martes, mayo 23, 2006

La estirpe de Mirentxu Malentxo


Queridos amigos:

primero fue el libro y ahora es la película, y aquí no hay más que marketing y promoción, pero hay que reconocer al fenómeno que ha conseguido, no sé cómo ni por qué, que ande todo el mundo a vueltas con el Dan Brown y su cagada, que es lo que es (aunque a alguno de ustedes le haya gustado), como si lo que se cuenta en la novela pudiera llegar siquiera a ser considerada una hipotesis o una nueva línea de investigación histórica sobre la vida (o sobre la muerte) de Jesucristo. Lo que se cuenta en la novela es una patraña sin base ni fundamento, aunque el otro día, entre sueños, medio vi un documental en Cuatro donde salía el autor y su fenomenal cara de chirla con limón defendiendo las pruebas que dan legitimidad histórica a su teoría... Que encima no es suya. La ha copiado.

Yo no me voy a poner aquí a dar una charla sobre María Magdalena y todo ese rollo o sobre si Jesús tuvo o no descendencia, cosa que, me parece, no deslegitimaría para nada su mensaje, no haría de él un personaje incoherente, sino todo lo contrario. En la Biblia, desde luego, ni se afirma ni se niega, pero cualquiera se fía: de lo que se escribió a lo que nos ha llegado, hay mucho manipulador con mitra de por medio.

El éxito del "Código Da Vinci" se fundamenta en que la gente está dispuesta a creerse cualquier cosa. Será la crisis de la religión, que nos ha dejado un vacío que nos convierte en presa fácil de sectas desalmadas (oficiales y no) o nos empuja a la idolatría más aberrante, esa veneración alocada que existe por los santos y las distintas imágenes marianas que nos ha convertido en apóstatas y adoradores del becerro de oro.

Nos tragamos toda patraña, y mejor si se mete con la Iglesia, aún cuando viene rodeada de frases como: "No ignoraba que en Francia los señores de edad tenían con frecuencia amantes jóvenes". A ver, Dan... Dantxu, colega... ¿Dónde te has documentado para decir esto? A ti lo que te pasa es que no has salido en tu vida de Exeter, New Hampshire. ¿Tú te crees que se puede defender una teoría histórica medianamente rigurosa diciendo estas gilipolleces? No, si va a resultar, al final, que todo es ficción, que el autor este cara-chirla-con-limón es un actor y el libro no es otra cosa que una campaña de promoción de una gira de Les Luthiers.

Ésta otra es también muy buena y define bastante bien al escritor como un burro sin ninguna preparación (aunque se haya documentado mucho): "Francia -un país conocido por sus machistas, sus mujeriegos y sus líderes bajitos y con complejo de inferioridad, como Napoleón o Pipino el Breve- no podía haber elegido mejor emblema nacional que un falo de trescientos metros". En fin... Francia es precisamente desconocida por Pipino el Breve, alguien de quien la mayoría de la gente no tiene ni noticia. Y Napoleón sería muchas cosas, pero destacaba por ser un soberbio megalómano. Puede que Dan haya dado con los archivos secretos del terapeuta de Bonaparte, donde se descubre el verdadero Edipo del emperador:

-- "Cuando éramos pequeños, Leticia quería más a Joselito que a mí".

Ahora cuando dice: "En sus tiempos de joven misionero en España" me hace pensar que no es más que un yanqui idiota... Más que idiota, es un paleto que no ha salido de su ego en su puta vida.

Tienen esta otra: "Como tributo a la magia de Venus, los griegos tomaron..." y no sigo porque es de upper-cut.

Con este tipo de sentencias, Brown se condena a la caquexia mental. Le salva que hoy cualquier gilipollas sale en televisión dispuesto a defender cualquier teoría turulata, y si se mete con la Iglesia mejor, que es más sustanciosa. Lo de su libro no hay por dónde cogerlo pero hay que reconocer que está de rabiosa actualidad:

"María Magdalena, huyendo de la persecución, embarazada de Jesús, es montada en una patera (sin vela ni remos) y lanzada al mar".

Claro que viendo cómo las pasan putas los inmigrantes para cruzar el estrecho (y son 12 ó 13 km) se entiende bien que esta buena mujer se recorriera todo el Mediterráneo, regateando Chipre y las islas griegas, navegando en el hilo de mar que salvó a Odiseo de Scilla y de Caribdis, y llegara al sur de Francia tan campante. Y sin oxígeno. Vamos, la Juanito Oyarzabal de la inmigración ilegal. Y cuando llegó a la Costa Azul, se bajó de la patera y dijo:

-- "Los vascos somos la hostia, ¿o no? Ahí va Laos, pero si este puto charco es más pequeño que la ría del Nervión. Aquí, la Mirentxu Malentxo, con dos cojones".

Y 1000 años después, su estirpe se mezcla con la de la dinastía merovingia... Claro... Tiene lógica y, sobre todo, está documentado. Aunque lo mejor del libro es cuando describe a Robert Langdom, el protagonista, como un hombre famoso, declarado por no sé qué revista el soltero más atractivo e irresistibles... ¡Y lleva la misma ropa que él en la foto! Se está el tío desnudando, vestido con cuello vuelto, contándonos cómo se ve él a si mismo: Robert Langdom es una proyección del hombre que a él le gustaría haber sido. Este sólo se mira en espejos convexos. ¿Se habrá visto la cara? Vean al tipo de la foto y pregúntense: ¿será su peluquero del Opus y el peinado es su venganza?

