viernes, septiembre 28, 2007

Más español que la bandera


Para Kike Imaz,
mi cuñado,
en su 40 cumpleaños.

Queridos amigos,

el PP se está poniendo bastante plasta con el tema de las banderas en los ayuntamientos, no sé si ustedes están conmigo en esto, pero a mí el tema ya me resulta muy pesado, porque una cosa es obligar a un alcalde de ANV-HB-ETA a que ponga la bandera en el balcón, y que se joda y la ponga, y otra muy distinta es este empeño tan tonto en que para octubre haya más banderas que níscalos en el pinar. Ese es, desde luego, el camino correcto para llegar a la Moncloa, Mariano: los eshpañoles tenemosh el tema de lash banderash como la primera de nueshtrash preocupacionesh.

A mí me quita el sueño, porque mi mujer es presidente de la comunidad de vecinos y seguro que, en la próxima junta, sale alguno del PP exigiendo que ondee la rojigualda en el balcón de la presidencia. Son tan pesados...

Lo digo porque el ataque de banderismo febril no se ha quedado en los ayuntamientos de ANV-HB-ETA, sino que lo estamos padeciendo también en Madrid. Con el pedazo de banderola que pusieron en Colón, que a mí me gusta (en serio), no han tenido bastante. Viendo que Tomás Gómez Franco, alcalde socialista de Parla, no se rascaba el bolsillo para comprar una bandera que ondeara majestuosa en el balcón del ayuntamiento, el PP de la localidad ha decidido comprar una y regalársela al municipio, haciendo todo el ruido que han podido para que España vea lo antiespañol que es el futuro candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Es un poco tonto esto, ¿no?. Además, tengo que repasar mis exiguos conocimientos del derecho, pero creo que en este gesto un buen abogado podría encontrar una falta de ultraje a la bandera: la han mandado a Parla (a cascarla). Esto es muy serio. Mariano, pon orden.

Con todo, ésta que es ya la preocupación que más inquieta a los españoles, tiene otro punto de vista. Escuché ayer en la radio a Ramón Jauregui, diputado del PSOE, decir que él es partidario de una aplicación flexible de la ley en el caso de Odón Elorza, alcalde socialista de San Sebastián, que tampoco quiere poner la bandera española en el balcón del ayuntamiento de Donosti. No, Ramón, no. La ley es absurda, pero dice lo que dice y es bastante claro. Lo que debería hacer el PSOE, pero no tiene narices, es cambiarla, que ellos pueden hacerlo porque es bastante seguro que ERC no votará en contra. Pero si a mí me quitan la espuma de afeitar en el aeropuerto, porque es la ley, Elorza tiene que poner la bandera o asumir las consecuencias. Ojo, que yo no estoy diciendo que pongan la bandera en ningún sitio. Eso me da igual. Sólo digo que si a los ciudadanos nos aplican la ley a rajatabla, con más razón a los ayuntamientos.

De todas formas, el PP se vuelve a equivocar porque este asunto no les va a rentar mucho en las elecciones. A ver si te enteras, Mariano, que los que duermen con sábanas de raso rojigualdas ya te votan. Lo que deberías hacer es proponer a ZP un gran pacto de estado para aprobar una ley que obligue a los ayuntamientos exhibir algo mucho más español que la bandera: las banderillas, con su punto de guindilla, su pepinillo y su aceituna. Eso sí lo veo yo mucho más práctico y, además, muy español.

-- Buenas, que vengo a pagar el numerito del coche.
-- Aquí tiene. ¿Desea algo más?
-- Nada más. ¿Qué se debe?
-- Tantas mil.
-- ¡Como éstas!
-- ¡Ea! Su vuelta, su recibo y una banderilla.
-- Tenga, tenga...
-- ¡BOTE!
-- ¡Ole!
-- ¡Viva España!

X. Bea-Murguía (¡Viva!)

Isabel Riscado, muchas felicidades también a tí. Ya imagino que tú no has cumplido cuarenta todavía.

Explicación para mi amatxu. Mamá, cabeza de polla no es una grosería. La cabeza de la polla es aquella parte de la mujer del pollo que resulta completamente inútil. Todos sabemos que cuando a una polla le cortas la cabeza, el cuerpo continúa caminando como si nada.

Etiquetas: , , , ,

jueves, septiembre 27, 2007

Cabezas de polla


Queridos amigos,

supongo que todo el mundo sabe qué es una cabeza de polla y me ahorro las explicaciones.

Anteayer fui a Barcelona, a la presentación de unos puros nuevos, Ashton V.S.G., que empezarán a comercializarse en España en breve. Vino hasta el número 2 de la compañía, un americano que se llama Chip. Hagan las bromas pertinentes, ya las hicimos todas nosotros, pero el hombre estaba desconsolado porque Chop no había querido venir. Al parecer, se ha liado con el Pato Donald. Su mujer también vino. Se llama Bit: sólo sabe contar del 0 al 1.

En el aeropuerto, la tuve con el de seguridad. Como siempre. No me resisto.

Fui bastante apurado por la mañana, perdiendo el culo desde primera hora entre unas cosas y otras, así que hice la maleta de cualquier manera. No caí en el error porque, además, Beatriz me estaba diciendo que me llevara un portatrajes, que iba a ir por la noche arrugado como una pasa. No quise porque una vez me obligaron a facturarlo. La población aeroportuaria aplica las normas, o no, dependiendo de cómo se hayan levantado y quería ir sobre seguro y lo seguro es que la maletita pequeña escapaba a su arbitrariedad.

Pasé la cola de seguridad, hice el strip-tease reglamentario para atravesar el arco detector de metales sin contratiempo y sin cacheos. Todo correcto, a pesar de mi cara de alqaedo. Cuando voy a recoger mi maleta, me dice el guardia que está allí viendo la tele:

-- ¿Esta maleta es suya?

Ya estamos, pensé. La profe me tiene manía. A veces pienso que me voy buscando problemas para, después, tener algo que contar en el blog.

-- Sí, es mía.
-- Lleva usted un espray que no puede pasar -me dijo señalando en el monitor la radiografía de mis vergüenzas.
-- ¿Eso? Es espuma de afeitar. Es para afeitarme.
-- Sí, sí. Estoy convencido de que es espuma de afeitar, pero no puede pasar porque es demasiado grande. Es la ley, caballero. Tiene usted que facturar la maleta o tirar el espray aquí.

En los últimos tiempos, siempre que alguien me ha llamado caballero, después, me ha jodido. Ya entiendo que "caballero" es una especie de amenaza. Facturar la maleta estaba ya descartado: perdería el avión.

-- Si quiere, saco el bote de la maleta y pruebo la espuma aquí, delante de usted.

No era por la espuma de afeitar. Eso me daba igual: ¿han visto a Gary Cooper en "Horizontes lejanos"? Pues yo soy capaz de rasurarme igual, igual con el cuchillo jamonero o con el cortapuros si hace falta. Tengo que resistirme porque es parte de mi personalidad. Cuando hay una ley que es estúpida, obedecerla ciegamente, sin excepciones, es de ser un cabeza de polla.

-- Abra la maleta y dése prisa, por favor: hay gente esperando.
-- ¿Voy allí a abrirla?- pregunté señalando a las mesas que han instalado detrás de la seguridad para que los sometidos al abuso aeroportuario, sospechosos todos ellos, recuperen la dignidad y la compostura-. Es que tiene un mecanismo explosivo muy delicado y si lo hago aquí, lo mismo le pongo perdido de sangre.
-- No- ya enojado-. Ábrala aquí.

Comprendí que no le hacían gracia mis chistes. Es normal. Son muy malos. Si en vez de un guardia de seguridad hubiera sido un benemérito, no me habría atrevido. Las cosas como son.

-- Mire -le dije con el bote de espuma de afeitar en la mano-. ¿Ve? Está casi vacío. Le queda un culín así que puede usted considerar que cumple los requisitos legales: es un culín de espuma legal.

Pero ya no me hizo caso. Llamó a una compañera y le dijo que tirara el bote a una de esas papeleras enormes que han instalado para casos de emergencia, que están forradas de una aleación de titanio y plomo que inhiben el material radioactivo y explosivo.

-- Tenga cuidado al arrojarlo a la papelera -le dije a la compañera-. Es una espuma de afeitar muy nerviosa: explosiona con mirarla.
-- Ustedes se enfadan con nosotros -me contestó la compañera-, pero es la ley.
-- Cuando la ley es estúpida, aplicarla a rajatabla es igual de estúpido.

Es de cabeza de polla. Sé que es una batalla perdida, pero no me conformo. Ya ven.

Como estaba picado, ayer, a la vuelta, probé a pasar el cortapuros por la seguridad. Pasó sin problemas. Estuve tentado de secuestrar el avión amenazando al piloto con practicarle la circuncisión y la ablación a todos los pasajeros.

X. Bea-Murguía (aunque les quiten la espuma de afeitar, protesten, coño, protesten).

martes, septiembre 25, 2007

Un minuto de Supermodelo es mucha cara


Queridos amigos,

ayer por la noche, después de aguantar las gracias del capullo de mi hijo (otro día lo cuento), estuve haciendo limpia en el ordenador. Cuando me quise dar cuenta, eran ya las once de la noche. Bajé a dar las buenas noches a Beatriz y, tatarara, tatarara, la pillé viendo Supermodelo. Yo vi un minuto, uno, y me pareció lamentable. Salía, ahí, una pobre chica llamada Marta (Marta, amiga, no llores más, bonica) hecha un paño de lágrimas y, también, un baño de lágrimas porque una amiguita suya cruel le había dicho que, cuando desfila, se le nota que es incapaz de cambiar de registro...

