cuba


Queridos amigos:

heme aquí, robando horas al sueño, aún bajo la profunda impresión que me ha causado "El último rey de Escocia" y el magnífico Forest Whitaker. Véanla. Es una orden.

Había escrito un largo boceto de algo que me guardaré para el lunes, a la espera de los resultados finales de la campaña especial de tráfico para la Semana Santa. Paro, porque no me quiero precipitar, y espero mi momento, como un buitre posado sobre un cartel de la autopista.

Además, hay dos temas de actualidad sobre los que me gustaría opinar. Es mi opinión, ojo. Tan buena o tan mala como la de ustedes. Primero, si ETA dice que su nueva política es no atentar contra nadie del PSOE, entiendo que es una decisión tomada unilateralmente por los asesinos y exonero completamente a los socialistas de cualquier culpa. Creo que ellos han sufrido lo suficiente en Euskadi como para contar con toda mi solidaridad en este terreno. Además, me niego a pensar que, como sí hiciera Carod-Rovira, Zapatero haya podido negociar semejante aberración. Por poco que me guste ZP, estoy convencido de que él condena firmemente que ETA haya decidido matar sólo a gente del PP, del Foro de Ermua, de Basta Ya...

Con todo, haya negociación o no, de nuevo le hacen un flaco favor a la política del Gobierno. Estos de ETA, además de asesinos hijos de puta, son idiotas: ¿a quién han puesto en su objetivo? A quienes le hacen daño.

Según apago el DVD esta noche, me topo de morros con el programa-debate de actualidad de Buruaga, un señor al que le he puesto más cruces que a una quiniela, en Telemadrid. Hay que decir que el programa es muy plural: lleva espantajos de todo pelo (y a alguna gente buena).

Entre ellos, entre los espantajos, Felipe Alcaraz, de IU, que me obliga mirar de reojo mi vaso de agua para asegurarme de que no me he bebido el Mistol por error o por si encuentro restos de psicotropos.

Dice Felipe Alcaraz: "Cuba es una democracia". Y lo peor es que se lo cree.

Reflexiono sobre las declaraciones de Alcaraz y me doy cuenta de que tiene razón. El nuestro es un problema de concepto. No se solivianten que me explico. España es una democracia, seguramente muy mejorable, pero democracia en el sentido más amplio del término. Cuba, por el contrario, es una dictadura de mierda, ejercida por un dictador, Fidel Castro, que como Idi Amin, se cree inmortal. Lo que demuestra Alcaraz con su frasecita es que en Izquierda Unida no saben lo que es la democracia. Ellos de verdad se creen que democracia es lo que ejerce el último rey de Cuba.

Votantes de Izquierda Unida, sepan que el modelo de democracia por el que aboga el partido al que ustedes dan su apoyo es la democracia castrista, la de la República Democrática Alemana, y con esta información, vayan a votar. Como España es una democracia, una idea tan idiota, tan mema y tan deplorable como ésa se puede decir en la tele y se puede presentar a las elecciones (no como en Cuba, por cierto, donde no hay elecciones y no es culpa del embargo) y si obtiene apoyo suficiente, incluso, se puede implementar.

Ahora bien, no se olviden de hacerse una foto metiendo la papeleta en la urna. Si ganara IU y su modelo cubano de democracia, les valdrá para contarles a sus nietos lo emocionante que fue la última vez que votaron.

Vean "El último rey de Escocia", recuerden aquella entrada sobre Idi Amin que colgamos en este su blog hace más de un año y voten en conciencia.