X. Da-Murguía

11 Comments:

Anonymous Hormon Wells said...

A mi los Iluminati me caen bien y todo tipo de sectas. Cuanto más secretas y raras mejor, de hecho creo que trabajo en una secta y me reconforta el saberme elegido para la destrucción del Universo.

Hormon ya de psiquiátrico.

23 mayo, 2006 10:22  
Anonymous Anónimo said...

Dan Brown en realidad es una mujer. Su verdadero nombre es Dana Andrews Brownie y quiere provocar un cisma en la Iglesia Católica para que la elijan Papisa Suprema con el nombre de Gregoria XVII. Entonces nombrará arzobispas a María Teresa de la Fernández y a Eva Hache, y el mundo estará perdido. O perdida. Mayormente.

Gaitera

P. D. Leonardo era una tía y la barba postiza. El Da Vinci quiere decir, en arameo, "Daquí cerca".

23 mayo, 2006 13:26  
Blogger Wells & Bea-Murguía said...

Ahora en serio... Voy a escribir una novela con una teoría de Ana Rosa Quintana que demuestra que La Mona Lisa es un autorretrato de Chiquito de la Calzada travestido (de hecho la famosa sonrisa sólo es el movimiento inicial de un sonoro JAAARLLLL...

¿Que no?¿Da Vinci no era inventor? Pues inventó una máquina del tiempo que luego usó para ir en persona a la última cena y decir la famosa frase, que sale en los rollos del mar Muerto, pero que la Iglesia se ha empeñado en ocultar porque peligra la base de la doctrina: "Maestro, atención al pajarito".

No puedo, no puedo...

Javier

23 mayo, 2006 14:12  
Anonymous beach said...

¿qué desayunáis? Los tres, digo. Maaadrecita, supongo que lo mismo que Dan Brown. Menos mal que yo sigo fiel al cafecito con galletas y zumo de naranja y que no me van las sustancias raras.

23 mayo, 2006 14:14  
Blogger Wells & Bea-Murguía said...

Estoy hasta el culo de trabajo, pero no me puedo resistir a anunciar aquí una nueva teoría, difícil de demostrar y que puede ser el desarrollo de otro best-seller...

Ana Obregón es, en verdad, rubia de bote

Estoy consternado

Javier

23 mayo, 2006 14:35  
Anonymous Ernie said...

Pues a mi el libro me gustó. Aunque supongo que tengo la mala costumbre de tomarme los libros como divertimento, y no como dogma de fe. Lo mismo me pasa con las películas. Por eso puedo ver Star Wars y entretenerme en lugar de salir mosqueado porque no creo en espadas laser ni en señores asmáticos metidos en cascos negros.

Y es que el libro seguramente sea una mierda, pero nunca una mierda dio tanto de qué hablar.

Besos desde la estepa leonesa.

23 mayo, 2006 16:32  
Blogger Wells & Bea-Murguía said...

Precisamente, la mierda es lo que más da que hablar... Programas como "¿Dónde estás so zorrón?" o "Sal so zorra" parecen claros ejemplos de esto.

Si te das cuenta yo no me he metido con el libro (ni con los best-sellers, en general), aunque pueda haberlo parecido, sino con un tipo que quiere que su novela de FICCIÓN (y, para mi gusto, mala)trascienda hasta convertirse en una teoría histórica seria. Eso ya como que no.

Y, por cierto, lo que se cuenta en Star Wars es todo verdad... Bueno, todo menos lo de los tres primeros episodios que no es que sea mentira, todo lo contrario, es como si Lucas nos hubiera querido descubrir que los reyes son los padres.

Javier

23 mayo, 2006 17:38  
Blogger hartigan said...

pues yo lei el libro. a la media hora, mas o menos, lo habia olvidado y estaba metido en otro. desde entonces, todo el mundo parece empeñado en recordarmelo, y coño, parece que lo van a conseguir...

dan brown, queridos amigos, no quiere montar una teoria historica. pero quiere hacernos creer que lo esta haciendo, vendernos la exclusiva, quiere la publicidad que ello conlleva, y lo que es mas importante, los US dollars que la publicidad y las exclusivas traen en la mochila

y eso si que se le da bien, oye!!

besos desde la soleada california donde de verdad que no para de llover

p

23 mayo, 2006 20:07  
Blogger Wells & Bea-Murguía said...

Pues no te va a faltar razón en lo que dices, pero me parece un poco... ¿De verdad piensas que nos dan la brasa porque lo que busca es que le den pasta para dejar de darla? Menudo chantajista...

Sea...

ABRO UNA COLECTA POR EL SILENCIO CUASI-ETERNO DEL PESADO DEL CÓDIGO...

Más besos y abrazos

Javier

23 mayo, 2006 22:17  
Anonymous Anónimo said...

¿Quien es Dan BRown?
¿Que es eso del Codigo de Vinci?
No entiendo nada

29 mayo, 2006 18:36  
Blogger Wells & Bea-Murguía said...

Anda, cachondo...

Dan Brown es el marido de la Pitonisa Lola... Hay que ver más tele.

Javier

30 mayo, 2006 12:50  

Publicar un comentario

<< Home