¡Tamaña crueldad! En el minuto que vi una señora vestida de rojo, con las tetas gordas, les estaba incitando a que se sacaran los defectos las unas a las otras. Así. En crudo. Y a Marta, pobrecica, le dijeron eso. Lo del registro. Que no es capaz de cambiarlo. No. Y se derrumbó.

MARTA (Llorando como un magdalena): Pues no sé por qué me dices esos porque yo me paso horas y horas delante del espejo, ¿tú sabes lo que es eso?, horas ensayando y poniendo muchas caras distintas para cambiar de registro...

Sin duda, la compañera no sabe el suplicio que puede llegar a ser eso. Yo no me lo puedo imaginar, ¿ustedes? He leído en algún sitio que el Santo Oficio utilizaba algo parecido para arrancar confesiones y que era una de sus peores sevicias. Ponía al reo ante un espejo y le hacía poner más caras que Jim Carrey con los dedos metidos en el enchufe (aunque el reo sólo conseguía poner cara de dolor).

Vi un minuto y le dije a mi mujer:

-- Para mí ya es mucho, ¿cómo puedes estar viendo esto?
-- No, no -disimuló (hasta me pareció que silbaba)-. Yo estaba viendo CSI. Están en los anuncios.

A mí me gustan más los anuncios. Mucho más. El de Fairy, sin ir más lejos, me emociona. Toda esa columna de platos limpios con sólo un bote.

Ya me iba a la cama, cuando, escalerita arriba, se me ocurrió que podía echar una mano a Marta, la pobre, qué mal rato, horas y horas en el espejo sin poder cambiar de registro. Marta, qué sofoco te has llevado, hija, qué mala es esa señora de rojo con las tetas gordas. Mira qué fácil es cambiar de cara:

video

X. Bea-Murguía (viendo un minuto de este programa, no sé por qué hay tanta gente que piensa que todas las modelos son tontas del culo. ¿Por qué? ¡¡Quiinjusticia, oyes!!).

Etiquetas: , ,

lunes, septiembre 24, 2007

El cochecito, leré, me dijo anoche, leré


Queridos amigos,

no me sean puristas, que sé lo que pone. Dice: "El cochecito, leré, me dijo anoche, leré" porque me refiero a "yo y mis cositas con el coche" y no a un más que probable secuestro y abusos deshonestos perpetrado por el "cocherito, leré, me dijo anoche, leré, que si quería, lere, montar en coche, leré, que él conoce un descampado en Fuenla, leré, donde encontrarán rápido mi cadáver, leré". Las canciones antiguas, a veces, se pasan un huevo: son dignas del mismísimo Pier Paolo Pasolini. Inaceptable.

Fíjense si tiene mala leche mi coche, que la noche del jueves al viernes, me dejó tirado en la calle Ferraz en compañía de un columnista de El Mundo. Sí, amigos y amigas, calle Ferraz más columnista de El Mundo... ¡Un rollo muy chungo! Cualquier día de estos, mi coche me va a abandonar en medio de la calle, con un enorme falo de goma en la mano, al paso de una manifestación de feministas contra la falocracia con el lema "Manolo, la cena te la haces solo".

El aparcacoches del Club Ayard (excelente restaurante, muy, muy recomendable) se dejó las luces de emergencia puestas, con su bucle naranja de indecisión, durante horas y, claro, como no he cambiado la batería desde esta otra entrada (¿Recuerdan? CLIC), pues el coche que nones y que nones... Ahora que veo la fecha de esa entrada, me doy cuenta de que... Hace un año que tenía que haber cambiado la batería.

Así que, en la calle Ferraz con un columnista de El Mundo, esperando los dos a que viniera el pavo del seguro...

-- Media hora, caballero -me dijo muy cortés la telefonista de la Mutua-. El coche de asistencia tardará en llegar una media hora.
-- ¡Media hora, dice! ¡Estoy en Ferraz con un columnista de El Mundo! ¿Sabe lo que eso significa? ¡Están por todas partes!

Así que nos volvimos a meter en el Club Ayard porque, encima, estaba a punto de caer una buena tormenta. El coche de asistencia tardó, efectivamente media hora en llegar, pero contando desde el momento en que me llamó para decirme que ya venía, lo que fue, aproximadamente, una hora después de mi aviso. Eran casi las dos de la mañana.

-- ¡Vaya nochecita que llevo! -dijo el hombrecillo, a modo de excusa.
-- Mucho capullo que se ha quedado sin batería esta noche ¿no?.
-- Sí, sí. Jeje... ¿Qué le pasa a usted?
-- A mí nada, hombre, yo les he llamado por el coche, que se ha quedado sin batería.
-- GLUP. Abra el motor.

El hombrecillo, que en verdad era el hada buena del bosque, traía una maletita mágica con dos varitas en forma de pinza. Las enganchó no sé dónde y dijo las palabras mágicas:

--¡ARRANQUE!

Y el coche, como por ensalmo, se puso en marcha.

--No encienda las luces hasta dentro de diez minutos y procure hacer unos cuantos kilómetros.
--Vale, muchas gracias... Pero, espere... esperesperespereeeEEEE... No se vaya. ¡No se vaya!

Yo no sé qué me pasa últimamente que tengo querencia al contratiempo nocturno. Cuando no me cierran el aparcamiento del Corte Inglés, CLIC, me da por saco la policía local; cuando no me secuestran los amigotes y me obligan a tomarme otra caña, bajo la amenaza de descuartizarme y mandarme a casa en trocitos, me quedo sin batería y el de la Mutua tarda hora y pico en venir.

-- Me dará un papelito, donde se resuma todo el contratiempo con más señales que pelos, para que me crea mi mujer, ¿no?
-- Por supuesto, señor. Firme aquí.
-- ¿Ves, David? Si es que la Mutua lo tiene todo pensado. Ahora, gracias al salvoconducto que me ha dado este hombrecillo tan majete, si quieres, nos podemos ir a tomar la penúltima.

X. Bea-Murguía (Bea, no te creas todo lo que escribo aquí que ya sabes que yo soy muy mentiroso).
¡¡¡Muchas felicidades Pepe!!!

Etiquetas: , ,

sábado, septiembre 22, 2007

Donde esté el buen rollo

Etiquetas:

viernes, septiembre 21, 2007

Temita del Viernes: Hace Calor



Chusma:

La verdad que nada de calor, un tiempo de perros en Amsterdam y a uno le entra la vena de Chipiona con ese Bar "El Desarreglo" con esos soldados de Pavía y esa sepia con salsa verde y esas risas con Manolito "Viva er Beti",son doscientos mil euros quillo... .

Esa España bizarra que no ha cambiado,unas imagenes de zona 7 de Interrail: España ,Portugal y Marruecos asombrosas,ese ritmillo,esa mula,ese tambor Honsuy,esas subvenciones a fondo perdido con dos cojones... .

Y Kiko Veneo siempre asombroso,yo creo que es el unico poeta junto con Urceloy que realmente hace algo de lírica en la piel de toro.

Y claro a más de uno, cuando escuche desde la Costa Oeste lo de "Lo que yo quiero es un Rock and Roll, ¡Déjate de tonterías!." se le tienen que caer las lágrimas.

Hormon Wells

A la misteriosa mujer de Shangai.


jueves, septiembre 20, 2007

Estos son mis colores


Queridos amigos,

pagamos a nuestros diputados para que discutan leyes, no sentimientos. Sobre estos, es imposible legislar. Nadie puede escribir una ley que obligue a Rosa Bonás, diputada de ERC, a sentir nada. De mi breve experiencia con ella, puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que esta mujer no siente ni el cuero del escaño en el culo, que es más tiesa que el brazo incorrupto de Santa Teresa, que si pierde las gafas es porque no tiene sensibilidad ni el punta de la napia. Es un encanto de mujer, todo amabilidad, todo cortesía, todo sentimiento. Allí estaba ella en su escaño, diciendo que ella no siente la camiseta de la selección española, sonriendo y todo, que no sabía yo que los berberechos son capaces de sonreír, pero, mira por donde, un descubrimiento más para el avance de la zoología marina.

Yo no voy a defender que sólo exista la selección española. Personalmente, me la pela. Es una discusión tan idiota, que me ofende que mis señores representantes y padres de la patria dediquen media hora a mostrar sus colores desde la tribuna. Lo que sientan los señores de ERC o del PNV o del BNG no es motivo suficiente para hacer nada. Hay una razón, una sola, que mueve el fútbol y que hace que hoy sólo sea viable una selección nacional: el dinero.

Díganle a Joan Laporta, que tantas veces se ha manifestado a favor de els Països Catalans, que el Barça se salga de la Liga Española para jugar sólo la Lliga de Catalunya. Porque a la cadena lógica "Una nació, una selecció", aparte de un par de enes, le falta la tercera proposición que completa el entimema: "Una nació, una selecció, una lliga" ¿No? ¿No somos tan patriotas? A ver qué dice Laporta. Dirá: "De esto hoy no toca", porque lo que da pasta es el Madrid-Barça. El Gavá-Barça no da dinero. Déjense de historias que, aquí, el único color que se siente es de los billetes, billetitos verdes.

Los que comparan España con el Reino Unido tienen que recordar que Escocia, Gales e Irlanda del Norte tienen su selección nacional porque, también, tienen sus propias ligas, aparte de la Premier inglesa. Que conste que a mí me parece cojonudo. Como si el Real Madrid quiere dejar de jugar en la Liga Española para apuntarse a la italiana. El fútbol es un negocio y los futbolistas sienten los colores del equipo que les paga y nada más.