X. Bea-Murguía (echa de menos a Anguita).

Etiquetas: ,

martes, abril 03, 2007

Una china con un chelo

Queridos amigos:

sé que van a pensar que "Una china con un chelo" puede llegar a ser algo así como la versión manga adolescente femenino y cursi de "Un negro con un saxo", pero no. Cuando digo "Una china con un chelo" estoy imprimiendo, aunque ustedes no puedan apreciar esta afectación, un énfasis místico a la frase "Una china con un chelo", un efecto de "endrogación" sublime que jamás conseguiría un vasco con una trikitrisa ni harto de txakoli, que no está al alcance de un escocés con una cornumusa ni harto de whisky, que, en definitiva, no podría lograr un segoviano con una dulzaina ni harto de... ni harto de... de... No, no... Perdón. El ejemplo es malo: un segoviano, con o sin dulzaina, nunca se harta ni de botellines, ni de limonada, ni de vino, ni de raspaos, ni de DYC ocho años... Un segoviano, para esto, no tiene fondo (es un bodón).

Intenten ponerse en mi lugar. Se sientan ustedes en una butaca y una mujer de la China, vestida con una falda plisada naranja (naranja de la China, claro), se sienta justo frente a ustedes, se abre de piernas y se coloca un instrumento en los medios, como si fuera una suerte de ambientador. Un gran principio, no me digan. Patxi con la trikitrisa no sería capaz de acaparar la atención respetable así antes de empezar ni de coña. La Maritxu con la txalaparta, quizá... Aunque, claro, una txalaparta entre las piernas... Tampoco es buen ejemplo.

La china en cuestión es una mujer de 24 años que grabó su primer disco a los 11 y que hoy está considerada una de las mejores chelistas del mundo. Entiendo que la suya es una carrera musical fomentada desde la más tierna edad. Sus padres, listos como todos los chinos, supieron verlo en la misma pila bautismal (quiero decir en su equivalente chino que, perdonen mi ignorancia en el campo, en estos momento francamente):

-- Se llamalá como si lasgaran dos veces el chelo justo antes del golpe final de platillos: HAN-NA CHANG.

Una bestia. Se sienta ahí, con su vestidito plisado naranja, coloca el ambientador, pone su carita de mujercita enclenque y frágil y arranca con una fuerza indescriptible los primeros compases del Concierto para chelo y orquesta en mi menor de Sir Edward Elgar (el de "Pompa y circunstancia", esa composición que suena en todas las graduaciones anglosajonas). No hace falta entender de música (y yo entiendo poco) para deleitarse con el maravilloso sonido que Han-Na Chang extrajo del violonchelo.

Lo malo del Auditorio Nacional es lo de siempre. Yo creo que es el mismo gilipollas al que, en la última ocasión, no llegué a asesinar bien asesinado con la mirada: el mamón del papelito de caramelo. Hay gente que no sabe esto, pero es fundamental: a un concierto se va cagado, meado, tosido y con el caramelito pelado; el silencio entre movimientos no es nunca, nunca, nunca para aplaudir; y, sobre todo, si usted es una señora gorda vestida de rosa y se está aburriendo con Han-Na Chang, ni se le ocurra levantarse y pirarse.

Lo del cuarteto para piano de Brahms orquestado por Schönberg no lo cuento porque fue un coñazo. Sólo con decirles que Schönberg prescindió del piano debería bastarles. Yo no entiendo de música, ya lo he dicho, pero mi culo es un melómano muy fino y cuando mi culo no encuentra postura en la butaca...

X. Bea-Murguía (el melón-mano).

Isabel Riscado, hija mía, que sentí mucho, mucho no poder ir contigo al Requiem Alemán. Nos dijo uno de los acomodadores del Auditorio que había sido sublime. Queda pendiente.

Etiquetas:

Mirando un cuadro


Coincido con el encargado de conservación del Rijks-Museum en el aeropuerto Logan en Boston. La espera hace que entablemos una conversación interesante acerca de pintura.Me considero un verdadero admirador de los pintores holandeses y le pregunto de forma cultureta acerca de métodos de conservación de pintura. Le comento que al Rijks-Museum para ser un verdadero museo, y esto es un comentario que le desagrada a este señor culto y educado, necesita que los cuadros contengan anotaciones o explicaciones en castellano, estoy seguro que los comentarios se traducen antes al catalán de Lleida, por eso de la afinidad cultural que la tierra del pantumaca tiene con los tulips.

