viernes, enero 05, 2007

Noche de Reyes


MUJER (con voz melosa e infantil): ¿Qué me van a traer los Reyes este año? Dame una pistilla.
MARIDO: Algo práctico.
MUJER (con tono adulto): ¿Práctico? ¡Miedo me das!
MARIDO: ¿Por qué?
MUJER: Porque cuando un hombre se pone a hacer regalos “prácticos”, normalmente, la caga.
MARIDO: ¡Qué poca fe!
MUJER: ¡Ninguna!
MARIDO: Es que este año no quiero regalar una chorrada que no valga para nada. He decidido que sea una herramienta útil. Te va a encantar.
MUJER: ¿Una herramienta útil? ¡Miedo!
MARIDO: No, coño, confía. Los Reyes se han gastado un pastón para cambiarte la vida.
MUJER: Anda, dime qué es a ver si estamos a tiempo de devolverlo.
MARIDO: Jajajajajaja... (el marido se suelta una serie de falsas carcajadas que cesan de pronto). No, ¡qué coño! Te esperas a mañana.

Pasa un silencio, no muy largo. La mujer está impaciente y lo que le ha dicho su marido no le convence. Insiste con otras armas. Se abraza a su marido y le empieza a dar besos en el cuello.

MUJER (de nuevo, infantil): ¡Anda!¡Dime qué es!
MARIDO: Bueeeeno... Veeeenga... Que te lo diiigo... Un maravilloso, único, auténticamente útil, práctico y cómodo... ¡Robot de cocina!
MUJER (adulta): ¿UN ROBOT DE COCINA?
MARIDO: ¡Sí, sí! ¡Es la leche! Hace de todo, rápido y bien.
MUJER: ¿UN ROBOT DE COCINA VA A CAMBIARME LA VIDA?
MARIDO: ¡Te va a encantar! ¡Ya lo verás!
MUJER (muy seria): Pues espero que tenga un brazo muy largo para metértelo por el culo.
MARIDO (ya sin entusiasmo): ¡Joder! ¿Por qué me dices eso? Dale una oportunidad. Me ha costado una pasta.
MUJER: ¿Que te ha costado una pasta? Mejor, así seguro que vibra.

X. Bea-Murguía (que los Reyes os traigan un robot de cocina a todos).

12 Comments:

Anonymous beach said...

Vete preparando... Después de la pasta que te has gastado espero que el robot de cocina tenga alas, porque vais a salir los dos juntos por la ventana. Te quedan unas horas para cambiarlo por algo mucho más práctico unas joyitas, por ejemplo.

05 enero, 2007 13:44  
Blogger Wells & Bea-Murguía said...

¡uh! ¡Que chunga! ¿no?

¿Un robot de cocina con alitas?

¡Es un robot de cocina no una compresa!

Además, ¿para qué más joyas si me tienes a mí que soy un joyón? Anda, anda...

Javier

05 enero, 2007 15:18  
Anonymous Anónimo said...

No vale. Si empezamos a poner páginas del diario personal de uno en el blog, yo me abro.

Gaitero

05 enero, 2007 16:44  
Anonymous Anónimo said...

Bonita metáfora de la sociedad capitalista, que hunde la ilusión onírica, claramente enraizada con la infancia en la aparición de las alas, símbolo de una sexualidad no resuelta, en el concepto "valor monetario", rechazable por la clara conexión psicoanalítica del oro con el excremento, por lo que el regalo lleva consigo una evidente connotación de agresión sexual, trauma de la infancia propio de alguien que se da a sí mismo el nombre de "Hormon" (¿Hormonsexualidad latente?)

Un tercer ciudadano anónimo, que desea no ser confundido con ninguno de los dos anteriores

05 enero, 2007 17:38  
Anonymous Anónimo said...

¿De dónde he sacado yo lo de las alas?
El mismo tercer ciudadano anónimo

05 enero, 2007 17:40  
Blogger eclipsemountain said...

Una mierda de anécdota comparada con la que conocemos de los señores, digamos, Rodriguez (apellido pillado al azar, no busquen pistas). El señor R en el 25 (creo) aniversario de boda le regaló a la señora R una escalera plegable de las de tres escalones.
Ante la interpelación de su esposa al recibir tal regalo, el sólo acertó a decir: "La necesitábamos".
¡¡ Que bonito es el amor !!

05 enero, 2007 18:59  
Blogger Wells & Bea-Murguía said...

Eclipsemountain: Lo de la escalera me parece un regalazo. Lo apunto para el año que viene o para el cumpleaños.

Gaitero: esto es ficción... O no. Pero todo es personal. Además, no te abrás más el trocanter, majo, que estás pa pipas.

Tercer ciudadano anónimo: ¿ein? ¿me repita?

Esa fijación que tienen algunos por la homosexualidad puede llegar a ser preocupante. Háganselo mirar. Detrás del miedo a serlo, proyectado en la búsqueda incansable de signos de homosexualidad en los demás, normalmente, se parapeta un homosexual. No digo que sea el caso de nadie.

Por cierto, yo no soy Hormon Wells (aunque el nick me parece cojonudo).

X.Bea-Murguía (este soy yo)

05 enero, 2007 21:30  
Anonymous Hormon Wells said...

Tercer cudadano anónimo tiene razón, además, me gusta su teoría psicoanalítica barata de "oro-excremento" que ya fue utilizada
por Dalí.

Lo de la Hormonsexualidad latente por cierto es algo que ya me había comentado su señora madre anteriormente aprovechando un viaje de negocios del estimadísimo cornupeto de su padre a algún paraíso pederasta,lo que quita originalidad a su comentario.

09 enero, 2007 00:48  
Anonymous Anónimo said...

Sí, pero eso no quita que usted, en tocando la batería, parece que esté agarrando un par de recios penes en lugar de baquetas. Dicho sea sin ánimo de ofender, sólo como puntualización de la hormonsexualidad latente propuesta por el tercer ciudadano anónimo.

Un cuarto ciudadano anónimo (con gaita)

09 enero, 2007 07:25  
Anonymous Anónimo said...

Joder macho, lo que cria la jungla de asfalto y cristal.
Haceros mirar lo de la homosexualidad, Froid y toda esa mierda que destilan sus mentes enfermas.
Más moralidad y respeto y ah disciplina, disciplina.
Pregunten a mi contraria acerca del regalo de Reyes de dos telefonos, uno en base u otro movil por toda la casa con 35m en interior y 300 m en exterior de cobertura.
El Pescilla del Guadiana.

09 enero, 2007 09:54  
Anonymous Hormon Wells said...

Lo del robot de cocina es un pedazo de regalo,lo malo y aviso a Beach de ello,es que cuando cumpla un año te pide que le lleves a un casting a Tele 5.Los Robots de hoy han evolucionado mucho.

Hormon Wells

09 enero, 2007 13:55  
Blogger Wells & Bea-Murguía said...

¡Menos mal que hay alguien con criterio!

Jajajajajajajaja

El robot de cocina ha hecho más por la liberación de la mujer que el sosten sin aros. ¡Por Dios!

Javier

09 enero, 2007 17:33  

Publicar un comentario

<< Home