Lo que sí que me fastidia, y mucho, es lo de siempre. Los nazionalistas, y es respetable, no quieren que nadie les imponga una selección que no sienten. Vale. Pero ellos sí quieren imponer la suya, porque digamos que yo me llamo Xavi, soy futbolista catalán, juego en el Barça, pero prefiero jugar en la selecció espanyola porque me va a ir mejor, no por sentimientos ni por chorradas de esas, sino porque es más fuerte, tiene más posibilidades de éxito internacional, puedo ganar más títulos, tengo más oportunidades de que el Manchester United se fije en mí y me fiche por un pastón, por lo que sea. Los nazionalistas nunca me lo perdonarían... ¡Urdangarín, traidor!

Los nazionalistas no permiten que nadie les diga lo que tienen que ser ellos, pero, al mismo tiempo, exigen a los demás que sean lo que ellos dicen que tienen que ser. Y esto, amigos y amigas, sra. Bonás, se llama fascismo. Puro y duro fascismo. Es exactamente lo que hacía Franco, pero en escala.

X. Bea-Murguía (Estos son mis colores: "Bravo equipo albiazul que resurges potente otra vez, recordando la gloria de aquel gran Deportivo Alavés").

Etiquetas: , , , ,

miércoles, septiembre 19, 2007

Pedos divinos

Se han caído los malditos signos de exclamación y una sencilla ventosidad de la madre superiora se ha convertido en una crisis de fe. ¡DIOS!

H.Wells & X.Bea-Murguía: nos peemos como Dios manda.


(Agradecimientos: Axe).

Etiquetas:

Dios no ha muerto: será juzgado en rebeldía

Queridos amigos,

aquí le ven: se llama Ernie Chambers y, aunque tiene pinta de profeta negro del Midwest en la Consagración, es miembro del senado de Nebraska, Estados Unidos, desde 1970. ¡De Nebraska! ¡Nada menos! Mil pavos al que me diga ya, sin mirarlo en Google, la capital de Nebraska... Mitxu, Luis, los petetes no pueden jugar. Esto es un concurso para gente normal, personas que a los 14 años optaban por el "Interviú" o el "Superpop" y descartaban pasar la tarde estudiándose el atlas mundial.

Si buscan en Google "Historia de Nebraska", comprobarán que el ordenador responde: "¿A quién coño le interesa?". Para que vean que Nebraska es, probablemente, el lugar más anodino de la tierra: una preciosa llanura para el estudio de la reproducción senil de los búfalos o para un suicidio colectivo. Dice Wikipedia "También cabe destacar que unos (SIC) de los eslogan de este estado es "The Good Life" (La Buena Vida) refiriéndose a ser (SIC) un lugar donde los principios es (SIC) la familia y el entretenimiento sanos (SIC)". Tantos errores sólo cabe achacarlos a la desgana con que se escribe sobre Nebraska. ¿Y a qué se referirá con entretenimientos sanos? ¿A echar la tarde mirando por la ventana? ¿A estudiarse el atlas mundial? Cuando la gente de Nebraska quiere algo de diversión, lo que hacen es irse de Nebraska.

Seguramente ahora puedan llegar a entender por qué Ernie Chambers, miembro del senado de Nebraska desde 1970, ha decidido demandar a Dios: la razón es que se aburre. Esto es fe y lo demás son cuentos. Casi cuarenta años en el Senado de Nebraska es algo que imprime carácter. Y este tipo que se sube al estrado en camiseta Ferry no es el peor. No, señor. En Nebraska hay alguien que está mucho más aburrido que Chambers, porque un juez, cuyo nombre no ha trascendido, pero que podría ser, ¿por qué no?, Jacky Nietzsche, ha admitido a trámite la demanda. Dios no ha muerto: será juzgado en rebeldía porque, claro, Dios es omnipresente, ubicuo, está en todas partes excepto en Nebraska, de donde se fue porque es un coñazo de sitio. Ya lo dijo Carlo Levi: "Dios se paró en Iowa".

Hoy, como quiere demostrar Chambers, y este dato que he ocultado hasta ahora demuestra que no es ningún orate, en Estados Unidos se puede demandar a cualquiera: que se vayan preparando Papa Noel, el Rantoncito Pérez, el Hombre del Saco, el Coco, Bin Laden y todos los demás personajes imaginarios que existen porque Santo Tomás de Aquino se empeñó en demostrar su existencia.

X. Bea-Murguía (La capital de Nebraska es Lincoln y como ustedes no saben si lo he mirado en Google o soy tan petete como mis hermanos, mil pavos para mí. Ahora se los pido a mi señora, que es la tesorera de la casa).

Etiquetas: , , ,

martes, septiembre 18, 2007

Imagen


Seres:

La política se ha convertido en una simple cuestión de imagen, ya saben los que me conocen que no tengo una idea política clara, es decir, soy incapaz de definirme políticamente porque creo que los partidos no responden al 100% con mis expectativas vitales y no puedo decir que sea de derechas o de izquierdas, a lo mejor soy simplemente un
ácrata o un ciudadano sin ideales, pero como decía mi abuela, ella que era sabia como son todas las abuelas,”mi mejor amigo es mi bolsillo” y si uno lee un poco de historia la política, aunque sea un poco bizarro afirmar esto, no es más que una legitimación temporal de acciones que en ningún caso cubren el espectro de los deseos de todos los gobernados.

Hecha esta precisión, y estableciendo la identidad gobernado es igual a fracasado sea del partido que sea, me llama la atención que últimamente hay una ligera tendencia a la prohibición basada en el humor y en la mofa de los servidores públicos. Hemos tenido el ejemplo de la revista “El Jueves” en que curiosamente se persigue una imagen denigrante de los –ya veremos-herederos de la Corona patria,cuando el verdadero escarnio se produce en la frase que otorga la misma capacidad de trabajo a los referidos que a un cubo, y como ultimo ejemplo, el toque del Gobierno a Ryanair porque no les ha sentado bien que la imagen de un primer ministro se vea en una estrategia de marketing. ¿Como se puede ser tan cretino en pleno Siglo XXI ?.La imagen pública consiste en convertirse en un icono popular, en cierto sentido los políticos, incluyo a los jefes de Estado, viven en la sociedad de la imagen de la que se aprovechan y que se compone de iconos. Pueden ser considerados por lo tanto como cualquier otro personaje o marca que se muestra en los medios: la leche Pascual, la Coca-Cola o los teletubbies.

Podría ser curioso que cuando Fernando Alonso afirma "Ayer Ron (Dennis) dijo una cosa, hoy Lewis dice otra, y mañana dirá otra Ana Rosa Quintana" fuera denunciado por esa presentadora y mejor periodista por un mal uso de su imagen.La mofa y el cachondeo deben presidir la vida de cualquier individuo que salga en los periódicos.

He dicho.

Hormon Wells



Promo de H.Wells & X.Bea-Murguía

Queridos amigos,

espero que les guste esta publicidad que me he currado para promocionar el blog y que suban las visitas diarias. Puede que no les parezca muy original, pero he pensado que, quizá, tirando de alguien que tiene habitualmente cara de no demasiado listo, pueda llegar a reflejar la esencia vital que nos ha marcado durante estos dos años en H. Wells & X.Bea-Murguía: proponemos temas serios que la gente se toma a risa.

Al contrario que otras campañas, hechas en agencia con un montón de pasta, nosotros hemos robado una ya hecha y cambiado el mensaje. No tenemos dinero, compréndanlo. Nuestra esperanza es que en Moncloa se cabreen y, así, aunque nos lo hagan retirar de forma sutil en menos que canta un Fernando Alonso, todos los periódicos se hagan eco del asunto y consigamos un ruidazo mediático de aquí te espero (Zapatero).

Ya sabemos que lo que vendemos es mentira, pero está hecho a propósito, porque, al fin y al cabo, ¿qué es la mentira sino una percepción distinta de la verdad? Hay que tener en cuenta que lo que hacen los políticos es exactamente eso: retorcer la verdad para que existan verdades para lelas y para lelos, así que un político viene al pelo para este tipo de campaña, que éticamente hablando pisa la línea entre lo que se debe y lo que no debe hacer en comunicación, pero no tanto como Pepiño Blanco en su blog o el mismo ZP en la palestra, que están completamente al otro lado de la frontera. ¡Ah, la ética! ¡Menuda estupidez!

Dicho esto, tengo que añadir que, con esta campaña, estamos demostrando ser tan listos como los de "El Jueves" con su portada zafia y ya no es cuestión de si la deontología profesional permite o no, que ya sabemos que en estas chorradas cabe una interpretación tan laxa como un calzoncillo sin goma, estamos hablando de libertad de expresión, sacro-santo derecho libertario donde lo haya cuyos límites han desaparecido por mor de la telebasura y los periódicos gratuitos.

Imagino que no están entendiendo nada. Yo mismo... Tampoco se crean, pero, claro, ya saben ustedes que yo soy un facha. Entiéndanlo. Pero... ¡Zapatero...! Zapatero es de izquierdas, es un libertario, un hombre abierto que triunfa en la portada de "Zero", un liberal de manga ancha, un político que presume de feminista, con tanto sentido del humor como de la libertad. Que él haga ciertas cosas, demuestra su necedad: da a Ryanair lo que quiere, publicidad, y se quita, una vez más, la careta.

Yo también he dicho.

X. Bea-Murguía

Etiquetas: , ,

lunes, septiembre 17, 2007

De Quitapesares

Queridos amigos,

Tengo un amigo, uno de los buenos, cuyo nombre no sé si decir aquí, porque, quizá, lo que voy a contar le perjudique, pero se llama Raúl García de Frutos y vive en Quitapesares, Segovia. Cuando leo este párrafo, me acuerdo de él:

En Tarento no se usa [el nudo púnico] porque es el obligado para los ahorcamientos. Esto de los nudos va por provincias. Lo que gusta aquí, no gusta allá. El amarrote tiene el verdugo que colocarlo sobre la nuca y, como desliza, hace sacar la lengua. En Tarento, ahorcado que no saca la lengua, no hace gracia”.
(Álvaro Cunqueiro. “Las mocedades de Ulises”).