El problema, me dice, es que tradicionalmente el museo no ha considerado el turismo de España, pero se ha pedido una subvención para traducir a diversas lenguas y cuando el museo se renueve completamente, llevan un tiempo en semejante magna obra, los pies de los cuadros contendrán información en la lengua de Cervantes.

Le comento que tengo una especial devoción por un cuadro llamado retrato de la niña de azul, de hecho un gran cartel adorna la entrada principal del museo y le comento que me gustaría enviar una pequeña anotación que sirviera de explicación al cuadro en castellano.

Rein me deja su e-mail asombrado por la iniciativa y no me promete nada acerca de la publicación,no obstante creo que es el principio de una gran amistad y procedo a la elaboración del texto que quiero compartir en primicia con Ustedes.

Este es el texto enviado. Espero servir gratamente a la contemplación del arte y a esos turistas intrépidos.


Título del Cuadro: Portrait of a Girl Dressed in Blue.(Tengo una muñeca vestida de azul).
Autor: Jan Cornelisz. Verspronck
Año: 1641

“La mirada de la niña es una mirada grata y acogedora y llama al engaño.
Si profundizamos, si detenidamente miramos a sus ojos, descubrimos que la niña mira hacia nosotros en la delgada línea que separa la idiotez del cretinismo. El pintor ha sabido atenuar este handicap, resaltando y haciendo mas humano el rostro de un ser inocente, aplicando grandes capas de colorete a la cara y logrando un efecto “payaso micolor ” o “carnaval”.

Llama la atención y puede ser utilizado como fuente para cualquier ensayo de historia médica el carácter mortecino y enfermizo del pelito grasiento de la infanta: si bien puede considerarse un efecto del cardado surge la duda sobre la ingestión suficiente de vitamina C en la época y como consecuencia, esa frente alta rayando en la alopecia femenina a temprana edad. Observen detenidamente la finura del cabello que logra un impacto grima considerable.

La nena puede haber sido la hija de un notable holandés por el atuendo rico en bordados y volantes, pero no se confundan, miren hacia el hombro izquierdo, una protuberancia demasiado pronunciada para ser un pliegue demuestra un nuevo dato sobre el flaco favor que hizo Dios en la pequeña señorita: la “asimetría- chepa” ,es un nuevo argumento para una conmiseración con la criatura. El artista demuestra como siendo un verdadero hijo de puta por querer reirse de la desgracia ajena, se puede tener el cinismo artístico de intentar reflejar la tierna infancia.”




Hormon Wells

Etiquetas:

lunes, abril 02, 2007

¿Le he despertado?


Queridos amigos:

hace un par de viernes por la noche me entretuve hasta las dos de la mañana haciendo trabajos manuales... Quiero decir manualidades... Bueno, piensen lo que quieran. La cosa es que he elaborado un completo informe de mi periplo por Escocia para que mis acompañantes, José Luis López Vázquez y Paco Martínez Soria, puedan contarle el viaje a sus familiares porque ellos son así: necesitan a una Gracita Morales que les atienda. Fue ésta una labor ardua, déjenme que me atribuya un poco de mérito, para una persona inhábil como yo, que aprobaba plástica en el cole porque su destreza con la regla y el cartabón despertaba la lástima (y la hilaridad) de los profesores. El informe, por duplicado, me tuvo inclinado sobre la mesa del comedor y entretenido unas buenas horas. Bien mirado, es decir visto a cinco o seis metros de distancia, no me ha quedado mal... La espalda, tampoco.

Mi Rodrigo, cosas de niños, tiene la buena costumbre de madrugar los fines de semana, tal vez porque sea verdad que al que madruga Dios l'apoya. Entre semana no pasa. Entre semana es su padre el que, cerca de las nueve, tiene que ir a levantarlo, pero llega el sábado, el domingo y fiestas de guardar y no falla. Él sabe que su padre, normalmente, se levanta pronto. No fue el caso, como ustedes pueden comprender, ya que si me acuesto casi a las tres de la mañana (entre manualidades, pitos y flautas), a las ocho y media del sábado no se me ocurre nada más apasionante que planchar la oreja.