Las costumbres, como los nudos marineros, van por pueblos, más que por provincias. En Bernardos, Segovia, por ejemplo, el que se ennovia con una chica del pueblo o se paga la costumbre a los amigos de la chica o va por el Puente de Piedra al río Eresma. Sin contemplaciones. Antes se hacía en el Abajo, una charca local que se secó, atando al pretendiente a un burro y dejándolo allí a su suerte, que no era otra que caer de bruces en el lodo y hacer compañía a los sapos.

Yo la pagué, como corresponde, porque las costumbres, centenarias o modernas, son parte del patrimonio cultural y hay que hacer por mantenerlas vivas: es responsabilidad de todos. En próximas fechas, Jose, el marido de la mayor de Abundia, se va a pagar una cena a base de ensaladas, tostón y ponche de los Reales Alcázares, como manda la tradición, y, así, pone el amarrote en la nuca de unos cuantos que aún no saben si rascarse el bolsillo o comprarse un paracaídas. El que mejor poner el amarrote sobre la nuca es Raúl, que vale tanto para eso como para cortar el pelo a dentelladas. Por eso, sólo por eso, ya merece la pena sacarlo de Quitapesares para que se airee de tanto electroshock y tanto Prozac. Además, así se inspira para acabar de escribir sus antimemorias apócrifas, que ha titulado “Psicopatía”.

En Carbonero el Mayor, Segovia, tienen fama de borricos. Luego no es para tanto, pero ellos hacen por mantener su prestigio en toda la provincia, en dura competencia con los nativos de Espirdo y los de Valsaín. En eso se les va mucha fuerza: en propagar que son más brutos que nadie. Dicen, y si no es verdad, está muy bien contado, que quisieron meter una viga atravesada por la puerta de la iglesia y que, viendo que no había manera, alguien propuso untar las jambas con manteca para que deslizara, como el nudo púnico.

Salió al baile Raúl, el nieto del Relojero de Bernardos, por las escaleras de Yagüe con un cubata en la mano y, como le faltaban manos para ajustarse el pañuelo, colocó el vaso en la cabeza a un chaval de Carbonero el Mayor, quien, como pueden imaginar, se revolvió y encaró al “Relojero”:

-- ¡Vete a vacilar a tu puta madre, chaval, que yo soy de Carbonero! ¿Tú sabes dónde está Carbonero? ¿Sabes dónde está? ¡Pues mucho cuidado!

Los de Carbonero, además, son demasiado susceptibles. ¡Tampoco era para tanto! Por un momento, pensé que iba a haber lío, pero Raúl tenía la situación bajo control. Había recuperado su vaso con gran destreza y, con el tacto propio de un diplomático, de alguien que maneja con templanza las situaciones difíciles, cuando el nativo de Carbonero acabó su perorata, recordándonos que en su pueblo le mastican la huevera a cualquiera por mucho menos, el Relojero le volvió a poner el vaso en la cabeza.

-- ¡Eh! –dijo el de Carbonero con un tono más agresivo, haciendo un ademán por liberarse del peso del cubata de Raúl-. ¡Chaval!

Y el Relojero, de nuevo, pum, vaso en la cabeza y, pum, vaso en la cabeza y, pum, vaso en la cabeza y, así, seis o siete veces consecutivas que el pobre chico de Carbonero acabo diciéndonos: “Yo os conozco. Los Bigardos, claro. Sois unos tíos muy majos. Venid, venid, que os presento a mi novia, por si la queréis meter mano”.

En esto, como en todo, hay opiniones, pero yo, en principio, sí sería partidario de que a este pobre chico lo destierren de Carbonero el Mayor y lo manden para Madrid, o para cualquier otro lugar habitado por blandengues urbanitas y pijos remilgados que no te destrozan todos los metacarpianos cuando te dan la mano.

X. Bea-Murguía (Sergio tenía pelo antes de que, como se puede ver en la foto, llegara el Relojero a cortárselo a dentelladas).

Esta mañana, mi ordenador estaba de nones, así que me la he enviado al curro y, ahora, en mi hora de comer (que conste), la he colgado.

Etiquetas: , ,

viernes, septiembre 14, 2007

El temita del Viernes: Convencionalismos



Gentuza viernera:

Como veo que el camarada co-editor ha sacado un tema interesante en "Discusiones inacabadas por el "cerrajón" " , no esta mal ilustrar el debate con un tema colorista y amanerado a cargo de PULP.

Yo llevo toda la vida perdido.Les deseo un buen fin de semana.

Hormon Wells


Uno que se pone en las fotos

Queridos amigos,

aquí les dejo este testimonio aterrador, este documento morboso, esta prueba documental que atestigua que, efectivamente, como pueden ver, mi hermana mayor fue Caperucita Bética y mi hermano mayor, un payaso. Lo siento Luis, Bego, no me debéis dinero ni nada por el estilo, pero es justo que la verdad salga a la luz. La gente, vuestros hijos, maridos y mujeres, vuestros amigos, vuestros compañeros de trabajo y vuestra familia política, tiene derecho a saber la verdad, cruda, desnuda (vestida de payaso o de Caperucita), que, de todas maneras, siempre acaba saliendo.

El de la boina es un extra que pasaba por allí y con todo su morro, se colocó en la foto, ¡será chupacámaras! Nada tiene nada que ver con mi familia. No sabemos quién es. De hecho, si alguien lo conociera, que nos diga cómo podemos mandarle una copia de este dramático documento a sus conocidos para que sepan con qué clase de tipo se están jugando los cuartos.

Miradle, ¿cómo va a ser de nuestra familia? Con esas piernicas que tiene en forma de equis y esas bambas Victoria, que parecen una venganza materna más que el calzado que es propio de los leones. ¿Y qué me dicen de los pantalones? ¡Si parece Cachuli o Alfonso el de las Televisiones! No sé quién le vestiría así, pobre criatura, pero parece que hubieran querido tapar el escudo del Athletic por vergüenza. ¡Ay si mi abuela Mari, la "Elegante de Bilbao", lo viera!

Dos cosas positivas veo: lo de la obesidad infantil es una gilipollez como la copa de un pino, que la gordura es hermosura, salud y crecimiento y que se dejen de monsergas que se ve que el niño es orondo, rollizo, saludable y feliz. Y la txapela... ¡Ay la txapela! Hay que reconocer que el crío asomaba maneras de llevar la txapela como ha de llevarse: de medio lado, con clase, señorío y distinción.

¿Cómo será este tío 30 años después? Pues igual, pero con un puro en la mano (digo yo). Si ven por la calle a un treintañero gordo, vestido del Athletic, con la boina a medio lado y los pantalones subidos hasta las cejas, no dejen de decirle que pase por el blog a recoger este segundo detenido de feliz infancia en Murguía.

X. Bea-Murguía (y para que vean que el chaval reincide, dos platos... ¿Cómo haría la madre para meterlo en esos pantalones? Parecen los hermanos esos que cantan rumbas de Hospitalet de Llobregat, los Estepona esos).

Gonzalo, tengo una sopa caliente para ti. Hoy, sin falta, te llamo. Un abrazo.

Etiquetas: , ,

jueves, septiembre 13, 2007

El Final del Verano


Cuando Irina y Katja me despiertan a la mañana siguiente entiendo lo que es estar en el cielo:zumo de naranja, té , pasteles y manzanas regaladas con una inmensa sonrisa y la posibilidad de ver el Park Pobedy a través del inmenso ventanal de la casa.

Recuerdo las pipas de girasol fritas con limón y el vodka inverosímil hecho a base de frutas del bosque escuchando el aria Königin der Nacht en una noche de otoño rusa en pleno mes de Agosto mientras intento recuperarme de una gripe una semana después.

El verano se acaba antes en el norte, llueve de lado y volver a trabajar después de disfrutar de tres semanas de cachondeo Madrid-San Petesburgo a uno le pasa una factura psicológica de difícil manejo: se empieza a leer el periódico,se vuelve a ir al supermercado y uno no le encuentra sentido a despertarse tres horas antes de lo habitual.

Y entonces se tienen momentos esquizoides en los que uno recuerda las risas, las borracheras,los caracoles en las fiestas de la paloma,el casi perder el avión , el contemplar a dos demonios súcubos durmiendo e incluso roncando, intentando que la frase “El perro de San Roque no tiene rabo porque Ramon Ramírez se lo ha cortado” forme parte del conocimiento de una gente que escribe raro.

El final del verano es así, no es tan dramático como el duo dinámico quería hacer ver a la gente hace unos cuantos años ni tampoco como la muestra que la BBC con su especial acerca de las vacaciones en su programa “Grumpy old holidays” retrasmite y que es para llorar: hoteles setenteros en Fuengirola con cócteles radiactivos de bienvenida para familias de Leeds que pretenden ponerse morenas y que tienen miedo de que sus hijas queden embarazadas por un Don Juan( situación encarnada por un genuino papichulo autóctono en el reportaje que me deja boquiabierto).

Y ahora a lidiar con una gripe y un dolor lumbar que según el ínclito doctor Lojenga puede superarse con unos paracetamoles y unos caldos de pollo.El sistema sanitario de los países bajos merece una entrada a parte por lo nazi-tercermundista que llega a ser.

Me sube la fiebre,no se si por la gripe o por los recuerdos de este verano.

Hormon Wells




Discusiones inacabadas por el "cerrajón"

Querido amigo,

vaya por delante que me encanta llevar la contraria. Muchos lo saben (tú, también), como cuando discutimos diez contra uno sobre temas tan profundos como las diferencias entre cuñado y concuñado (valga este ejemplo real: Felipe y el Marichalá, cuñaos; Elena y Letizia, cuñás; Leti y el Marichalá, concuñaos). Podrás comprobarlo, de nuevo, cuando plantee este otro debate que tengo intención de poner sobre la mesa: ¿es la virginidad un término absoluto? Yo opino que no.

Este afán por llevar la contraria me hace a veces caer en la contradicción, pero no me importa. La mentalidad abierta (la de verdad, no la de la pose ni la de la transgresión facilona con falda), implica la comprensión, asimilación e, incluso, la capacidad de defensa de los argumentos del contrario. A ver si lo explico bien: el tipo que presume de ser más abierto de mente, puede llegar a ser el más cerril en defensa de su pseudoprogresismo y esa CERRAZÓN, que no CERRAJÓN, le lleva al mismo callejón sin salida que lo que pretende denostar. Así lo veo yo, pero soy capaz de decirte, mañana mismo, todo lo contrario.

Ejemplo, para los de mente abierta... ¡Coño que soberbia más injustificable! Espero que sepan perdonarme. Es un estilo que odio, pero se puede ser soberbio odiando la soberbia. ¿O no?... La frase hecha, el tópico, "una persona joven que gana mucho dinero, siempre se pierde" tiene diversas objeciones. La primera de todas, que es una generalización como decir que todos los segovianos son tacaños. Noooooooo. Algunos son muy tacaños. Otros, espléndidos (como los de Cohiba). Segunda, hay gente que se pierde sin tener un duro en el bolsillo; otros, nacen perdidos; otros, muchos, considerados perdidos por los demás, con o sin dinero, deciden vivir su vida aparte de toda convención social y prejuicio pequeño-burgués (sí, sí, pequeño-burgués) y son felices en la perdición.

La perdición, todo aquello que escapa de lo convencional, es el verdadero humanismo (ésta es una frase que uso mucho en defensa del tabaco, porque mis contertulios nunca saben responderla. Empiezo diciendo siempre: "Yo elijo la perdición a sabiendas". Es muy sonoro, ¿verdad?). Es en esta perdición, que nosotros, muchas veces, no podemos comprender, donde ellos encuentran la verdadera libertad. Así que, tal vez, lo que tú consideras perdición es, en verdad, libertad. A lo mejor, sí; a lo mejor, no. Sólo depende del perdido, no de cómo tú lo veas.

Tercero, en muchos casos, una persona considerada perdida por los demás, reencuentra el camino "correcto" cuando tiene el bolsillo más lleno. Las hagiografías están llenas de este preciso caso, sin ir más lejos San Agustín, Obispo de Hipona, padre de la Iglesia, aunque, también, de todo lo contrario. Yo conozco a más de uno que ha girado 180 grados cuando más "perdido" estaba y más dinero manejaba. Eran jóvenes y se dijeron: "Por aquí, no llego a ninguna parte", sin necesidad de que un ángel les dijera "Toma, lee", y se volvieron. Pero se lo dijeron ellos, no tú, ni nadie. Ellos mismos decidieron cambiar de rumbo.

Y ahora son felices, como tú y como yo, en otra clase de perdición, que es la convencional. Porque tú quieres ser rompedor y abierto, pero no te das cuenta de que eres tan convencional como todos aquellos que se empeñan en ser cerrilmente abiertos y en hacer triste exhibición de sus carencias afectivas. Esto lo tenemos ya hablado, creo.

Todo lo que digo, que era un runrún que me aprisionaba los cojones desde una noche en la peña, te lo suelto ahora que puedo y que no tengo a nadie que me interrumpa ni que me impida argumentar, diciéndome: "Ya está aquí, el cerrajón". Porque como es mi blog, escribo lo que quiero o, por supuesto, todo lo contrario, como puedo llegar a comprender que hay mucha gente y muchos sitios donde al concuñado lo llaman cuñado.

Ni que decir tiene que te lo suelto aquí con todo mi cariño, mi amistad (que te he demostrado como ancha es Castilla e inabarcable su mar) y sin un ápice de acritud. Parafraseando a los clásico, que en el caso de los Bigardos es el chico mayor de Clemente: "La razón de mi cerrazón es la cerrazón de la razón".

Besos

X. Bea-Murguía (ABRO EL DEBATE).

Hoy es el cumpleaños de Javier Marca, que está engordando de felicidad (digo yo). Muchas felicidades de parte de uno que está adelgazando, de felicidad también.

Etiquetas: ,

miércoles, septiembre 12, 2007

Pedro "El topo" Solbes

Queridos amigos,

la vaca muge, el perro ladra, el caballo relincha, el elefante barrita, la cigüeña crotora, el ciervo berrea, los pulpitos hacen aah-aah (¿o esto eran las angulas?), el cerdo eructa y el topo susurra con voz grave y lenta, como si acabara de salir de la topera después de meses de oscuridad y reflexión.

¿Es impresión mía o, a seis meses de las elecciones, ya hemos entrado en campaña? Este "Gobierno de España" me recuerda, cada vez más, a "Bienvenido Mr. Marshall". Andamos todos los "gobernados de España" soñando con tractores nuevos y preparando cancioncillas alegres de bienvenida con tanto dinero que nos van a meter en el bolsillo si ganan las elecciones: política social no imaginativa, tirando la casa por la ventana.

Manuel Chaves, por ejemplo, después de su acción de gobierno desarrollada en Andalucía durante los últimos 25 años, se ha dado cuenta de que la vivienda es un derecho inalienable y promete una casita a todo el que gane pocas pelas (sin tener en cuenta la economía sumergida, claro). A Carme Chacón, ministra de la Vivienda, le parece una idea cojonuda y lo dice en voz alta.

Pedro Solbes, aka "El topo" (con esa entonación que duerme a un hiperactivo): "Son cosas que suenan bien, pero luego hay que aplicarlas, y aplicarlas significa restricciones económicas, criterios...". Y, también: "Yo nunca soy partidario de grandes leyes de reconocimiento de derechos para toda la vida". Con dos cojones.

Perdonen que les hable de mi trabajo, pero ¿saben lo que ha hecho Solbes, quien no es partidario de los derecho de por vida, que tiene a los estanqueros más cabreados que un gorila con presión de esperma? Pues ha dicho: "¿Cómo? ¿Que la concesión estatal de una expendeduría de tabaco y timbre se otorga para siempre a una persona física y a sus herederos y a los herederos de los herederos y, así, in aeternam? Pues, no, amigos estanqueros: veinticinco años y, si se portan bien, después, ya veremos". Con dos cojones, Pedro. Con dos cojones.

Están muy contentos los estanqueros con Solbes. Mucho.

Ahora viene el ministro Borat y dice: "Chincuye. Salud bucodental gratis para todos los niños de entre 7 y 15 años en todo Kazajstan". Fíjense si me vendría bien esta fantasía, que tengo un hijo que en marzo cumplirá siete años. Pues ya ha salido Pedro "El topo" a decir, con su voz de tendero que comenta las novedades del pueblo mientras calcula las vueltas, que ve dificultades presupuestarias y de competencia para aplicar la medida.

Me parece que estoy viendo a ZP echándole la bronca en el Consejo de Ministros: "Coño, Pedro, que me estás jodiendo la precampaña. ¿No serás un agente doble? ¿No te habrá fichado Rajoy?".

Ésta va a ser, me temo, la tónica general hasta marzo. Mucho "Gobierno de Españññña", nada de "Gobierno de la nación de naciones", y reducción de la jornada laboral (el topo: "económicamente insostenible"); permisos de maternidad de un año y bajas laborales por alitosis (el topo: "imposible, que estamos en ciclo bajo"); viajes gratis al Caribe para los depresivos (el topo: "¿no se conformarían con ir al quitapesares de Segovia?"); alargamiento de pene gratis (el topo: "no soy partidario de los derechos de por vida")...

Y Zapatero, cabreado, que le dice: "Pedro, ¿tú sabes quién es la madre del topo?".

X. Bea-Murguía (coñazo de políticos, oiga).

Si quieren saberlo todo sobre "Hairspray" CLIC, "Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal" CLIC o "Disturbia" CLIC, les recomiendo FANCINE.NET

Etiquetas: , ,

martes, septiembre 11, 2007

Peligrosa traficante de material dañino


Queridos amigos,

empieza a llegar el tiempo de hablar algún día de política. Nuestros representantes no hacen más que incitarme. Me provocan, pero me resisto. Estoy desganado, como si me hubiera entrado la sardina, y me da mucha, mucha pereza. Así que hoy, un día más, voy a contar mi vida. Espero que no les disguste.

Ayer, mi hijo Rodrigo recibió carta de su prima Amaia, la que vive en Holanda. El contenido de la misma, por supuesto, no va a ser desvelado aquí: pertenece a la tierna intimidad de la relación que mantienen estos dos en la distancia. Tampoco pienso contar la contestación que ha perpetrado mi hijo. Sólo diré que es tan cursi que cuando me la enseñó se me escaparon un ¡COÑO! y unas carcajadas. Ya verás, Bego, ya verás. Te vas a mear de risa. Es una carta muy completa, con infografías y todo.

De todas formas, mentiría si dijera que hace mucho que no veo nada más cursi. Esta clase de repolladas, en los niños, hacen gracia porque no pasan de parodia de la realidad adulta. Creo que la culpa es de mi hermana Uxía y verán que no fallo. Uxía, con 30 añitos recién cumplidos, periodista ella, seria, valorada en su trabajo, responsable, adulta, me confesó el otro día que se había vuelto loca buscando en Internet todos los capítulos de la serie de dibujos animados "Candy, Candy". ¿Se acuerdan ustedes de "Candy, Candy"? ¡Material dañino donde lo haya! Si no lo recuerdan es porque no tienen una hermana pequeña y torturadora: "Candy, Candy" era la serie de televisión más cursi de la parrilla, mucho más que la carta que ha escrito mi hijo a mi sobrina.