Pero mi niño vino a pedir el desayuno y a esa precisa hora sonó el timbre de casa.

-- ¡Coño! -mi primer pensamiento del sábado.

Un día de esa semana (no recuerdo cuál) había calado a dos testigos de Jehová dando la chapa a los vecinos de casa en casa. Al principio iba a echarlos, pero, después, como descubrí que iban a aturdir con sus peroratas a un vecino que me cae gordo, les dejé. Cuando sonó el timbre de mi casa, pensé en que era una venganza de Jehová por mis malas acciones. Los dos testigos fue mi primera opción y así se lo comenté a mi mujer, Beatriz, que con la dulzura mañanera que le caracteriza, dijo al segundo timbrazo:

-- Como baje a abrir la puerta, me voy a cagar en su puta madre-, que si no fue exactamente esto lo que farfulló, aún sin haber abierto los ojos, en completa discordancia con la tierna pereza de su voz, soltaría por su boquita una alocución de calado parecido. "Al cielo de tu boca, el purgatorio", que dice Sabina.

Pero yo ya bajaba las escaleras, sobre todo porque Rodrigo me esperaba en el salón y, por un momento, temí que le diera a él por abrir la puerta. Nunca sabe uno con los niños. Si no hubiera sido por ese temor, a los testigos de Jehová les habría abierto San Pedro.
Fisgué, con cuidado de no ser descubierto, a través de la cortina translúcida del ventanuco de al lado de la puerta. Estaba más que decidido: si veía a dos con pinta de telepredicador dispuestos a decirme que Dios es amor a las 8,30 h de un sábado, les azuzaba a Beatriz para que se dieran cuenta de que Dios puede que sea amor, pero mi señora a esas horas es mala hostia. ¡Menuda es!
En su lugar, atisbé a un tipo gordo de unos treinta años, con cara de actor de Hollywood y un jersey de canalé con el logotipo de Saunier-Duval. ¡A las ocho y media de la mañana un sábado a revisar la caldera! ¡Con dos cojones!

-- ¿Le he despertado? -me preguntó cuando abrí. Quizá mi careto y el pelo revuelto debieron de darle alguna pista.
-- ¡Qué va!- contesté con ironía (aunque en verdad quien me había despertado era Rodrigo)-. ¿Es usted testigo de Jehová?
-- ¿Testigo de...?- el chaval no sabía si sonreír o huir-. No, no, vengo a la revisión de la caldera- y se señaló el escudo del jersey a modo de credencial.
-- Ya veo. Es una broma- le tranquilicé-. No como ustedes, que cuando avisan de que van a venir el sábado por la mañana a revisar la caldera, se lo toman muy en serio.
Y como no supo contestar otra cosa que un encogimiento de hombros, le hice un ademán para que pasara.
-- Pase, pase, ¿quiere un café?
-- No, gracias. Ya he tomado uno.
-- ¡Ah! Que ya ha ido a despertar a alguien antes que a mí- insistí en el tono irónico.
-- Sí -aseguró midiendo con economía verbal si mi humor caústico era una coña o un reproche-. A su vecina.
-- ¡Muy bonito, hombre! ¡Muy bo-ni-to!- le dije y después la retahíla normal que se le suelta al que viene a revisar la caldera a las ocho y media de la mañana de un sábado-. Ahí tiene usted la caldera... Toda suya... Estoy por aquí... Si me necesita, me llama... Y no robe nada.
Y me miró de hito en hito, exoftálmico, con la misma intensa mirada que dedico yo a ese cuadro de El Bosco cuando voy al Prado: como si mi cabeza albergara la piedra de la locura.

X. Bea-Murguía (seguro que están muchos de ustedes de vacaciones. Sepan que yo no).

Etiquetas: , , ,