-- He quedado en Cuatro Caminos con una mujer que me vende todos los capítulos -me explicó.
-- ¿Que has quedado en Cuatro Caminos? -a mí la historia me parecía un poco rara.
-- Sí. Voy un poco acojonada, la verdad. Pero he pedido a Miguel (mi cuñado, el bombero) y a Willy (un amigo suyo que es policía) que me acompañen.
-- ¡Ah, bueno! -respiré aliviado.

Hizo bien. Hizo muy bien, ¡qué coño! ¡Toda precaución es poca! Yo también me habría asegurado una buena protección para ir a recoger semejante material subversivo a Cuatro Caminos. Supongo que tendrían alguna clase de clave secreta para reconocerse ella y la traficante, miembro (con perdón) de una peligrosa mafia internacional de tráfico de dibujos animados. Yo mismo se lo iba a aconsejar antes de que me dijera que llevaba de escoltas a Miguel y a Willy, supongo que con la pipa cargada y humeante, "la felicidad es una pistola caliente (yes it is)", por si acaso: ¿ustedes imaginan a alguien más peligroso que un traficante de capítulos de "Candy, Candy"? Yo no estoy muy puesto en leyes, pero ¿no debería haber algún artículo del Código Penal que castigara severamente el tráfico de este material cursi de cojones?

No te preocupes, mamá. Uxi ha vuelto sana y salva y con sus capítulos de "Candy, Candy" bajo el brazo. La operación fue un éxito. ¡Gracias Miguel! ¡Gracias Willy! A veces pienso que mi hermana, con sus ganas de vivir a tope, arriesga demasiado.

X. Bea-Murguía (¡pasé tan mal rato temiendo que a mi hermana pequeña le pudiera pasar algo relacionándose con esa banda internacional de peligrosos traficantes!)

PDT: Miguel, majo, te recomiendo que dobles las guardias, porque cuando llegues a tu hogar, ya sabes lo que te espera...

Etiquetas: , , , ,

lunes, septiembre 10, 2007

Del Gorbea a La Bola del Mundo


Queridos amigos,

la primera vez que subí al Gorbea, tendría diez u once años, fue definitiva para mí, por lo fácil que resulta a veces, incluso aún cuando no se tiene intención, influir en el pensamiento o dirigir los gustos y aficiones de los niños. Recuerdo que fue una excursión colectiva, de éstas que organizaba el Ral Club de Campo, a las que se apuntaba una vasca (nunca mejor dicho), porque allí había mucho montañero, mucho aficionado a patear monte a lo bestia y con más motivo estando Murguía, como está, en la falda del Gorbea. El monte es una tachuela, no se vayan a pensar, aunque para subir hay que superar algunas cuestas de aquí te espero.

Los días de calor fuerte en el verano de Murguía eran pocos, pero aquel, en concreto, y por razones que ahora explicaré, fue terrible. El sol se levantó con un cuchillo en la boca, dispuesto a brindar a los excursionista una mañana excepcional para subir al monte, a pesar de lo cual, yo no me quise quitar el jersey ni en las más empinadas cuestas. A mí me gusta subir con solana canicular, bien picante, bien sudorosa.

Para llegar a la cruz, por el camino de Zárate, hay que ascender por un cortafuegos que, por lo pelado de la ladera, más que fuegos lo que corta son respiraciones (a machete): es una cuesta tan inclinada que siempre dispersa los grupos numerosos en unidades sueltas, como si el monte cambiara billetes por monedas para comprar tabaco. Yo, con mi jersey puesto, a pesar de que el calor ya apretaba de ley, me pegué a los dos "serpas", los organizadores de la excursión y guías (mientras todo el mundo echaba el bazo por la boca ellos parloteaban sobre amigos perdidos en el Cervino) y tiré de mi cuerpo para arriba. Tenía claro que cuanto antes llegara al final del cortafuegos, más tiempo tendría para descansar, tanto como tardara la excursión en reagruparse.

Sudando como la ladilla de un rastafari, culminé el cortafuegos, con jersey puesto, orgulloso al lado de aquellos dos montañeros expertos que, seguramente, habían aflojado el paso. Ya arriba, con el Gorbea al alcance de la vista, uno de ellos me miró y me dijo:

-- Chaval, quítate el jersey que te va a dar algo.
-- No, no -respondí-. Estoy bien.
-- Mira a Javi-me señaló entonces el "serpa" dirigiéndose a su compañero-. Este va a ser bueno para el monte.

Que yo no sé si lo dijo por el jersey o porque me había afanado en seguir su paso cortafuegos arriba, pero la cosa es que la frase se me quedó grabada, me sirvió de acicate, determinó una de mis mayores aficiones, que es irme al monte, aunque no voy tanto como me gustaría porque no es fácil encontrar la ocasión.

Yo no me quería quitar el jersey porque le había mangado los walkman a mi hermano y los llevaba camuflados dentro. Aquel día, después de una serie de cuestas muy exigentes, me pegué a los expertos y subí con ellos hasta la loma verde del Gorbea, momento en el que me dieron suelta como a un perrillo (guau, guau), me dijeron que me adelantara si quería ser el primero en llegar a la cruz. Eso hice y es uno de los recuerdos más emocionantes de mi infancia: el día que llegué el primero a la cruz del Gorbea.

Así que, en Madrid, en cuanto puedo, me voy al monte, aunque, como digo, las ocasiones son contadas. La primera vez que intenté subir con mi hijo Rodrigo, era un canijo. Preparé la mochila y nos fuimos a La Bola del Mundo, pero el niño no tiraba para arriba, sino para todos los lados. Iba descontrolado, como un perrillo (guau, guau) corriendo alrededor de su amo. Se entretenía con todo: buscaba bichos, pateaba piedras, arrancaba flores para su madre... Todo menos subir. Normal. Era muy pequeño. Fuimos hasta donde nos dio, nos comimos una naranja y nos volvimos a casa. Lo pasamos muy bien, pero comprendí que no le había llegado el momento de subir, subir, así que en las oportunidades sucesivas, me limité a llevarle a Canencia, a un caminito plano que hay antes de llegar al puerto, por el que el niño potrea a gusto.

La semana pasada le prometí que si el sábado hacía bueno, iríamos de nuevo a La Bola del Mundo...

-- No, papá -me rogó-, mejor a La Maliciosa.
-- Vale, hijo, a La Maliciosa o hasta donde lleguemos, pero hay que salir pronto.

El día despertó perfecto. Dejé dormir al niño que, de todas formas, a las nueve estaba en pie y a las diez menos cuarto ya estábamos en el camino de subida de La Bola del Mundo, con la intención de subir, como la otra vez, hasta donde llegáramos y, si fuera posible, hasta La Maliciosa, aunque, por supuesto, yo no pensé nunca que lo fuéramos a conseguir.

Subir con él al monte es como ir con la radio puesta. No calla el cabrón, pero tiene empeño y mucho brío y subimos mucho más alto de lo que yo había creído que llegaríamos y habríamos podido seguir si no se nos hubiera echado el tiempo encima porque como la mayoría de ustedes saben, en la subida a La Bola del Mundo por el camino (no por la pista), uno se puede encontrar con...

-- Una lagartija que tiene una cola que parece un dinosaurio; un bicho azul con rayas blancas (que no blanco con rayas azules), que tiene unas patas como de saltamontes y parece un grillo; unos cardos con unos pinchos que son como espadas afiladas; unas piedras para ir pateando cuesta arriba que serían muy buenas para hacer saltos en el río; un montón de flores amarillas para mamá; todos esos embalses que han hecho los hombres para que no les falte el agua cuando hay sequía; una cruz enorme en el horizonte y, además, se ve Madrid y Tres Cantos y mira, mira, mira, que está mamá en el despacho trabajando...

Lo pasamos genial y llegamos casi, casi hasta la cima de La Bola del Mundo. De bajada, ya con prisa y azuzando al niño porque nos esperaban para comer, Rodrigo se quitó el sombrero que le había prestado y, por el sudor, en el flequillo se le formó un tupé encrespado que, proyectado en la sombra, le recordó a...

-- ¡Mirá, papá! ¡Parezco Tintín!

Y era verdad. Delante de él, apareció la sombra chinesca de Tintín. Por seguir el juego, me quité yo mi sombrero y con todos mis pelajos revueltos, le pregunté:

-- ¿Y yo, hijo? ¿A quién me parezco yo?
-- Pues, ¿a quién va a ser? -me contestó-. Tú pareces Milú.

X. Bea-Murguía (guau, guau).

Para la próxima vez, le he prometido que nos llevaremos unos bocatas y que llegaremos hasta La Maliciosa. El niño puede, ¿te vienes con nosotros? Lo pasamos teta.

Etiquetas: , , ,

viernes, septiembre 07, 2007

Censura china

Queridos amigos,

nuestro enviado especial a China, Murga, nos manda el siguiente mensaje:

Hola Gasparinos.

Estoy en China ahora mismo, y he de deciros que vuestro blog está sometido a censura. Creo que debe de ser por algo que habéis dicho en determinado momento....

Aaaaaaaaaaaaaaaadios
".

¡Coño!, me dije, ¡Censurado en China! ¿Será por algo que hemos dicho del famoso chino de Valladolid Ze Tapeng? Al principio, le eché la culpa a Hormon y busqué en sus entradas algo que hubiera podido ofender a los chinos... No sé... Algún vídeo de "Enrique y Ana"... Un capítulo de "Candy, Candy"... Unas declaraciones de Jaime Peñafiel... Alguna obscenidad de las suyas... Como siempre dice un montón de cosas inapropiadas y saca los pies del plato de arroz tres delicias con salsa agridulce. Pero, después, lo pensé bien y, la verdad, me dio mucho gusto estar censurado en China. Me dije: "¡Olé, mi Hormon!".

Ya supongo que habrá millones de blogs censurados en China por contenidos inapropiados, en defensa de los intereses de los buenos ciudadanos chinos; es más, apuesto a que son más los contenidos vetados que los permitidos, todo censor tiene un ramalazo paranoico, pero no siempre le dan a uno la buena noticia de que lo que uno escribe no es del gusto de una dictadura de mierda.

Perdón, ¿he dicho dictadura de mierda? ¡Perdón, perdón! Quería decir "Dictadula de mielda". Es para que lo entienda bien Hu-Jintao.

Ahora que lo pienso, de China puedo decir lo que quiera, porque como allí no nos leen más que los hackers... O no... Bueno, claro, el censor también nos tiene que leer... ¡HOLA CENSOL!... Y las autoridades, porque es seguro que los ordenadores de las autoridades chinas tampoco tienen Internet capado. ¡Alguien tiene que vigilar al que vigila! Y alguien más vigilará al vigilante que vigila al que vigila y siguiendo el escalafón, o bucle paranoico clásico del comunismo, ¿quién más indicado para ser el vigilante supremo, luminaria de oriente (luminalia doliente) que el mismísimo emperador Hu Jintao? Porque lo que hay en China, y siempre habrá, es hambre, esclavitud y un emperador.

¡Qué gran publicidad para H.Wells & X.Bea-Murguía!

"El blog que odia Hu Jintao".

Me ha encantado saberlo, Murga. Muchas gracias. Ya sé que no nos hace especiales, pero a mí me satisface. Vean en la foto a Hu-Jintao, con esa cara de tío majete que tiene, hizo carrera en el Tibet, donde llamó la atención de Deng Siaoping por su especial "mano dura".

Si le ponen un bigotillo largo, fino y estirado, una perilla de chivo, una coleta cayendo flácida por el hombro y un plato sopero del revés en la cabeza, tendrán al mismísimo Fumanchú con gafas de Rappel.

X. Bea-Mulguía (supongo que tampoco nos podrán leer en Corea del Norte. Claro, allí no hay ni electricidad, así que ¿cómo va a haber ordenadores e internet? No hace falta censurar nada porque en Corea del Norte no hay nada. Sólo aire enrarecido).

Etiquetas: , , ,

jueves, septiembre 06, 2007

Fancine.net

Queridos amigos,

cuatro líneas para anunciarles el nacimiento de una nueva página web que hablará (y bien y con conocimiento de causa y con buen juicio) sobre cine. Ya les conté, en su día, que mi amiga Bárbara Escamilla había inaugurado un blog semiprivado, "La llave de A. Huberman", donde iba a desplegar todo su saber sobre el séptimo arte (con este tópico, me refiero al cine). Ahora "La llave de A. Huberman" se transforma en Fancine.net, donde, con diseño de Javier Marca, podrán ustedes encontrar buena y fidedigna información sobre las últimas novedades en cine y series de televisión.
Algunas secciones aún están en construcción, pero creo que merece la pena, que en Fancine.net van a encontrar algo distinto. Yo se lo recomiendo... si les gusta el cine. Si lo que le gusta a usted es el jurgol o fotos de chicas desnudas, busque en google.

X. Bea-Murguía

miércoles, septiembre 05, 2007

La enfermera de mis sueños

Queridos amigos,

perdonen el retraso de hoy, pero el estrellismo mediático que me ocupa tanto tiempo me mantuvo despierto ayer hasta las tantas y, aunque tenía la entrada escrita, no he tenido tiempo de colgarla hasta ahora mismo.

Les cuento que me veo inmerso en la tediosa rueda de la Sanidad Pública, que es un alud de pruebas en las que uno se ve metido sin remedio pese a estar, como yo, sano como unos judiones de La Granja de San Ildefonso (mucho más sanos que las manzanas, con su chorizo, su tocino y su morcilla, ¿dónde van a comparar?).

Fui, en verdad, porque mi mujer tiene un problema, que no me duele en prendas confesar aquí: ronco con rotundidad y señorío de manera tal que mi cama parece la berrea por San Miguel. Así que me he sometido a varias judiadas médicas, de las que ya he dado parte en este blog con anterioridad (creo recordar), con un resultado óptimo. Estoy bueno, bueno.

Para terminar el rondo médico, el doctor Zamora me quiere someter a una prueba de sueño que consiste, básicamente, en que duermes una noche en el hospital, con más cables que C3PO cortocircuitado, que, se supone, ofrecerá una solución para el problema de mi mujer. Lo que yo le digo al doctor es que, ya que el ambiente de la habitación de hospital debería reproducir con toda la fidelidad que se pueda la atmósfera de amor de mi casa, tendría que poner a mi disposición a una enfermera...

El doctor, ojoplático, no sabe si se lo digo de coña, pero yo, torero, me voy a los centros y remato la faena:

-- ¡Pues no es este el Hospital de la Princesa! Con este nombre, tendrían que tener ustedes hasta un catálogo.

Lo que he omitido, por supuesto, es la actitud un poco agresiva que despliega mi mujer por la noches cuando ronco, no vaya a ser que se me ofrezca, por aquello de la reproducción fidedigna de la atmósfera del lecho conyugal, a la enfermera Thyson, que tiene un directo demoledor, o a la Potra de Diego de León, que te hace la picha un lío con su juego de piernas. No, no. Éstas están descartadas. La atmósfera de mi himeneo es, como he dicho y no miento mucho, de amor y ternura.

Esta pequeña broma, me hizo acordarme de mi amigo Pablo, con el que tengo en común, además de alguna cosa inconfesable, que él ya se sometió a esta misma prueba de sueño. Así que, ayer, según volví del médico, le pedí que me contara su experiencia, por aquello de despejar la incertidumbre que me ocasionan las pruebas médicas.

-- Habría que unir todos los detalles –me dijo, haciéndose un poco el remolón, -pero todo surgió cuando me dijeron que me iban a hacer la prueba del sueño y ¡que me asignarían a una enfermera! Yo, enseguida, pensé en "La enfermera de mis sueños": falda corta, liguero, escote pronunciado...
-- No me digas más -le pinché un poco, aunque él no lo necesita-. ¿Cara de tonta-lista? ¿Pechos enormes?
-- Sí, sí... La bandera de España como liguero... Gafitas de pasta (esto es fundamental en mi imaginario) y coletas... ¡Tres días imaginándomela así! Llega el día, me preparo, busco mis calzoncillos ajustados más sensuales, me duche como nunca esa tarde, medio bote de colonia al cuerpo, llego a la clínica y estaban todas para darlas... ¡Hasta las monjas!
-- Jajajajajajajaajajajajajajajajajajaja.
-- Salió una enfermera y me dijo que la siguiera (te puedes imaginar). Pasé por delante de otras dos que cuchichean a mi paso y yo imaginaba que se estaban rifando quién seria la primera “enfermera de mis sueños”. Ni que decir tiene que mis fantasías llegaban hasta el punto de que durmiendo tendría sexo con una o con varias, que muy lascivamente se aprovecharían de mi, mientras yo, entre sueños y casi sin poder hablar, rogaba una y otra vez: “No me violéis más, por favor”.
-- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
-- El caso es que me lleva a una habitación y me dice: “Ahora vengo. Vete preparando". ¡Madre mía! ¡¡¡¡Vete preparando....!!!! No sabía si ponerme a cuatro patas, bajarme los calzoncillos, echarme el gel lubrificante...
-- ¡Si ya ibas preparado de casa, con la colonia y los calzoncillos! ¿Qué más quería?
-- No sé, tío, pero el caso es que me quedé en gallumbos y ya estarás pensando que erecto... ¡Pues no! Es lo peor que se puede hacer la primera vez, porque te delatas. Es mucho mejor que ella crea que pasas de ella, que note que pasas un poco de ella, que se lo curre, así que use uno de mis viejos trucos: me descalcé y pisé el suelo frío, que es algo que le refrena a uno. Vuelve el pivón y yo, claro, no hacía más que mirarle el escote. Pensaba: “ésta engaña, pero seguro que calza buenas berzas”. Ella empieza a ponerme cables en la cabeza, me tumba, coge un bote de gel y me lo unta por el pecho y ya, ahí, no pude más... Casi me voy...
-- Jajajajaajajajajajajaa
-- Ríete, pero tuve que recitar a media voz la alineación del Madrid tres veces. ¡Mira! ¡Cuando veo que se pone a agitar el bote de gel, dándole golpes en el culo para que saliera más...! No podía... No podía... Pensaba: “Tú, quieto, Pablo, ¡que se decida ella!”. Suplicaba que no mirara abajo, porque estaba con tres piernas y, como no tenia casi riego en el cerebro, me decía: “Se te ve pálido”. A ver cómo le explicaba yo a la enfermera de mis sueños que llevaba soñando con esta situación tres días. Cuando termina de ponerme todos los cables, me dice: “Ahora necesito tu mano”... “¡Ya era hora!”, me dije. Menos mal que estos tres últimos días me tragué varias secuencias de porno y tenía varias técnicas en mente. Pero en la mano sólo me puso un dedal para las pulsaciones. De pronto, se levanta y llama a una compañero y yo: “¡Nooooooooooo! ¡Tríos, no! ¡Que no he visto ninguna escena de tríos!”. Menos mal que vino una tal Sor Silvia...
-- ¡¡¡¡SOR SILVIA!!!!! ¡¡¡¡¡UNA MONJA HINCHABLE!!!!! [Chiste que un día quizá explique].
-- Se va la monja, vuelve mi enfermera y me dice: “Vas a tener que relajarte bien toda la noche”, y yo sudando. “A lo mejor no estás cómodo al principio...” Me pasa la mano por la mejilla, yo suspiro, y me dice: “Bueno, yo acabo mi turno. Te dejo con mi compañero Carlos, que pasará la noche contigo”. ¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!! Un puto enano con barba...
-- JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJA JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA JAJAJAJA
-- No se me olvidaban las palabras de la enfermera: “Vas a tener que relajarte bien toda la noche. A lo mejor no estás cómodo al principio...”
-- ¿Y el final?
-- ¿El final? Nada. Cuando se lo conté a Ana [su mujer] y me dijo: “¡Me alegro! ¡Por guarro!”.

El final, con Carlos, lo dejo para su imaginación. La de Pablo, como ven, es superior.

X. Bea-Murguía (yo no aspiro a tanto, por cierto).

Rafael Reig, por favor, no se lo cuentes a mi mujer ¿vale? Que ella no sabe nada.

Etiquetas: ,

martes, septiembre 04, 2007

Sostiene Bea-Murguía


Queridos amigos,

sostengo la teoría, pero no me voy a cansar en discutirla mucho con ustedes si piensan que es una melonada jodidamente judeo-cristiana y paulista más de las mías, de que el dolor es mejor escuela que el gozo. Esto no significa que me guste sufrir, ni que busque el daño físico. Mis perversiones van por otros derroteros. El dolor me repele como a cualquiera de ustedes (salvo al hijoputa que me robó la antena que le mola que le desollen los glúteos acerbamente), pero, ya que no se puede impedir, prefiero aguantarme hasta el límite lo que, creo, enseña a mi cuerpo a resistir más dolor.

Así formulada esta teoría que yo sostengo, sin mucho ímpetu, parece que se refiera a grandes cosas, pero sólo hablo del dolor de cabeza y de espalda, que son los dos que me atacan con más frecuencia. Al contrario, mi amigo Chechu solía decir de sí mismo que él no es quejica, ¡qué va a ser!, lo que pasa es que "las cosas me duelen más que a los demás". En el dolor hay grados y en la resistencia al mismo, también, y yo enseño a mi cuerpo a resistir el dolor.

Mi mujer, no. Ella cree en el pastilleo (es hija de médico) y se automedica con frecuencia. Al contrario que yo, que aguanto el dolor en soledad, Beatriz hace proselitismo de su impía creencia y te persigue por la casa con las aspirinas o con el Inacid

-- Si te duele, ¿por qué no acabas con el dolor? Para eso se han inventado las pastillas- me tienta enroscada en el Árbol de la Bayer, pero yo me niego porque, como saben todos los que me conocen, cabezón soy un rato. Si hubiera estado en mi mano, San Gabriel sólo habría expulsado del Paraíso a Eva y los machotes seguiríamos allí, viendo fútbol, tomando cervezas en pelotas y... bueno... mariconeando... Menos mal que la historia fue Adán y Eva y no Javier y Eva.

Con todo, como no me gusta ser ultra de ninguna de las chorradas que digo, a veces cedo y me empastillo. Estoy convencido de que puedo aguantar dolores de espalda, que padezco con frecuencia, que a otros tumbarían o jaquecas que para otros serían insoportables, pero esto tampoco lo voy a discutir con nadie, pues es sólo un convencimiento que a mí me es útil.

Así, el otro día, en Peón, Asturias, sin comerlo ni beberlo (aunque puede que fuera por beberlo), me atacó un dolor de cabeza muy fuerte. ¡Ay la sidrina que perrina es!Cabezón por partida doble, sin decir nada a nadie, besé a mi señora, a Helena, a Federico y al Puntu, y me fui a la cama. Me dolía tanto que no pude leer ni media línea. Apagué la luz y me vi de pronto envuelto en el clásico bucle agobiante que siempre se adueña de uno en la duermevela. No sé cuántas horas pasaron ni si fueron sólo minutos. Vino mi mujer a acostarse y yo seguía despierto, seguía con dolor, seguía enseñando a mi cuerpo a resistirlo.

Hasta que no pude más. Bien de madrugada, cedí: fin de la lección. Mi cuerpo se fue al recreo.

Me levanté pensando dónde guardaría Helena las aspirinas. En aquella casa aislada de todo salvo de los ruidos nocturnos, cuyas maderas crujen como hachazos en el silencio del bosque, no era cuestión de merodear ni de despertar a nadie ni de ponerme a revolver buscando las pirulas. Se me ocurrió entonces, porque cuando las personas reniegan de sus principios y se entregan a la perdición lo hacen siempre sin medida ni juicio, ir al cuarto de baño y meterle un trago al Apiretal del niño.

Registré el neceser de Rodrigo como un dipsómano en busca de una botella de vodka y, sin pensar cuál sería la dosis para mis taytantos kilos, le metí bacalao del bueno, tragué, puse cara de dibujo animado antes de estallar, me entró una náusea del copón, me volví, abrí la tapa del inodoro y, para redondear mi heoricidad, vomité la cena.

-- ¡Joder con San Pablo! -un chorro de vómito por cada una de las tres fuentes que manaron de los rebotes de la cabeza decapitada del de Tarso.

Desesperado, cansado, asqueado y con mucho dolor de cabeza, me quedé cinco minutos abrazado a la fría cerámica de la taza buscando consuelo. Apoyada la bola sobre la tapa como si estuviera esperando mi propia decapitación (¡y qué alivio sería la caída del hacha!), lo vi. Estaba colgado de la pared, detrás de la puerta. Era blanco y en letras bien gordas rezaba: BOTIQUÍN.

Casi me da la risa.

X. Bea-Murguía (dale a tu cuerpo alegría Macarena).

¡Felicidades Mitxu!

Etiquetas: , , ,

lunes, septiembre 03, 2007

Mi PDA hace cuchufletas

Queridos amigos,

voy a llorar, pero he cumplido: 3 de septiembre, cumpleaños de Nacha Álvarez, y ya estoy aquí. Perdónenme diez minutillos para llorar.

He desaparecido durante una semana enteeeera. Un jueves llamé a mi madre para despedirme de ella. Le dije: "Mamá, adiós, empiezan las fiestas del pueblo". Nadie que no estuviera en ese pueblo ha sabido nada de mí. ¿Sabrán disculparme? Espero que sí.

Hace cuatro años, hicimos una fiesta en la piscina. Fue muy divertida. Jesús Bartolomé iba un poco azufrado (y sospecho que no era el único) y, a eso de las tres de la mañana, tambaleándose como si estuviera pisando hormigas, se acercó al borde de la piscina para probar el agua con la mano. Decía: "Si está buena, me baño". Pero con la manita no se puede averiguar con precisión la temperatura del agua, (¡so borrillo!). Eso lo sabemos todos. Lo sé yo, lo sabe Jesús y lo sabían también los tres que estaban emboscados a su espalda, buenos chicos con malas ideas (o buenas, depende de cómo se mire). Así que ayudaron a Jesús a probar el agua como debe probarse: vestido. Jesús no caminó sobre las aguas. Si lo hubiera hecho, con el pedete que llevaba, habría sido un milagro. Además, vulneró la regla número uno de las fiestas en la piscina: "Si te acercas al bordillo, cúbrete las espaldas".

Definitivamente, culpable.

Dos años después, repetimos la fiesta. La negligencia de Jesús fue tan cacareada, obtuvo tanta resonancia, que, en el correo electrónico de invitación, aseguré a todo el mundo que habíamos untado los bordes de la piscina con el mismo líquido antideslizante que se usa en sanfermines para que los toros no se escuernen. Sí, sí, el mismo ungüento y, claro, funcionó igual de bien.

Esta vez, el capullo que acabó en el agua vestido se llama Javier y no iba azufrado. Me iba a bañar, pero como la hierba estaba húmeda a causa del relente, comencé a desvestirse en el borde de la piscina, para nadar y guardar la ropa (seca). Cuando el pantalón estaba a la altura de las rodillas, sentí un golpe seco en la espalda de alguien inconfundible que no empuja con la palma y las manos estiradas, sino con dos muñones, dos manos sarmentosas, y caí, con no poco riesgo para mi integridad física. Sin duda, por la misma regla de tres que Jesús, soy culpable.

De hecho, me volví y le dije a Alberto, el de las manos sarmentosas, que se reía de su proeza:

-- Mira, Alberto, mira -y empecé a sacar cosas del bolsillo como pruebas A, B y C de la defensa: la cámara de fotos, la PDA, la cartera...

-- Pero... -argumentó Alberto- ¿A QUIÉN SE LE OCURRE...?

No le faltaba razón: a quién se le ocurre plantarse con los pantalones en las rodillas al borde de la piscina con la PDA en el bolsillo y un cartel en la espalda que reza "Empuja a este negligente que se lo merece".

Alicia, la mujer de Esteban, rescató mi PDA y le hizo el boca a boca y el masaje cardiaco y la PDA revivió, pero, desde entonces, hace cuchufletas. Le ha quedado esa secuela. No son regulares ni avisadas, no ofrece previamente ningún síntoma de que le vaya a suceder. Simplemente, se apaga y se borra todo. Todo. Los teléfonos, las citas, las personas a las que has prestado libros, los cumpleaños de los amigos, las cuentas de la peña... Otro misterio: ¿Adónde van los datos que se borran?¿A qué limbo?¿A qué Valhalla?

Cuanto estoy en Madrid y el cerebro que llevo en el bolsillo se queda tan blanco como el que llevo sobre los hombros, como tengo una copia de seguridad en casa, lo recupero en menos de 24 horas.

Si me pasa en el pueblo... El vacío se ensancha y en él se pierden los minutos; tú vas paso a paso, pero la semana no avanza, se alarga, se pierde sin fin entre las campanadas del reloj del ayuntamiento. ¿Conocen ustedes felicidad más completa?

Gracias Alberto.

X. Bea-Bernardos (vaya excusa más larga que me he cascado para justificar esta semana que he estado desaparecido en las fiestas del pueblo con los Bigardos).

Etiquetas: ,